Ciencia y no ciencia

Aunque palabras como “imperialismo” ya no estén de moda, no cabe duda de que la cultura estadounidense ha hecho múltiples imposiciones al resto de los países de América. Una de las más criticadas es esa manía de apoderarse del gentilicio “americanos” para referirse a sí mismos, dejándonos a los demás con el problema de cómo nombrarnos para que no nos confundan con ellos.

Curiosamente, los científicos han sido acusados, en cierto modo, de lo mismo, pues se han apoderado de la palabra “ciencia”. Su significado original es “conocimiento”, pero a lo largo de los últimos siglos ha llegado a ser identificada exclusivamente con una cierta actividad muy bien definida, que muchos relacionan con batas blancas, laboratorios llenos de matraces o computadoras, y publicaciones especializadas en un lenguaje incomprensible (y muy matematizado). Es decir, lo que hacen los químicos, biólogos, físicos y entes similares.

Y sin embargo, hay muchas actividades que podrían disputar la denominación de "ciencias". En primer lugar las llamadas ciencias sociales (historia, sociología, antropología y similares), aunque también a veces las humanidades e incluso disciplinas tan disímbolas como el derecho, la teología o la producción de derivados cárnicos buscan desesperadamente llamarse "ciencias". Hay ciencias de la comunicación, ciencias administrativas y ciencias ocultas. ¿Cuál es la diferencia entre éstas y las ciencias que estudian la naturaleza?

Quizás hay más similitudes que diferencias: una definición amplia de ciencia, tratando de ser inclusiva, destacaría un método racional, basado en la formulación de hipótesis para explicar algún aspecto del mundo a nuestro alrededor, que a continuación serían sometidas a prueba mediante la acumulación de evidencia. La coincidencia (o el desacuerdo) entre evidencia e hipótesis se establecerían mediante argumentación lógica. De este modo, sería tan científica la explicación del arcoiris como una descomposición de la luz por las gotas de lluvia como la de la caída del imperio romano debido a una intoxicación por plomo (pero no es claro cómo podría ser científica una hipótesis sobre la producción de carne o la redacción de leyes...).

Muchas otras disciplinas, sin embargo, insisten en ser ciencias cuando en realidad son sólo conjuntos de ideas confusas o supercherías, sin coherencia interna ni evidencia confiable que las apoye: la creencia en ovnis y la astrología son sólo dos ejemplos. Distinguir a la ciencia seria de estas impostoras no es fácil para el gran público, y varios pensadores han abordado el problema sin llegar a resolverlo en forma definitiva. ¿Y qué hay del método científico y la experimentación, tan característicos de lo que llamamos ciencias naturales? Eso será tema de una próxima colaboración.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Pirandello y Cervantes
    Escrito por
    Pirandello y Cervantes En la introducción a la primera parte del Quijote, Cervantes señala que el libro «...se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y todo triste ruido hace su habitación.» Luigi Pirandello quedó…
  • Las vueltas del gusano
    Las vueltas del gusano El reduccionismo biológico es uno de los fantasmas de la biología moderna (bien lo sabe James Watson). Y sin embargo, al estudiar las bases biológicas del comportamiento animal recordamos que, después de todo,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Sevilla, onírica y eterna
    Escrito por
    Sevilla, onírica y eterna Cuando uno nace siendo hijo de Cristóbal Colón hay que decir que tiene medio camino hecho. Si tu casa es un trasiego de marinos, cosmógrafos y navegantes, hablando todo el día de derroteros y cartularios,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El maestro Kuhlau
    Escrito por
    El maestro Kuhlau Para cualquier estudiante de piano de estos dos siglos precedentes, el nombre de Friedrich Kuhlau (1786-1832) resulta más que familiar, ya que sus estudios han fatigado los atriles de incontables casas y conservatorios. Mucho menos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC