El señor de la globalización

El señor de la globalización "The Warth of the Ents" © Ted Nasmith

Hace unos años, como tantos otros en todo el mundo, fui a ver la tercera película de la trilogía de El señor de los anillos: El regreso del rey. Y como tantos otros, salí maravillado. Sin duda se trata de una gran película (basada, claro está, en un gran libro).

Poco después, escuché en un programa de radio algunos comentarios sobre ambas obras (el libro y la película) que me llamaron la atención. Resulta que las obras de J. R. R. Tolkien, autor de la famosísima trilogía, se adscriben a una tendencia conocida como “antimodernismo”, la cual se caracteriza –aún sigue vigente– por un rechazo a los apabullantes avances de la ciencia, la tecnología y la industria.

El antimodernismo surgió como una reacción a los cambios, especialmente notorios a finales del siglo 19, que como resultado de la revolución industrial transformaron la forma de vida de millones de personas. Esta transformación no siempre fue para bien, y la desilusión que provocó el hecho de que las condiciones de vida de gran parte de la población no sólo no mejoraran, sino que empeoraran con la industrialización, es un factor que ocasionó el surgimiento de protestas en los países en proceso de industrialización. Sobra decir que durante el siglo 20 la tendencia antimodernista se mantuvo, y con razón, a pesar de los indudables beneficios que el avance científico–tecnológico ha proporcionado a la humanidad.

Quizá la escena que más claramente muestra la tendencia antimodernista de El señor de los anillos se halla en la segunda película, Las dos torres. Se trata de la caída de Isengard, el reino de Saruman, el mago malévolo, a manos de los ents, árboles vivientes que son los guardianes de los bosques.

Saruman había talado bosques para construir plantas industriales (qué ironía) en las que fabricaba un ejército con el fin de conquistar la Tierra Media para su amo, el malvado Sauron. Es impresionante –y muy simbólico– ver cómo los ents, representantes del cuidado a la naturaleza, destruyen, con piedras y agua, las oscuras fábricas de Saruman. (Los globalifóbicos que desde la reunión de Seattle comenzaron a dar una digna lucha en contra de la globalización despiadada.)

De hecho, se ha especulado que el famoso anillo de Sauron, centro de toda la trama, simboliza la bomba atómica, con su inmenso poderío de destrucción.

Las novelas de Tolkien aparecieron más o menos en la época de la posguerra, alrededor de 1950, pero en realidad la trama había sido desarrollada desde los treinta, así que, como el mismo Tolkien lo afirma, no era para nada eso lo que él tenía en mente cuando escribió las novelas. (Lo cual no impide, desde luego, que hoy podamos interpretar así sus escritos.)

Algo curioso es que muchos consideran, erróneamente desde mi punto de vista, que El señor de los anillos es una obra de ciencia ficción. De hecho, en 1966 compitió de cerca con la trilogía de Fundación, de Isaac Asimov (ampliamente recomendables) por el título de “mejor serie de todos los tiempos” en la entrega de los premios Hugo (quizá el más prestigioso premio de ciencia ficción escrita).

Pero en realidad, además de su enfoque antiindustrial, creo que la ciencia está ausente en la trilogía de Tolkien. Más bien lo que se halla ahí son mitos, magia, seres sobrenaturales… La ciencia ficción, en cambio, utiliza el conocimiento científico aceptado, añadiéndole algún elemento fantasioso –pero no anticientífico ni sobrenatural– para crear una trama interesante en la que (frecuentemente) se intenta explorar el futuro.

No todas las obras de ciencia ficción están necesaria e incondicionalmente a favor de la ciencia (piénsese, por ejemplo, en las obras de Michael Crichton, como Parque jurásico, La amenaza de Andrómeda o Rescate en el tiempo, donde la tecnociencia es siempre la causa de todos los problemas). Pero en ellas nunca se duda de la efectividad de la ciencia y la tecnología como formas de entender y controlar la naturaleza. Y es precisamente este poderío lo que hace que, mal aplicadas, puedan ser peligrosas y destructivas.

El conocimiento científico y tecnológico pueden, desde luego, caer en manos de alguien que expresamente quiera causar daño. Pero más frecuentemente el daño puede ser producto de la ignorancia y el descuido (una mezcla explosiva). Las actuales discusiones, por ejemplo, sobre la conveniencia o no de utilizar cultivos transgénicos se debe a los temores de que los biotecnólogos, en un exceso de confianza, estén pasando por alto posibles efectos indeseados de las plantas modificadas genéticamente en los ecosistemas.

La visión antimodernista de Tolkien no es muy compatible con la apreciación de la ciencia, pero sin duda nos advierte sobre algo importante que puede aplicarse más allá del ámbito tecnocientífico y tiene importancia en la política: no basta con tener el poder para hacer cosas; hay que tener también la sabiduría para saber cuándo conviene hacerlas.

Esperemos que el mensaje de Tolkien tenga algún efecto en las discusiones en las que se decide la política global.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Fuerza y debilidad de Chesterton
    Escrito por
    Fuerza y debilidad de Chesterton En los ensayos incluidos en Herejes, Chesterton va de una imagen a otra, de una paradoja a la siguiente como el sabio Nagasena de Las preguntas de Milinda va de una comparación a otra, o…
  • Fantasmas argentinos
    Escrito por
    Fantasmas argentinos A partir de la década de 1930, cierta zona de la literatura argentina empieza a ser frecuentada por los fantasmas. No se trata de los fantasmas de la novela gótica ni de las apariciones de…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El ocaso de Sofonisba
    Escrito por
    El ocaso de Sofonisba En el British Museum londinense se conserva el cuaderno de campo que el flamenco Anton van Dyck escribió durante su viaje italiano. Un viaje en el que, entre otros artistas consagrados, visitó a la entonces…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Repertorio rossiniano
    Escrito por
    Repertorio rossiniano En 1859 Rossini puso la primera piedra, mientras su esposa Olimpia plantaba el primer rosal, en el jardín de la villa que Charles Doussault le iba a construir en Passy, por entonces un suburbio parisino…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia