Respuestas sin preguntas

Respuestas sin preguntas Imagen superior: Sherlock Holmes (Christopher Plummer) y Watson (James Mason) se enfrentan a Jack el Destripador en "Asesinato por decreto" ("Murder by decree", 1979)

Existe alrededor de Sherlock Holmes un terreno para la investigación tan complejo y caótico que resulta difícil presentarlo de manera coherente. Se trata de todas las novelas y relatos en los que aparece Sherlock Holmes pero que no se atribuyen a Arthur Conan Doyle.

En los capítulos anteriores ya me he referido a algunos de los misterios de la vida de Holmes y de su supuesto autor y al esfuerzo de muchos investigadores por desvelar esos enigmas. El problema, como suele suceder cuando se mira algo demasiado detenidamente, es que el intento por encontrar respuestas ha ofrecido pocas y ha planteado nuevas preguntas, mucha confusión y muchos más enigmas.

En esas investigaciones, a veces en forma de ensayo, tiras como novelas o cuentos que añadir al Canon, en ocasiones artículos y en los últimos lustros miles o cientos de miles de páginas de Internet, se dan tantas respuestas que ya resulta imposible recordar cuál era la pregunta.

Muchas de esas historias fueron escritas por contemporáneos del autor del Canon, como Maurice Leblanc, que escribió varios cuentos en los que Holmes se enfrenta a su célebre ladrón Arsène Lupin. En novelas posteriores se ha buscado un tono histórico y pintoresquista que Conan Doyle no dio a su obra, y se ha conseguido relacionar a Holmes con todos los personajes de su época, desde Jack el Destripador hasta Bram Stoker, el autor de Drácula, o al propio conde Drácula; desde Oscar Wilde a Lovecraft.

sherlockstudyinterror

Imagen superior: "Un estudio en terror" ("A Study in Terror", 1965), de James Hill, presenta a Holmes (John Neville) y a Watson (Donald Houston) resolviendo el caso del Destripador. El guión fue luego convertido en novela por Ellery Queen y Paul W. Fairman.

También se han sugerido todo tipo de teorías, que Holmes era un extraterrestre o que era Jack el Destripador, o que el Destripador era Watson, pues era médico y, por lo tanto, capaz de cortar con un bisturí con la precisión de un cirujano… Además, Jack escribía junto a los cadáveres una W (de Watson) o, si se mira desde el otro lado, una M, de Moriarty, el archienemigo de Holmes.

También, por cierto, se ha llegado a acusar al propio Conan Doyle de ser Jack el Destripador, lo que no es ni mucho menos disparatado, o al menos no es lo más disparatado.

sherlockwatsonripper

Imagen superior: el Destripador tiene un sospechoso parecido con alguien muy conocido

En No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, acepté partir de un supuesto arriesgado,  según el cual Sherlock Holmes es una criatura de ficción creada por Arthur Conan Doyle. Esa opinión es contraria a la de casi todos los expertos holmesianos, de los que espero su comprensión, porque el enigma principal que intenté aclarar en el libro es por qué una criatura de ficción ha llegado a figurar en la historia y los anales de tantas ciencias y profesiones como si se tratara de una persona real. Como es obvio, el que Conan Doyle escribiera o no las aventuras no nos dice nada acerca de la existencia real o ficticia de Sherlock Holmes.

Aquí seguiré la hipótesis más aceptada entre los holmesianos o sherlockianos, es decir que Conan Doyle no escribió las obras del célebre detective, y me sumergiré en el proceloso mundo de los pastiches.

[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Arthur Conan Doyle visita el Más Allá
    Escrito por
    Arthur Conan Doyle visita el Más Allá Aunque, tras resucitar a Sherlock Holmes, Arthur Conan Doyle ya no pudo librarse de su detective, al menos sí fue espaciando la publicación de sus aventuras, lo que le permitió  desarrollar en paralelo su faceta de…
  • El arte de pensar
    Escrito por
    El arte de pensar A Roland Barthes le tocó atravesar densas zonas del pensamiento francés del siglo XX: el existencialismo, el sociologismo, el estructuralismo, el lacanismo. Si se me olvida alguna, añádala el lector. Barthes, sin dejar de aprovecharse…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La historia de la mitocondria ladrona
    La historia de la mitocondria ladrona Las mitocondrias son esos organelos subcelulares que, como nos enseñan en la secundaria, proporcionan energía a la célula. (No la “producen”, sino que la liberan en forma utilizable, al ayudar a oxidar los alimentos, y la…
  • Veritas temporis filia
    Escrito por
    Veritas temporis filia Yo tenía 16 años cuando se estrenó Lady Jane. Los mismos 16 años que Jane Grey, protagonista de la película, tenía cuando fue ejecutada en la Torre de Londres, tras un brevísimo reinado de nueve días. Nine…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Victor Herbert, un inventor del glamour
    Escrito por
    Victor Herbert, un inventor del glamour El escritor argentino Manuel Puig decía que el glamour de Hollywood provenía de la Europa Central anterior a la guerra de 1914 y que bastaba con comprobarlo viendo la iluminación nocturna de Budapest. Podría agregarse…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC