Los siete velos del conocimiento

Los siete velos del conocimiento Imagen superior: Kiarras, CC

La semana pasada hablé de la cortina acusmática, tras la que los discípulos menos apreciados por Pitágoras tenían que escuchar sus demostraciones geométricas, sin poder ver los trazos ni las figuras.

También conté el moderno uso de esa cortina, en este caso para impedir que los directores de orquesta vieran a los candidatos y así no fueran dominados por sus prejuicios (casi siempre machistas). Era un buen ejemplo de cómo en ocasiones se juzga e incluso se percibe mejor reduciendo la información.

Hoy quiero examinar un caso en el que se nos ofrece más información y eso nos hace saber menos, a pesar de que tengamos la poderosa sensación de que cada vez sabemos más.

Me refiero a esas situaciones en las que un desconocido nos ofrece datos que, en principio, nos permiten empezar a conocerle un poco mejor. Datos como la edad, la nacionalidad, la ciudad en la que ha nacido, su estado civil o su situación sentimental.

En apariencia cada uno de estos datos nos permite ir trazando un retrato cada vez más preciso de un desconocido, pero eso está muy lejos de resultar tan evidente como parece a primera vista. En el capítulo “¿Quién es Silvia?”, de mi libro Nada es lo que es, me referí a esas secciones que a veces aparecen en periódicos y revistas en las que vemos la fotografía de un desconocido y su opinión acerca de algo. Junto a la fotografía, se añaden dos o tres datos supuestamente informativos, como su nombre, su edad y su profesión.

¿Para qué sirven esos datos? Se supone que para que dispongamos de mejor información para juzgar la opinión que se nos da a continuación: no es lo mismo que un diseñador nos diga que detesta Las Meninas de Velázquez a que nos lo diga un albañil; no es lo mismo que un médico opine acerca de la última obra del arquitecto Rafael Moneo a que lo haga una peluquera. O eso es lo que nos parece a primera vista, porque en cuanto nos dan dos o tres datos nuestra máquina de prejuzgar se pone en marcha y es imparable:

Vemos a un obrero y le aplicamos las características que creemos que tiene los obreros. Obsérvese que he dicho “creemos” y no “sabemos”, porque la mayoría de las veces tampoco sabemos realmente cómo es ese grupo observado, así que comparamos a un individuo desconocido con una construcción mental también basada en prejuicios. (Nada es lo que es)

Aquel diseñador que nos dijo que detestaba Las Meninas, se convierte, en virtud de este único acto, en el representante de todos los diseñadores, y empezamos a dudar si no deberíamos también nosotros detestar el cuadro de Velázquez (si es que queremos estar a la última). Pero a lo mejor resulta que ese diseñador pertenece al pequeñísimo porcentaje de loas personas que, además de ser diseñadores, detestan Las Meninas. Quizá el resto de diseñadores aman Las Meninas. Pero la selección de la opinión y el dato de la profesión nos hacen establecer nexos imaginarios acerca de la relevancia de una opinión.

Lo mismo sucede con el albañil. Es obvio que nuestro primer impulso es pensar: “Claro, el pobre no entiende el arte”, cosa que no se nos ocurre pensar con el diseñador. Pero el problema de estos datos desinformadores no consiste sólo en que enseguida ponemos en marcha las ideas comunes acerca de diseñadores, albañiles, médicos y peluqueras, sino en que, además, muchos de esos prejuicios son personales e intransferibles. Es decir, no es que estén extendidos en la sociedad, sino que están en el cerebro de cada uno de nosotros.

Cuando alguien nos dice su edad enseguida asociamos ese dato a otros que nos permiten, en apariencia, conocer a esa persona, pero esa es una sensación engañosa, porque con lo que comparamos esa información que nos han dado no es con una fiable base de datos que contiene toda la información relevante acerca de las personas de esa edad, sino tan sólo con la modesta base de datos de nuestra experiencia personal. Comparamos a esa persona con aquellas otras que conocemos que coinciden en edad, o en profesión, o en tipo de trabajo. Lo más probable es que esa comparación ni siquiera se establezca con todas las personas que conocemos coincidentes, sino tan sólo con dos o tres que, por alguna razón subjetiva, caprichosa o puramente azarosa, hemos asociado con la persona que tenemos delante.

En mi trato con desconocidos, prefiero no poner en marcha su fabulosa máquina de prejuicios, así que evito, en la medida de lo posible, revelar esos seis o siete datos que todo el mundo parece considerar como indispensables para hacer un retrato robot: edad, nacionalidad (o ciudad de origen), preferencias sexuales, estado civil o sentimental, tendencia política. Siete datos que sirven para hacer una ficha rápida de la persona que tenemos delante. Siete datos que son como siete velos que, más que mostrarnos a un desconocido, lo que hacen es ocultarlo.

Decir la edad o las preferencias sexuales es un velo o una cortina que quizá no oculta, pero que sí tiñe lo que vemos con el color de nuestras experiencias pasadas y nuestros prejuicios presentes.

Creemos conocer, obtenemos la satisfacción de ver cómo nuestras intuiciones van dando en el blanco, pero hemos hecho el viejo truco de disparar primero la flecha y después pintar la diana: las futuras satisfacciones o decepciones estarán inevitablemente ligadas a esa primera impresión que fabricamos a través de los datos de una ficha policial.

Me atrevo a pensar que es mejor ver las cosas y las personas que tenemos delante en vez de intentar reducirlas a cómodas, confortables y tranquilizadoras fichas policiales. No sólo es mejor, también es mucho más interesante.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Meterse en la película
    Escrito por
    Meterse en la película Contaba Truffaut: “Sentía una imperiosa necesidad de meterme de lleno en las películas, cosa que lograba acercándome más y más a la pantalla para abstraerme de la sala.” A mí me pasa lo mismo, incluso…
  • El canon de Bloom
    Escrito por
    El canon de Bloom Kanon llamaban los griegos a un tallo, una varita y también a la regla y la norma, porque las varitas sirven para medir, para regular. Los latinos extendieron las acepciones y llamaron canon a las…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Lo que la ciencia no puede dar
    Lo que la ciencia no puede dar En 2002, científicos de la Universidad de Nueva York crearon un virus “artificial” de la polio a partir de la secuencia de su genoma publicada en Internet, usando ADN fabricado en máquinas automáticas. Esta investigación,…
  • El pájaro Max y el caballo Leonora
    Escrito por
    El pájaro Max y el caballo Leonora Será en View, en el monográfico que esta revista dedicó a Max Ernst (marzo/abril de 1942) donde Leonora reúna, por última vez, la iconografía que ambos amantes habían tomado como suya propia. Ese lenguaje secreto…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Une petite cantate", de Barbara
    Escrito por
    "Une petite cantate", de Barbara El primer disco que grabó Barbara se llamaba Barbara à L'Écluse (Pathé Marconi / La voix de son maître, 1959). L'Écluse era el pequeño club donde cantaba desde 1958. En 1961 empezó  a acompañarla al…
  • Beethoven: revolución en la sinfonía
    Escrito por
    Beethoven: revolución en la sinfonía Forma clásica por excelencia, hija de la sonata y madre de la obertura, la sinfonía fue tratada con extrema formalidad durante el siglo XVIII: Haydn, Mozart, Boccherini y suma y sigue. En sus cuatro movimientos,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC