Esperanzas de inmortalidad

Esperanzas de inmortalidad Imagen superior: Jean-André Rixens, "La Muerte de Cleopatra", 1874, Musée des Augustins (Toulouse)

Evitar la muerte ha sido una gran ilusión de la humanidad. Durante mucho tiempo se pensó que sólo las religiones podían ofrecer esperanzas de este tipo, con base en la creencia en un alma o espíritu inmaterial que habita el cuerpo y que perdura más allá de la muerte.

Desgraciadamente, nunca se ha hallado evidencia científica de que exista el alma. Es más: la visión científica del ser humano, que concibe a la mente como producto del funcionamiento cerebral, parecería contraponerse directamente a su existencia. De ahí que muchas veces se piense que la ciencia nos “roba” una de las últimas esperanzas que nos quedan en un universo materialista y carente de proyecto: la de trascender la mera existencia corporal.

Pero la situación no es tan desoladora. De acuerdo con el filósofo Daniel Dennett, aún podría haber esperanzas de salvar nuestros sueños de inmortalidad, aunque de manera materialista, no espiritual.

El razonamiento va más o menos así: la visión científica de la mente, que excluye componentes sobrenaturales, implica que de alguna manera (seguramente muy complicada), un conjunto inmenso de neuronas, formadas por un número enorme de moléculas hechas de átomos materiales, y que individualmente no presentan nada ni remotamente parecido a un sentido del “yo”, son capaces, sin la participación de ningún espíritu, de producir el fenómeno maravilloso de la conciencia humana. Actualmente existen ya teorías que pueden explicar, al menos en principio y en forma esquemática e incompleta, cómo podría surgir esta conciencia.

Y aquí surgen posibilidades interesantes: si nuestro “yo” es producto solamente del funcionamiento cerebral (en forma burdamente parecida a como todo lo que aparece en la pantalla de una computadora es producto de los millares de operaciones por segundo que realiza su procesador central), eso quiere decir que por cada estado mental debe existir una configuración material específica en el cerebro que lo produzca.

Si es así, entonces debería ser posible reproducir en otro sistema –por ejemplo, una computadora avanzadísima– esas mismas configuraciones. Reproduciríamos así los estados conscientes de un ser humano.

Una capacidad así abriría la posibilidad, vislumbrada por la ciencia ficción, de “copiar” una mente humana a una computadora. Y dicha mente podría continuar existiendo aún después de la desaparición física del cuerpo y el cerebro donde surgió originalmente.

Neurociencias y computación ofrecen así, en teoría y a largo plazo, una posibilidad realmente factible de inmortalidad. Una posibilidad basada en la extrapolación racional de conocimientos y tecnologías que ya existen actualmente, y no en creencias místicas. Quizá algún día puedan volverse realidad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cuando el leitmotiv salvó al cine
    Escrito por
    Cuando el leitmotiv salvó al cine Con los hermanos Lumière el cine inició su andadura como una maravillosa revelación, para después ser relegado a entretenimiento de feria itinerante. Más tarde fue rescatado por los trucos de Méliès. Pero al terminar el…
  • Pepe en gris
    Escrito por
    Pepe en gris En 1986 murió José Bianco. La última vez que nos vimos fue en Madrid, poco antes de su muerte. Pepe estaba disminuido en sus andares pero no en sus curiosidades, e iba lentamente por la…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Ritos y conjuros sevillanos
    Escrito por
    Ritos y conjuros sevillanos 10 de noviembre de 1626. El Tribunal de la Suprema Inquisición, ubicado en la villa y corte madrileña, envía orden a los inquisidores sevillanos de llevar a cabo una investigación, con el fin de conocer…

Cartelera

Cine clásico

  • El Pato Donald: biografía no autorizada
    Escrito por
    El Pato Donald: biografía no autorizada Comenzaré por mencionar lo que es de dominio público, y forma eso que, de forma grandilocuente, llamamos el imaginario colectivo. Me refiero a todo aquello que nos sugiere este personaje gruñón y entrañable: aventuras sin…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Adolf Busch, por el camino de Brahms
    Escrito por
    Adolf Busch, por el camino de Brahms Adolf Busch (1891-1952) fue uno de los más importantes violinistas de su tiempo. Acaso, en el mundo germánico, el más considerado, porque unió al repertorio habitual el rescate de Bach y, a las actuaciones solistas,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia