La existencia de las cosas

La existencia de las cosas Imagen superior © Philip Charles Jacquet

Parece extraño cuestionar la existencia de lo que percibimos en la vida diaria. Después de todo, la ciencia pretende ocuparse de lo que existe; entenderlo, explicarlo y manipularlo. Las cuestiones ontológicas (¿qué existe en el mundo?) y epistemológicas (¿qué podemos conocer acerca del mundo?) parecen interesar sólo a los filósofos.

Y sin embargo, los científicos, por más que supongan que trabajan exclusivamente con entidades reales, se ocupan constantemente de objetos más bien fantasmales: conceptos teóricos y modelos que, a fuerza de usarlos, acaban por adquirir —o así nos lo parece, luego de un tiempo— una aparente solidez.

Un ejemplo sencillo es el de fuerza. Para los físicos, y en el uso común, las fuerzas parecerían ser algo real, objetivo, existente. Sin embargo, una fuerza no puede observarse más que a través de su efecto sobre algún objeto físico. Incluso hay casos en que un mismo efecto puede explicarse recurriendo a distintas fuerzas, según el marco de referencia que se elija para estudiarlo. Y es que las fuerzas son, en realidad, las explicaciones que nos construimos para dar sentido a ciertos efectos que observamos en el mundo físico.

Otro ejemplo es la energía: a veces parece tratarse de un fluido con existencia física, algo que puede acumularse, fluir, transformarse (pero nunca destruirse). Y sin embargo, tal fluido no existe. No hay manera, por ejemplo, de aislar “energía pura” (como a veces se muestra en películas de ciencia ficción). Y no es posible porque la energía es sólo un objeto conceptual: un número que podemos calcular para describir, e incluso predecir, ciertas propiedades de los sistemas físicos.

Si la física está llena de entidades cuya existencia es más bien teórica (¿existirán realmente los cuarks, que nunca pueden observarse aislados?), otras ciencias, como la biología, no están exentas de ellas. La selección natural, central para explicar la evolución y adaptación de los seres vivos, no es una “fuerza” que esté ahí afuera, observando a los organismos para elegir a los más aptos y hacer que sobrevivan (de hecho, ese es el error que cometen quienes, como no entienden la teoría darwiniana, se oponen a ella). La selección natural, nuevamente, es sólo el nombre, el concepto teórico con el que describimos lo que observamos en la naturaleza.

Los filósofos se cuestionan si en vista de que sólo podemos percibir el mundo a través de los sentidos, y de que los sentidos a veces nos engañan, podremos alguna vez estar seguros de que conocemos ese mundo. Los científicos, aunque a veces no se den cuenta, se enfrentan diariamente con el mismo dilema.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La perpetua juventud
    Escrito por
    La perpetua juventud Pertenezco a la época de quienes nos educamos a partir de la historieta. A cierta altura de la vida, nos hemos sorprendido, tras habernos habituado, a la perpetua juventud de sus héroes. Les resulta imposible…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • El cine flamenco de Carlos Saura
    Escrito por
    El cine flamenco de Carlos Saura Flamenco, flamenco (2010) El camino que abrió Edgar Neville en 1952 con Duende y misterio del flamenco fue continuado por Carlos Saura, director de dos trilogías de enorme influencia en el cine flamenco, tanto por…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gloria y desdicha del Mozart final
    Escrito por
    Gloria y desdicha del Mozart final Mucho ha tardado La clemenza di Tito en conseguir un lugar en las temporadas y grabaciones de ópera. Podría decirse que no antes de la década iniciada en 1970, con la Nueva Edición corregida y…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC