Fenómenos emergentes: obtener más de lo mismo

Fenómenos emergentes: obtener más de lo mismo Imagen superior: Chris Ford, CC

El mes pasado en esta columna se afirmó que “cualquier cosa que esté formada por materia sólida, líquida o gaseosa es necesariamente química. El aire, el agua, la tierra, los seres vivos, los cerebros gracias a los que pensamos y tenemos un sentido del yo... todo es química y nada más que química”.

Desde luego, un físico o un biólogo objetarían de inmediato, y tendrían razón. El biólogo porque los seres vivos, en toda su complejidad y maravillosa adaptación al medio, no son explicables tan sólo con las leyes de la química. Presentan fenómenos como la evolución, la reproducción y la vida misma, que no pueden explicarse —y ni siquiera tienen sentido— si se habla sólo de átomos o moléculas; no hay átomos o moléculas “vivos”. Y sin embargo, no hay nada en la biología, en la vida o en la evolución, que viole las reglas de la química: para explicar a un ser vivo no hacen falta nuevas leyes que vayan más allá de la química.

La vida es “sólo” química en el sentido de que no se necesita ningún ingrediente, aparte de sus componentes químicos, organizados en cierta forma, para que exista. Pero no “sólo” es química si pensamos que se trata de un fenómeno tan complejo que no puede ser descrito ni explicado únicamente a nivel químico.

Un físico, a su vez, objetaría porque para explicar la química basta con las leyes conocidas de la física, así que la frase podría haber sido “todo es física y nada más que física”. Pero la química también presenta fenómenos que van más allá de la física; que no pueden predecirse ni entenderse tan sólo a partir de una descripción física de las moléculas. La química trasciende a la física, pero se basa en ella, al igual que la biología trasciende a la química sin por ello violarla.

Los fenómenos nuevos que se presentan cuando un sistema adquiere cierto nivel de complejidad, y que originan nuevos niveles de organización, se conocen como fenómenos emergentes.

No hay manera de predecir, tomando en cuenta las leyes de la física o de la química, que un conjunto organizado de moléculas presentará la serie de funciones que conocemos como “vida”. Se trata de un fenómeno que surge de la organización del sistema, pero que resulta sorpresivo; impredecible. Hay ejemplos sencillos de fenómenos emergentes, como ciertos embotellamientos de tránsito. Otros son maravillosos, como la mente humana, que emerge del funcionamiento conjunto de millones de células nerviosas, cada una carente de conciencia.

Es gracias a los fenómenos emergentes que hay vida y hay inteligencia. El total, en estos casos, es ciertamente mucho más que la suma de sus partes.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Mitos y utopías americanas
    Escrito por
    Mitos y utopías americanas Una nutrida investigación de Juan Gil (Mitos y utopías del Descubrimiento, tres volúmenes coeditados en 1989 por Alianza y la Comisión del Quinto Centenario: Colón y su tiempo, El Pacífico y El Dorado) permite volver,…
  • La imprescindible filosofía
    La imprescindible filosofía La oposición entre ciencia y filosofía es tan vieja como tonta. Y como tantas discusiones inútiles, proviene de la ignorancia. Por un lado, muchos de quienes se dedican a cultivar la ciencia tienden…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La gran aguafiestas
    La gran aguafiestas La ciencia muchas veces se nos presenta como la Gran Dadora, la que hace posible lo imposible. Nos ha permitido volar como las aves, bajar a las profundidades marinas, curar infecciones antes mortales, observar lo…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Robert Fuchs, vienés y brahmsiano
    Escrito por
    Robert Fuchs, vienés y brahmsiano Robert Fuchs (1846-1927) vivió lo suficiente como para asistir a varios derrumbes: el imperio austrohúngaro, la paz octaviana de la Europa finisecular y la música tonal. Su extendida labor como pedagogo oscureció el resto de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los silencios del bosque
    Escrito por
    Los silencios del bosque Al amanecer o al anochecer, cuando el aire refresca, o en esas horas en las que un sol brillante se alza sobre el bosque. Cualquier momento es bueno para detenerse en un claro y tomar…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC