Datos

Datos Imagen superior: Mikkel Rønne, CC

En la era de computadoras y comunicación en que vivimos, parece fácil distinguir entre la realidad sólida del mundo físico y la realidad virtual del mundo de computadoras, internet y videojuegos.

Alguna vez, para distinguir entre hardware (aparatos) y software (programas), alguien afirmó que "hardware es lo que no se puede enviar por una línea telefónica". El software, en cambio, son sólo datos. Esta distinción sirve también para separar realidad virtual y mundo físico. El universo digital, a diferencia de la naturaleza —formada por materia, átomos—, consiste meramente en datos procesados por computadoras cada vez más rápidas y complejas.

Pero la frontera comienza a borrarse. Utilizamos las computadoras, los teléfonos inteligentes y demás dispositivos para realizar más y más tareas que antes hacíamos con objetos materiales como cuadernos, cintas magnetofónicas o cámaras fotográficas. Hoy hablar de correo, de un escrito, una pieza de música o una imagen ya no es referirse a un objeto material, sino a un archivo digital almacenado en un dispositivo electrónico, que puede ser enviado por internet. No pertenecen ya al mundo de lo material, sino al de lo digital: al ciberespacio.

Y la transformación va más allá: si antes dependíamos de ayudas externas para aumentar o reforzar nuestras capacidades (por ejemplo, libros y libretas para aumentar y mejorar nuestra memoria), hoy nos vamos haciendo cada vez más dependientes de nuestros aparatos digitales para esa misma tarea. Poca gente sabe ya hacer aritmética sin usar calculadora, y casi nadie recuerda números de teléfono de amistades o parientes —muchas veces ni siquiera el propio—, pues confía en que están almacenados en su teléfono celular.

Hoy que podemos traer no sólo nuestra agenda y calendario, sino la enciclopedia completa, libros, fotos, música, películas y hasta el internet en la bolsa del pantalón, la distinción entre nuestro cuerpo físico —y nuestra memoria natural— y estas prótesis informáticas va desapareciendo. ¿Qué pasará cuando surjan los primeros implantes cerebrales que nos conecten directa y permanentemente a internet, y permitan unir distintos cerebros en una sola gran comunidad interconectada, con toda la información al alcance de sus mentes?

Puede sonar inquietante, pero hay que recordar que, en realidad, nunca hemos vivido en ese universo físico del que nos sentimos parte. Aunque nuestros cuerpos forman sin duda parte de él, nuestra mente tiene acceso a ese mundo físico sólo a través de la información que el cerebro recibe a través de los sentidos. En realidad, como dijera el biólogo Richard Dawkins, cada persona vive en una elaboradísima realidad virtual, creada por su cerebro a partir sólo de datos. Al final, quizá las cosas no estén cambiando tanto.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

Más en esta categoría: « Derechos... Sobrenatural »

logonegrolibros

  • La teoría de la relatividad de Urashima
    Escrito por
    La teoría de la relatividad de Urashima Lee mi versión del cuento en:El pescador Urashima En el cuento clásico japonés El pescador Urashima, su protagonista salva a una tortuga, que le invita a visitar el mundo de la reina de los mares. Ambos…
  • Inspire hondo
    Escrito por
    Inspire hondo De mis escasos años como “periodista de cuadra” (redactor de un diario que debía acudir, como cabe, diariamente, a la redacción) me quedaron dos tecnicismos: sequía informativa e inspiración. La primera es la escasez de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El Calendario de las Pastoras
    Escrito por
    El Calendario de las Pastoras Hace diez años estaba en la Biblioteca Histórica Complutense, en el antiguo barrio de la Universidad, en la calle Noviciado de Madrid, terminando la selección de textos que conformaron mi Bibliotheca Magica, la exposición bibliográfica…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Isaac Asimov y la ética de los robots
    Escrito por
    Isaac Asimov y la ética de los robots Manual de Robótica, primera edición, año 2058. Leemos en sus páginas las tres leyes robóticas. "1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El canto del murciélago soprano
    Escrito por
    El canto del murciélago soprano La vida de los personajes que interpretan las sopranos en las óperas está plagada de episodios trágicos y, en algunos casos, absurdos. En La Traviata de Verdi, por ejemplo, el personaje de Violetta, que languidece…