La red, la nube y el futuro

La red, la nube y el futuro Imagen superior: Remko van Dokkum, CC

Hoy, al hablar de computadoras, todo mundo se refiere a “la nube”. Subir (y bajar) datos a la nube, computación en la nube, servicios en la nube. Pero no siempre queda claro qué qué es la dichosa “nube”. A primera vista parecería que es, simplemente, internet: la red de redes que conecta a las computadoras de todo el mundo.

Es la dichosa “nube”.

Pero en realidad, la nube no es exactamente lo mismo: contrariamente a lo que su etéreo nombre sugiere, “la nube” consta en realidad de algo bastante sólido. Más que la red misma, es el conjunto de millones de servidores (grandes computadoras, con inmensa capacidad de almacenamiento en innumerables discos duros) repartidos por todo el planeta (y que al estar conectados forman internet) donde se guardan los datos de los usuarios de servicios en la nube, como iCloud de Apple, DropboxSkydrive de Microsoft, Google DriveAmazon Cloud Drive y todos los demás.

Gracias a esto, uno puede no sólo almacenar sus datos en “discos duros virtuales” y tener acceso a ellos desde cualquier parte (si hay conexión), sino también usar programas que residen en la nube, como Google DocsMicrosoft Office 365, además de una cantidad cada vez mayor de servicios.

En 2000 escribí que en el pasado las computadoras constaban de grandes procesadores centrales (mainframes, que ocupaban habitaciones enteras) conectadas a múltiples “terminales” con pantalla y teclado. El advenimiento de la computadora personal, y luego la portátil (laptop) permitió “desconectar” a las computadoras. Pero el desarrollo de internet, y de los servicios “en la nube” está reconectándolas, ahora inalámbricamente. “El almacenamiento en un disco duro – escribía yo– posiblemente sea pronto sustituido en su totalidad por una simple conexión a la red”. Y añadía: “para que esto sea posible se requerirá que dichas conexiones sean más rápidas, confiables y baratas que ahora, de modo que uno pueda estar conectado permanentemente”. No sé si la parte de “confiable” sea ya una realidad…

Mi artículo terminaba resumiendo lo que muchos especialistas ya decían: “Quizá pronto desaparezca la distinción entre computadora e internet: tendremos máquinas simples, sin disco duro, y todo el almacenamiento, e incluso gran parte del procesamiento de datos, se llevará a cabo en servidores de la red. Se regresará así, aunque en otro nivel, a la misma concepción con que comenzaron muchos sistemas de cómputo: una serie de terminales conectadas a un gran procesador central”. Como se ve, ya casi estamos ahí.

¿Es esto bueno? Yo diría que sí, aunque tiene sus bemoles: en un artículo en el número de febrero de 2014 de la revista Scientific American, David Pogue se queja de la tendencia actual de las grandes compañías de internet a apropiarse de nuestros datos, controlando qué información compartimos, imponiéndonos condiciones poco razonables (como el derecho a hacer uso de nuestras fotos), comerciando con nuestras direcciones de email y números de teléfono y poniendo cada vez más obstáculos para borrar nuestra información de sus servidores si así lo deseamos. Además, señala Pogue, si todos nuestros datos están en la nube, cualquier falla, o un simple viaje a un sitio sin internet, nos deja indefensos.

Inevitablemente, la nube se cierne sobre nosotros. Para algunos es tormentosa; otros le ven lado bueno (el famoso silver lining, en inglés). Pero eso sí: nuestro futuro en la nube es ya nuestro presente.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado previamente en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El héroe en el estiercol
    Escrito por
    El héroe en el estiercol “Ya iban a coger el premio, cuando Áyax, corriendo, dio un resbalón –pues Atenea quiso perjudicarle– en el lugar que habían llenado de estiércol los bueyes mugidores sacrificados por Aquiles, el de los pies ligeros,…
  • Progresos sexuales
    Escrito por
    Progresos sexuales Han ido apareciendo en algunos puntos de Europa unos prostíbulos que, en lugar de pupilas de carne y hueso, ofrecen a sus clientes una suerte de muñecas de materiales sintéticos. Tienen la consistencia, la temperatura,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los límites de la ciencia
    Los límites de la ciencia Definimos las cosas por sus límites. En el caso de la ciencia, son también los límites los que, al ampliarse, marcan su avance y desarrollo. ¿Cuáles son los límites de la ciencia? Podríamos dividirlos en…

Cartelera

Cine clásico

  • Tú me silbas, amor. Yo viajo en barco
    Escrito por
    Tú me silbas, amor. Yo viajo en barco Todo el talento de la Warner se puso en acción, en ese año de 1944, para orquestar una sinfonía con todos sus aditamentos y la mejor melodía. Que no falte de nada, pensaron los sesudos…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los grandes ciclos de la Tierra
    Escrito por
    Los grandes ciclos de la Tierra Hace unas horas completé mi quincuagésima vuelta alrededor del Sol. Como el niño que lleva horas montado en el carrusel y no se quiere bajar, yo quiero más, quiero seguir dando vueltas y continuar experimentando…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC