Lo que la ciencia no puede dar

En 2002, científicos de la Universidad de Nueva York crearon un virus “artificial” de la polio a partir de la secuencia de su genoma publicada en Internet, usando ADN fabricado en máquinas automáticas.

Esta investigación, financiada por el Pentágono, buscaba averiguar qué tan posible es que grupos terroristas fabriquen virus peligrosos con los medios comercialmente disponibles: una advertencia a la comunidad científica y a los gobiernos del mundo sobre las posibilidades del “terrorismo biológico”. Algunos investigadores, sin embargo, temen que se les podría estar dando la idea a los grupos terroristas.

¿Qué tan válido es pedir a la ciencia soluciones para luchar contra el terrorismo? Después de todo, este fenómeno es una respuesta a las condiciones sociales, económicas y políticas en que viven ciertos grupos humanos. Para matar personas y crear pánico no es necesario fabricar virus utilizando complejas técnicas de biología molecular: bastan unas cuantas armas de fuego, o unos kilos de explosivos, recursos bastante más accesibles y baratos que los necesarios para crear armas biológicas. Hay otros casos en los que se trata de utilizar la ciencia para resolver problemas que salen de su esfera de acción. Las llamadas “enfermedades de la pobreza”, como las infecciones gastrointestinales, son un buen ejemplo.

Hoy se investiga usando avanzados recursos para crear vacunas y medicamentos que prevengan a nivel molecular las infecciones por bacterias como Escherichia coli o por amibas, que causan un elevado número de muertes cada año, sobre todo entre la población de menores recursos económicos. Sin embargo, estas enfermedades podrían prevenirse simplemente con el uso de agua y jabón. El problema es que en muchas zonas de nuestro país no se cuenta con drenaje ni agua corriente, y solucionar la pobreza es mucho más difícil que realizar investigación científica.

La ciencia sirve para producir conocimiento. Sólo puede resolver problemas científicos. La forma en cómo se aplique el conocimiento científico es un problema social, no científico (aunque, desde luego, los científicos, como todos los ciudadanos, tienen también que responsabilizarse de la aplicación del conocimiento que producen).

Pero es un error pensar que la investigación científica nos puede ofrecer soluciones a problemas sociales como el terrorismo o la pobreza. La ciencia sólo nos puede ofrecer conocimiento, pero no solucionar los problemas que ocasiona la convivencia entre seres humanos. En cierto modo, la ciencia es como alguien de quien estamos enamorados: hay que gozarla y disfrutar la forma en que hace mejor nuestra vida, pero también ser realistas y no pedirle lo que no nos puede dar.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • "Del espíritu de las leyes", de Montesquieu
    Escrito por
    "Del espíritu de las leyes", de Montesquieu Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu (1689-1755), es una de las figuras preeminentes de la Ilustración y de la filosofía política. Sus investigaciones sobre las características de los distintos regímenes políticos tuvieron gran influencia en…
  • Monterroso y el relato mínimo
    Escrito por
    Monterroso y el relato mínimo Nacido en Honduras pero mexicano de hecho, pues desde México hizo toda su carrera literaria, Augusto Monterroso (1921–2003) es, tópicamente, uno de los maestros del cuento breve en nuestra lengua. No son frecuentes sus cultivadores:…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Democracia y ciencia
    Democracia y ciencia A la ciencia se la acusa de muchas cosas. De ser buena o mala (no es ni una cosa ni la otra); de ser deshumanizante (no tiene por qué serlo, depende de nosotros);…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La vida secreta de las palabras: "monzón"
    Escrito por
    La vida secreta de las palabras: "monzón" En la actualidad se tiende a mencionar el monzón sólo dentro del ámbito meteorológico, pero hubo una época durante la cual abundaron los cuentos de marineros en torno a este fenómeno climático. No hay necesidad…

Cartelera

Cine clásico

  • El traje blanco de Henry Fonda
    Escrito por
    El traje blanco de Henry Fonda Reginald Rose imaginó un espacio claustrofóbico, una pequeña habitación con dos ventanas que no abren bien. Imaginó el día de más calor del año, una inminente tormenta y un ventilador sin funcionar. El aire del…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Led Zeppelin” (1969)
    Escrito por
    “Led Zeppelin” (1969) Led Zeppelin es una de mis bandas favoritas. En el fondo, su momento de mayor creatividad tuvo un lapso de tres años (entre el 69 y el 71) y el resto de su carrera consistió, en…
  • La flauta ilustrada
    Escrito por
    La flauta ilustrada A pesar de que en su tiempo mereció ser elogiado y registrado en los libros de su especialidad, el bohemio Franz Anton Rössler, rebautizado en el mundo del arte como Antonio Rosetti (1750-1792), aparece escasamente…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia