Vacío

Richard Dadd, tras asesinar a su padre en 1843 y ser recluido en un centro psiquiátrico, empleó nueve años en pintar esta extraordinaria composición que ha sido considerada una de las obras más representativas del horror vacui. No parece haber en toda la composición un lugar vacío en el que pueda descansar la mirada.

Richard Dadd, nacido en 1817, fue uno de los muchos pintores y artistas de la época victoriana que estaban fascinados por las hadas y los duendes, de una manera semejante a como los norteamericanos de hoy en día (o los lituanos, aunque por distintas razones) adoran a los ángeles.

El ángel de Uzupis, el más célebre de los ángeles lituanos

Tras estudiar bellas artes y unirse al grupo The Clique, Dadd hizo un viaje a Egipto durante el que pasó siete días y siete noches fumando una pipa de agua (que él llamaba hubbly bubbly) y entonces descubrió que las burbujas en el agua eran un lenguaje secreto, que fue capaz de descifrar. Así le llegó un mensaje del dios Osiris.

Antes de regresar a Inglaterra, pasó por Roma, donde a duras penas pudo evitar atacar al Papa, un acontecimiento que nos recuerda inevitablemente el ataque a la Pietá de Miguel Ángel llevado a cabo por otro artista, el húngaro Lazslo Toth en el siglo XX.

A su regreso a Londres, Dadd fue examinado y el médico recomendó que se fuera internado en un centro de psiquiátrico. Sin embargo, Richard logró convencer a su padre de que sólo tenía que descansar un poco y padre e hijo se fueron al campo. Allí Dadd decidió cumplir las órdenes que le había dado Osiris: mató a su padre y con una navaja y una cuchilla lo desmembró, del mismo modo que Osiris fue desmembrado por Seth. Después regresó a Francia.

Aunque al principio se pensó que Dadd había sido asesinado junto a su padre, el testimonio de su hermano y el descubrimiento de libretas en la casa de Dadd, en las que estaban representados diversos conocidos, todos ellos con la cabeza cortada, hizo que persiguieran al artista, que fue capturado en Francia un instante antes de que degollara a un turista.

Bethlem Hospital, conocido popularmente como Bedlam

Encerrado en el hospital de Bedlam durante veinte años, Dadd inició entonces una nueva carrera artística, cambiando radicalmente de estilo. Nunca explicó por qué Osiris quería que matara a su padre, pero muchos sospechan que la respuesta está en algún lugar de ese cuadro sin vacío que es El golpe maestro del duende leñador. Octavio Paz creyó ver en ese hacha que amenaza partir en dos la avellana la promesa de un golpe que romperá el hechizo en el que se hallan todos los habitantes de ese bosque petrificado que es el cuadro de Dadd:

“El hacha que, al caer, romperá el hechizo que los paraliza, no caerá jamás. Es un hecho que siempre está a punto de suceder y que nunca ocurrirá”. (Octavio Paz, El mono gramático)

Retrato de un joven, por Richard Dadd

El golpe maestro del duende leñador fue pintado con tal delicadeza y maestría que no puede ser apreciado en una reproducción, puesto que está literalmente pintado en tres dimensiones. Algunos de los personajes, como un sátiro que esconde bajo las faldas de dos mujeres casi no puede ser visto a no ser que la persona se mueva alrededor del cuadro. Por ello, el horror vacui no se aplica sólo a las dos dimensiones, sino también a la profundidad.

Escena de bacanal, por Richard Dadd

¿Horror vacui o representación del vacío?

La obra ha estado sujeta a una continua controversia e interpretación. Se ha discutido su carácter autobiográfico, su intención oculta de crítica social y se ha intentado descifrar los códigos ocultos en ella. Incluso, como han hecho Schiffer y Goldstein, se ha negado su adscripción al género del horror vacui u horror al vacío.

Detalle en el que vemos al leñador (tal vez el propio Dadd) y a un enano que podría ser su padre. Aunque el hacha debería descargarse sobre la avellana, para construir un nuevo carro para Mabb, la reina de las hadas, también parece amenazar la cabeza del diminuto y triste ser, que mira asustado.

Richard Goldstein, a partir de la lectura del críptico poema Elimination of a Picture & its subject–called The Feller’s Master Stroke, que el propio Dadd dedicó a su cuadro, concluyó que en la pintura se expresa el vacío, no el horror vacui.

Anne Marie Schiffer se sumó a la tesis de Goldstein, añadiendo un punto de vista científico. En su opinión, el cuadro de Dadd debe ser considerado como una de las mejores expresiones del vacío, no sólo porque, como sostiene Goldstein, el artista llenó el lienzo de objetos y personajes como respuesta a su vacío existencial y su demencia interior, sino porque, más allá de las apariencias inmediatas, en ese cuadro, y en cualquier cuadro, casi todo es vacío. Desde la perspectiva científica, dice Schiffer, hay que distinguir entre apariencia y realidad, entre el fenómeno (lo que vemos) y el númeno (lo que permanece oculto). Aparentemente existe lo sólido, pero en realidad el vacío está en todas partes:

“Todas las cosas están compuestas de átomos. A su vez los átomos están compuestos de núcleos y electrones. El núcleo de un átomo es comparable a la cabeza de un alfiler en una catedral; los electrones a motas de polvo suspendidas en el aire del interior de la catedral. La gran diferencia es que en el átomo no hay ninguna catedral alrededor de todo ese vacío: el espacio equivalente a la catedral es también tan sólo vacío. La consecuencia de todo esto es que cualquier objeto está compuesto en un 99,9 % de vacío.

Por eso, aunque llenemos el espacio de objetos y de materia, seguiremos teniendo tan sólo vacío, como intuyeron, antes que los propios físicos, los artistas del horror vacui” (Anne Marie Schiffer, Consideraciones sobre el vacío en la pintura).

Por estas razones, quizá un poco paradójicas a primera vista, pero comprensibles tanto para un físico como para un psicólogo, en el Museo de los Mundos Posibles hemos considerado que la obra de Richard Dadd es una de las mejores representaciones de esa realidad en la que habitamos que está compuesta, en casi su totalidad, tan sólo de espacio vacío.

El golpe maestro del duende leñador en Tate (Londres)

Elimination of a Picture & its Subject—called The Fellers’ Master Stroke, por Richard Dadd

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: El golpe maestro del duende leñador, de Richard Dadd (1855-1864 , óleo sobre lienzo). Copia del original conservado en la Tate Gallery de Londres

Imagen del ángel de Uzupis: Bernt Rostad. CC BY 2.0.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Un momento cinematográfico
    Escrito por
    Un momento cinematográfico El cine, y también la novela, seleccionan ciertos hechos de la vida real porque le resultan especialmente interesantes o vistosos. La novela lleva haciéndolo desde hace siglos y el cine desde hace más de cien…
  • Archipiélago
    Escrito por
    Archipiélago Había una vez, y sigue habiéndolas, muchas islas en el mundo de la fábula. Se puede hacer un fragmentario y, si se quiere, aleatorio recorrido por ellas, hasta llegar a la de Morel. En embarcaciones…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Sentidos: ¿físicos o químicos?
    Sentidos: ¿físicos o químicos? Entre los científicos, los físicos tienen fama de presumidos. Tal vez sea porque su ciencia fue la primera en quedar firmemente establecida, a partir de los trabajos de Galileo, Newton y demás figuras importantes. (Aunque…
  • Una reflexión mediterránea
    Escrito por
    Una reflexión mediterránea Así que, decís, queréis ser como los Nortistas, ¿verdad? Queréis pareceros a esos países con sistemas de educación pioneros, ¿verdad? La culta Europa... Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Austria... Bien calados los tenían los griegos…

Cartelera

Cine clásico

  • La película de todas las respuestas
    Escrito por
    La película de todas las respuestas “Yo creo en América…” (Francis Ford Coppola y Mario Puzzo en El padrino, 1972) En una de esas estúpidas clasificaciones sobre ¿Cuál es tu película preferida?, no sé en qué puesto estaría, pero de lo que estoy…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC