El problema del señor Spock

En la famosa teleserie Viaje a las estrellas (Star Trek), hoy convertida en serie de películas, había un aparato capaz de teletransportar personas de un lugar a otro en forma instantánea.

Lo que nunca se supo era si lo que viajaba era la materia que formaba los cuerpos de los tripulantes, o solamente la información sobre cómo estaban constituidos. Si lo segundo fuera cierto —que sería la opción más práctica—, no había ninguna razón para que el aparato teletransportador no pudiera ser usado para producir en el sitio de llegada no uno, sino dos cuerpos idénticos al que originalmente había sido desintegrado en el sitio de partida. (Claro que entonces no se llamaría teletransportador, sino duplicador).

¿Qué pasaría si se produjeran por este método dos gemelos, digamos del señor Spock? ¿Serían la misma persona, o dos seres diferentes? ¿Pensarían y actuarían igual o cada uno seguiría su propia vida?

La clonación, es decir, la posibilidad de producir, en forma asexual, un duplicado genéticamente idéntico de un ser vivo (tan de moda últimamente) nos enfrenta con un problema similar. Octavio Paz, por ejemplo, en su libro La llama doble consideró con recelo la posibilidad de clonar un ser humano, pues pensó que la duplicación de una personalidad traería problemas éticos imposibles de resolver. Se equivocaba, ya que un ser humano clonado es genética, pero no mentalmente, idéntico a su “progenitor”. Los gemelos clonados serían, sin lugar a dudas, dos personas distintas, por la misma razón que dos gemelos idénticos tienen cada uno su propia vida y personalidad (a veces muy diferentes entre sí).

En su novela El quinteto de Cambridge, el escritor científico John L. Casti presenta otro problema del mismo tipo. El libro trata de una reunión, poco después de la Segunda Guerra Mundial, en la que cinco de los más famosos científicos del mundo se reúnen para discutir la posibilidad de crear una máquina capaz de pensar como lo hacemos los seres humanos. ¿Bastaría imitar, detalladamente, la estructura del cerebro humano para obtener en forma automática una mente humana? Eso plantearía el siguiente problema: ¿qué pasaría si, en el momento de su muerte, copiáramos exactamente el cerebro de una persona y construyéramos no una, sino dos máquinas idénticas?, ¿cuál de ellas sería la persona?, ¿la habríamos duplicado?, o ¿sería cada máquina un gemelo distinto, dos personas con su propia individualidad?

Al igual que con la clonación y el problema del señor Spock, este tipo de preguntas nos hacen darnos cuenta de que una cosa es poder hacer algo gracias a los avances de la ciencia, y otra es entender qué estamos haciendo.

Copyright de las imágenes © Paramount Pictures, Skydance, Bad Robot. Reservados todos los derechos.

Copyright del texto © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La izquierda que no quiso ver
    Escrito por
    La izquierda que no quiso ver En los tiempos del bloque soviético, cuando una decena de países estaban bajo el férreo control de Rusia y en ellos existían regímenes totalitarios que prohibían todo aquello por lo que la izquierda siempre había…
  • Esplendor de lentejuelas
    Escrito por
    Esplendor de lentejuelas Inusitada actualidad cobra la reposición de El cantor de México, la opereta de Francis Lopez, en el madrileño teatro de la Zarzuela. En este momento de berrinche nacionalista, la obra, como todas las de este…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La ciencia básica es… ¡básica!
    La ciencia básica es… ¡básica! Cuando se habla de grandes empresas científicas como el Proyecto del Genoma Humano, que descifró la información genética completa de nuestra especie, o el Gran Colisionador de Hadrones, que echó a andar para desentrañar varios…
  • La escala vertical
    Escrito por
    La escala vertical Creo que Flaubert exageraba un poco cuando escribió, en su Diccionario de lugares comunes: “Arquitectos: Todos imbéciles. Siempre se olvidan de las escaleras de las casas”. No, no es cierto que siempre las olviden. Si…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC