Inquietante manipulación

Inquietante manipulación Toxoplasma gondii, teñido con una técnica de fluorescencia

Ya habíamos hablado aquí de cómo los parásitos pueden manipular a sus huéspedes al grado de convertirlos en zombis a su servicio. La duela del hígado hace que las hormigas trepen a la hierba para ser comidas por vacas, que así se infectan. Los baculovirus obligan a las orugas a trepar plantas y quedarse inmóviles, hasta que revientan y lanzan una lluvia de virus para infectar más orugas. Hay avispas que inyectan sus huevecillos en catarinas y las hacen proteger a la larva cuando emerge, cuidando su capullo. 

Pero no sólo los insectos pueden ser utilizados por los parásitos para sus fines. Los mamíferos, incluido el humano, no nos libramos. El virus de la rabia convierte perros en máquinas de infectar. Y se sabe desde hace mucho que el protozoario Toxoplasma gondii, que infecta alegremente a muchos mamíferos pero que sólo puede reproducirse sexualmente en los gatos, es capaz de alterar el comportamiento de ratas y ratones, haciéndolos perder su miedo natural a los felinos, e incluso haciendo que se sientan atraídos por el olor de su orina. Esto ocasiona que los roedores envalentonados sean más fácilmente devorados por el gato, favoreciendo al parásito. 

Lo inquietante es que Toxoplasma también parasita a los humanos, que lo adquirimos al ingerir sus huevecillos (por ejemplo por contaminación con heces de gato). Se calcula que al menos 30% de la población mundial está infectada. Luego de la fase aguda de la infección, los parásitos se alojan principalmente en el tejido muscular y nervioso, donde forman quistes, y pueden permanecer ahí toda la vida (la infección normalmente es asintomática, aunque puede causar malformaciones y abortos en mujeres que se infectan por primera vez durante el embarazo). 

¿No podría Toxoplasma estar también alterando nuestro comportamiento, como lo hace con las ratas? Quizá sí. Un estudio del investigador checo Jaroslav Flegr, llevado a cabo en Praga y publicado en 2002, mostró que las personas con toxoplasmosis latente (es decir, no recién infectados) tienen un riesgo 2.5 veces mayor que la población sana de tener accidentes de tráfico (ya sea como conductores o como peatones). También hallaron que el riesgo disminuye conforme el paciente tenga más tiempo infectado (medido por la cantidad de anticuerpos anti–Toxoplasma en su sangre, que disminuye con el tiempo). 

La explicación podría residir en que el parásito parece disminuir el tiempo de reacción y la capacidad de concentración de los sujetos infectados. Esto podría deberse a que aumenta la concentración del neurotransmisor dopamina en el cerebro (pues posee una enzima que la fabrica, la hidroxilasa de tirosina). “Si nuestros datos son correctos, alrededor de un millón de personas al año muere [en accidentes de tráfico] por estar infectados por Toxoplasma”, afirmó Flegr al diario The Guardian en 2003. 

Para inquietarse más, la toxoplasmosis podría también ser un factor causal de la esquizofrenia y la neurosis… y el investigador Kevin Lafferty, de la Universidad de California en Santa Bárbara, llegó a proponer, comparando datos del porcentaje de población infectada y la prevalencia de neurosis en varios países, que Toxoplasma podría ser un factor importante que determine parte de las características de las distintas culturas humanas

Se trata sólo de hipótesis y evidencia preliminar, es cierto. Pero de comprobarse –para lo cual habrá que hacer muchos estudios más amplios y detallados–, tendríamos que enfocar nuestra relación con los parásitos que nos infectan de una manera totalmente nueva. Quizá no somos tan dueños de nuestro propio destino como creíamos.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • ¿Europa?
    Escrito por
    ¿Europa? Como tantas familias de posibles en aquella época argentina, los Borges decidieron pasar una temporada en Europa a comienzos del siglo XX, cuando Jorge Luis y Norah no eran, desde luego, los famosos personajes de…
  • El hacker y la mujer biónica
    Escrito por
    El hacker y la mujer biónica Para convencerse de que un avance es verosímil, basta con asomarse a la ciencia-ficción y llenar la mente con sus predicciones. En este sentido, esa mirada hacia el futuro es también la última…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Rechazo irracional
    Rechazo irracional Una pregunta que yo y muchos de mis colegas divulgadores nos hacemos es: ¿cómo puede la gente creer tantas tonterías seudocientíficas? Algunos toman el camino fácil y lo adjudican a que “la gente es tonta…
  • Mark Schultz: arte y fantasía pulp
    Escrito por
    Mark Schultz: arte y fantasía pulp Las tentaciones más inmediatas de un lector que se acerque a la obra de Schultz son dos: una, la de identificarle exclusivamente con su creación más famosa, Xenozoic Tales. La otra es la de verle…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La magia de Beniamino Gigli
    Escrito por
    La magia de Beniamino Gigli El de Recanati cantó Canio de Pagliacci por vez primera en 1934 para el disco; en escena lo debutó años después, en 1942 en Roma. Iniciada la sesentena es aún capaz su Canio de arrasar…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC