La vida eterna de Henrietta Lacks

Aunque las concebimos como opuestas, a veces la vida y la muerte se entrelazan. Al hablar de cáncer, por ejemplo, lo primero que viene a la mente es la muerte. Y sin embargo, es a través del cáncer que una mujer estadounidense llamada Henrietta Lacks alcanzó, literalmente, la inmortalidad.

Todo comenzó en 1951, cuando llegó al hospital de la universidad Johns Hopkins, en Baltimore, para examinarse un punto rojo en el cuello de su matriz que resultó ser canceroso. O quizá en realidad la historia comenzó un poco antes, cuando una de sus células sufrió una alteración que hizo que dejara de obedecer su programa genético.

Las células de un organismo están programadas para seguir un ritmo ordenado de crecimiento y división: el ciclo celular. La célula crece, duplica su material genético, y luego se divide en dos. Pero este proceso no es continuo: la mayoría de las células reposan durante algún tiempo antes de dividirse a toda velocidad, lo más rápido que pueden. Es por eso que los tumores pueden crecer tan aceleradamente.

El cáncer de Henrietta avanzó con tal velocidad que los médicos pudieron hacer poco por ella. Le colocaron una cápsula del elemento radio, con la esperanza de que la radiación matara a las células cancerosas, pero fue inútil. Ocho meses después había muerto. Tenía sólo 31 años.

Paradójicamente, fue ese cáncer lo que le permitió a Henrietta volverse inmortal. Sin saberlo ella, el ginecólogo que la atendió tomó una muestra de su tumor y se la dio al doctor George Gey, quien desde hacía 30 años había estado tratando de cultivar células humanas en el laboratorio, cosa hasta entonces imposible. Si pudiera lograrlo, las células en cultivo podrían usarse para todo tipo de estudios: sobre cáncer, infecciones virales, toxicidad de nuevos medicamentos...

Las células del tumor de Henrietta se reproducían tan rápidamente que le ocasionaron la muerte; pero gracias precisamente a ese vigor, se multiplicaron de maravilla en la caja de Petri del doctor Gey. Se duplicaban una y otra vez: eran inmortales. Gracias a ello pudieron ser utilizadas para desarrollar la vacuna contra la poliomielitis, primero y luego para muchas otras investigaciones.

Hoy, laboratorios en todo el mundo usan las células de Henrietta —llamadas HeLa, por sus inicaiales— como una herramienta básica. El peso de las células HeLa que existen hoy en el mundo supera varias veces el del cuerpo de Henrietta, y siguen multiplicándose. En cierta forma, ella sigue viva y ayudando a la ciencia médica, más de 50 años después de haber muerto.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • Viñetas y fotogramas
    Escrito por
    Viñetas y fotogramas El cine y el cómic han sido artes hermanas, tanto en su impacto en la cultura popular como en sus peculiaridades narrativas, basadas en el desarrollo de una historia a base de imágenes secuenciales y…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Procol Harum” (1967)
    Escrito por
    “Procol Harum” (1967) Si, como se dice en el libro que empecé ayer, el Art Rock es el nexo de unión entre el Pop-Rock sesentero y el Prog Rock setentero, entonces creo que es de sentido común meter…
  • Paisiello va a misa
    Escrito por
    Paisiello va a misa Estamos habituados a considerar a Giovanni Paisiello, contemporáneo exacto de Mozart, aunque mucho más longevo, un ingenio del siglo XVIII: comedido, elegante, irónico, mundano, íntimo, amable y laico. La exhumación de su Música para la…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El canto del murciélago soprano
    Escrito por
    El canto del murciélago soprano La vida de los personajes que interpretan las sopranos en las óperas está plagada de episodios trágicos y, en algunos casos, absurdos. En La Traviata de Verdi, por ejemplo, el personaje de Violetta, que languidece…

etimologia