Esperanzas de inmortalidad

Esperanzas de inmortalidad Imagen superior: Jean-André Rixens, "La Muerte de Cleopatra", 1874, Musée des Augustins (Toulouse)

Evitar la muerte ha sido una gran ilusión de la humanidad. Durante mucho tiempo se pensó que sólo las religiones podían ofrecer esperanzas de este tipo, con base en la creencia en un alma o espíritu inmaterial que habita el cuerpo y que perdura más allá de la muerte.

Desgraciadamente, nunca se ha hallado evidencia científica de que exista el alma. Es más: la visión científica del ser humano, que concibe a la mente como producto del funcionamiento cerebral, parecería contraponerse directamente a su existencia. De ahí que muchas veces se piense que la ciencia nos “roba” una de las últimas esperanzas que nos quedan en un universo materialista y carente de proyecto: la de trascender la mera existencia corporal.

Pero la situación no es tan desoladora. De acuerdo con el filósofo Daniel Dennett, aún podría haber esperanzas de salvar nuestros sueños de inmortalidad, aunque de manera materialista, no espiritual.

El razonamiento va más o menos así: la visión científica de la mente, que excluye componentes sobrenaturales, implica que de alguna manera (seguramente muy complicada), un conjunto inmenso de neuronas, formadas por un número enorme de moléculas hechas de átomos materiales, y que individualmente no presentan nada ni remotamente parecido a un sentido del “yo”, son capaces, sin la participación de ningún espíritu, de producir el fenómeno maravilloso de la conciencia humana. Actualmente existen ya teorías que pueden explicar, al menos en principio y en forma esquemática e incompleta, cómo podría surgir esta conciencia.

Y aquí surgen posibilidades interesantes: si nuestro “yo” es producto solamente del funcionamiento cerebral (en forma burdamente parecida a como todo lo que aparece en la pantalla de una computadora es producto de los millares de operaciones por segundo que realiza su procesador central), eso quiere decir que por cada estado mental debe existir una configuración material específica en el cerebro que lo produzca.

Si es así, entonces debería ser posible reproducir en otro sistema –por ejemplo, una computadora avanzadísima– esas mismas configuraciones. Reproduciríamos así los estados conscientes de un ser humano.

Una capacidad así abriría la posibilidad, vislumbrada por la ciencia ficción, de “copiar” una mente humana a una computadora. Y dicha mente podría continuar existiendo aún después de la desaparición física del cuerpo y el cerebro donde surgió originalmente.

Neurociencias y computación ofrecen así, en teoría y a largo plazo, una posibilidad realmente factible de inmortalidad. Una posibilidad basada en la extrapolación racional de conocimientos y tecnologías que ya existen actualmente, y no en creencias místicas. Quizá algún día puedan volverse realidad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Clásicos del anime (1924-1944)
    Escrito por
    Clásicos del anime (1924-1944) Anime es la palabra japonesa para referirse a los dibujos animados. No es una palabra japonesa, ni siquiera anglosajona (animation / anime) sino francesa: dessin animé (dibujo animado). Aunque los primeros animes que se conservan son de 1924,…
  • Seguir leyendo
    Escrito por
    Seguir leyendo Como lector antiguo, viejo y apasionado –léase: crédulo y obsesivo– me intereso por las estadísticas de lectura. Sobre todo, por los esfuerzos de los descifradores de encuestas que tratan de trazar el retrato del Lector…
  • La tecnología como arte
    La tecnología como arte Aunque sabemos que somos animales, no distintos ni superiores al resto de las especies vivas, los seres humanos no somos unos animales cualesquiera. Tenemos, como cualquier especie, particularidades que nos distinguen. Quizá la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Especies exitosas
    Especies exitosas La gran idea de Darwin —y de Alfred Russell Wallace, quien descubrió independiente pero tardíamente lo mismo— fue darse cuenta de que los individuos que, por sus características individuales, logran sobrevivir mejor y reproducirse, heredan…
  • Ana Pérez "La Perona"
    Escrito por
    Ana Pérez "La Perona" Un dato: Ana Ruiz, conocida entre sus vecinos como "La Perona", era la encargada de suministrar aguas destiladas al boticario Sancho de Jaén, en la Córdoba de 1499. Repito: una destiladora, UNA, (femenino singular), era…

Cartelera

Cine clásico

  • Londres, 2027: Los hijos de los hombres
    Escrito por
    Londres, 2027: Los hijos de los hombres El mundo vive sin esperanza ante la pérdida de la fertilidad del sexo femenino. Las migraciones masivas procedentes de países del Tercer Mundo desbordan el planeta y causan graves problemas de abastecimiento de alimentos y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Isaac Asimov y la ética de los robots
    Escrito por
    Isaac Asimov y la ética de los robots Manual de Robótica, primera edición, año 2058. Leemos en sus páginas las tres leyes robóticas. "1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Fósiles en peligro de extinción
    Escrito por
    Fósiles en peligro de extinción He visto recientemente películas y series televisivas en las que adultos, jóvenes, mujeres, y hasta embarazadas, fuman a más no poder sin hipocresías ni preocupaciones pulmonares o ambientales de ningún tipo. ¡Oh, épocas sin enfermedad…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC