Dice mi mami que siempre sí

Dice mi mami que siempre sí Imagen superior: Jamelah e., CC

Todo mundo sabe que exponerse al frío puede causar catarro (sobre todo las madres, que abrigan a sus retoños cuando ellas sienten frío, aunque el chilpayate esté muriendo de calor).

Sin embargo, desde hace tiempo la ciencia ha declarado falsa tal creencia: no había evidencia ni mecanismo conocido mediante el cual la baja temperatura favorezca la infección por rinovirus (o por cualquiera de los otros cientos de virus que causan el resfriado común). Más bien, se pensaba que era el estar encerrado con otras personas debido al clima frío en invierno lo que facilitaba los contagios. (De hecho, a muchos sabelotodo les encanta burlarse de quien se cubre para no acatarrarse, considerándolos ignorantes.)

Pero la sabiduría popular a veces tiene la razón. Además de la experiencia de las mamás, y de cada uno, que nos hace ponernos suéteres y bufandas para no enfermarnos –porque cuando no lo hemos hecho hemos pagado las consecuencias– el nombre mismo de la enfermedad confirma su relación con los enfriamientos. Si bien la palabra catarro viene del griego katarrous, que significa “flujo que baja” (de katá, hacia abajo –misma raíz de “catabolismo”–, y rhein, “fluir” –por eso el estudio de los fluidos se llama “reología”), su sinónimo resfriado deriva de “enfriar” (igual que su nombre en inglés, cold).

Una de las debilidades que más frecuentemente se le achaca a la ciencia es que cambia de opinión. Pero en realidad se trata de una de sus mayores virtudes: la capacidad de ajustar sus teorías cuando surge nueva evidencia; de corregir los errores que inevitablemente se cometen en el camino, y de avanzar así hacia un conocimiento cada vez más profundo y confiable.

Desde hace varias décadas se sabe que, por alguna razón, los rinovirus pueden reproducirse (replicarse) más rápidamente, y por tanto causar infecciones, a temperaturas ligeramente inferiores a los 37 grados centígrados del cuerpo humano. La mucosa nasal suele tener una temperatura de entre 33 y 35 grados. Pues bien: resulta que un equipo de investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, comandado por Akiko Iwasaki, decidió investigar el por qué de esta preferencia del virus por el frío.

Investigaciones previas habían mostrado que el efecto del frío parece no depender del virus en sí. Así que Iwasaki y sus colegas decidieron investigar si la causa estaba en el organismo infectado. Usando células de tejido respiratorio de ratón, y cultivando los virus a 33 o 37 grados, hallaron que a baja temperatura la respuesta de las células, que involucra la producción de interferón –una clase de proteínas que hacen que las células cercanas activen diversos mecanismos de defensa contra los virus– disminuyera.

La investigación, publicada en la Revista de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS) el 20 de enero de 2015, demostró así que en efecto, una baja temperatura puede causar que los rinovirus puedan infectar más fácilmente no sólo la mucosa nasal, sino también el tejido pulmonar (de hecho, últimamente se ha hallado que los rinovirus son también importantes en ataques de asma e infecciones pulmonares).

De modo que la ciencia dice, después de todo, que nuestras madres tenían razón. Más vale taparse cuando hace frío: ¡no nos vaya a dar un catarro!

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado previamente en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Kipling, el imperialismo y el relativismo
    Escrito por
    Kipling, el imperialismo y el relativismo Rudyard Kipling siempre ha sido considerado como el abanderado del imperialismo británico. Parece cierto que lo fue y sería absurdo negarlo, pero también es posible que su postura no sea tan trivial como la presentaron y como…
  • "Astorpia"
    Escrito por
    "Astorpia" Astor Piazzolla (1921-1992) goza de la excepcional vecindad de Carlos Gardel si lo buscamos en las bateas de música popular, y de Alberto Ginastera –uno de sus maestros– si lo hacemos en las de la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Josephine Garis Cochrane (1839-1913)
    Josephine Garis Cochrane (1839-1913) Inventora y empresaria estadounidense, creadora del primer lavavajillas funcional. Nació en el condado de Ashtabula (Ohio). Su padre, John Garis, era un ingeniero civil que había participado en la fundación y desarrollo de Chicago (1837),…
  • La historia de un perdedor
    Escrito por
    La historia de un perdedor "... esas andanzas medió enigmáticas de Cervantes, esas huidas imprevistas, tantas vaguedades, zozobras, cautiverios, vienen a trazar como la síntesis biográfica de un perdedor, de un hombre de azarosos lances, casi de un aventurero que,…

Cartelera

Cine clásico

  • La edad de oro de Amblin
    Escrito por
    La edad de oro de Amblin Hasta hace relativamente poco, los años ochenta eran mirados por encima del hombro e incluso despreciados por los cinéfilos de pro y la crítica sesuda. Sin embargo, los que tuvieron la suerte de ser niños…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • H. G. Wells: Cuentos (1894-1921)
    H. G. Wells: Cuentos (1894-1921) La figura de H.G. Wells como padre fundador de la ciencia-ficción moderna es compleja y llena de matices. Introdujo en el romance científico una imaginación retorcida, gótica, inspirada en Mary Shelley o Edgar Allan Poe,…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • En el mar de Pablo Neruda
    Escrito por
    En el mar de Pablo Neruda Imagen superior: Roberto Verzo, CC. "Miles de pequeñas puertas submarinas –escribe Neruda en Reflexiones desde Isla Negra– se abrieron a mi conocimiento desde aquel día en que don Carlos de la Torre, ilustre malacólogo de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC