¿La ciencia es cultura?

¿La ciencia es cultura? Smithsonian Natural History Museum (Don DeBold, CC)

En otras ocasiones en que he sugerido la publicación, en un contexto cultural, de algunos textos en los que se hablara de temas científicos, me he encontrado con la respuesta de que sería más adecuado publicarlos en algún medio dedicado a la ciencia.

Sin embargo, y siguiendo las ideas de Charles Percy Snow, de cuyo famoso ensayo Las dos culturas toma su nombre la columna que publiqué en el periódico Humanidades, estoy convencido de que la división de la cultura en “ciencias” y “humanidades” resulta artificial e inútil y hasta dañina.

Por ello creo que, en vez de limitar a la ciencia a las revistas especializadas, resulta mucho más atractivo e interesante incluirla en una publicación en la que se habla de todas las otras facetas de la cultura, como las artes, las humanidades y los eventos de interés público, hasta la influencia de la cultura de la computadora en nuestra vida y nuestro trabajo (por ejemplo, los artículos que se publican aquí sobre computadoras, redes, etcétera).

Según Ruy Pérez Tamayo, es una lástima que siempre se coloque a la ciencia separada del resto de la cultura, como si no formara parte del mismo mundo que el arte, la política, la economía, las humanidades y todos los demás productos de la creatividad humana. Y es también una lástima que se la coloque siempre, sin fallar, aparejada con la tecnología (pensemos, por ejemplo, en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología).

El problema es que, a pesar de estar relacionadas íntima y recíprocamente (la tecnología avanza gracias a los adelantos de la ciencia, pero ésta última también aprovecha en su beneficio los avances tecnológicos), la ciencia y la tecnología son actividades muy distintas. Mientras que la primera busca la creación de conocimientos, la tecnología busca la producción de bienes de consumo y servicio. Si pensamos en su función, sus objetivos y sus procesos creativos, y no tanto en sus aplicaciones, la ciencia está mucho más cerca de otras disciplinas creativas como las artes y las humanidades.

Los hábitos, sin embargo, son difíciles de romper y, aunque hay algunas excepciones, en la mayoría de los medios de comunicación en los que se habla de ciencia siempre se la mantiene apartada de las demás manifestaciones culturales y se la incluye (cuando se la incluye) junto con las noticias sobre educación, o de plano junto a la información sobre tecnología o finanzas.

¿Para qué quiere una persona de cultura media (o alta) saber de ciencia? En primer, lugar, hay que dejar claro que ya está en contacto con la ciencia. Se la encuentra a cada momento en los dispositivos mecánicos, eléctricos y electrónicos que permiten el funcionamiento de los aparatos electrodomésticos y de los medios de transporte, en las ondas electromagnéticas que transmiten la información de los medios de comunicación, en las moléculas sintéticas que forman parte de nuestros alimentos, nuestras medicinas, nuestra ropa... Y conocer la ciencia que hay detrás de todas estas cosas nos permitirá no sólo controlarlas mejor, sino conocerlas, entenderlas, disfrutarlas y hacerlas nuestras, enriqueciendo así nuestra experiencia vital diaria.

Pero no sólo eso: la ciencia es una de las fuerzas más importantes que influyen sobre los rumbos de las sociedades modernas, y la responsabilidad de su control no debe estar sólo en manos de los científicos ni de los gobernantes. Toda la sociedad debe poder opinar y tomar decisiones respecto a las cuestiones en que intervenga la ciencia, y para hacerlo es indispensable contar con un mínimo de cultura científica.

Finalmente, el dinero con el que se financia la mayor parte de la investigación científica, que como sabemos se lleva a cabo principalmente en las universidades, proviene de las arcas públicas. Los científicos, por lo tanto, también tienen una responsabilidad social: deben poner a disposición del pueblo el conocimiento que producen. No es que tengan que hacerlo directamente, pues no es su actividad principal ni han sido entrenados para ello (aunque existen casos, desafortunadamente excepcionales, de grandes investigadores científicos que a la vez son grandes comunicadores). Pero sí deben hacerlo colaborando con los comunicadores profesionales y los divulgadores de la ciencia. De este modo, quizá pronto podremos contar con más científicos que produzcan el conocimiento, con más divulgadores que podamos transmitirlo al público y con más espacios en los medios que permitan darle salida a esta información que nos debe pertenecer a todos.

La meta de estas colaboraciones, que espero se vaya alcanzando a lo largo de los meses, es contribuir en algo a lograr estos objetivos.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Reservados todos los derechos. 

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Los líderes supremos: Lenin
    Escrito por
    Los líderes supremos: Lenin La ideología marxista–leninista–maoísta, que conquistó más de la mitad del planeta, no supo traer esa sociedad perfecta que prometía, con lo que demostró, de nuevo, que el camino al infierno está sembrado demasiado a menudo…
  • Las pantuflas del letrado
    Escrito por
    Las pantuflas del letrado Siempre ha provocado una especial fascinación el conocimiento de los personajes famosos en la corta distancia. Pareciera que la grandeza exige la lejanía y que la proximidad la destruye, de modo que vale evocar el…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Frida Kahlo: el arte y el dolor
    Escrito por
    Frida Kahlo: el arte y el dolor "Me amputaron la pierna hace seis meses, se me han hecho siglos de tortura y en momentos casi perdí la razón. Sigo sintiendo ganas de suicidarme. Diego es el que me detiene, por mi vanidad…

Cartelera

Cine clásico

  • “Sentido y sensibilidad” (Ang Lee, 1995)
    Escrito por
    “Sentido y sensibilidad” (Ang Lee, 1995) La música de Patrick Doyle es una de los grandes hallazgos de esta película. Modela la acción, muestra los caracteres, enfatiza las imágenes, resalta lo importante… Es una música hecha para destacar la forma de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia