La prostitución masculina en los mitos armenios

La prostitución masculina en los mitos armenios Imagen superior: la muerte de Semíramis, imaginada por el pintor Augusto Valli (1867-1945)

Es frecuente encontrar en los relatos mitológicos ejemplos de la prostitución sagrada femenina, especialmente en relación con las culturas mesopotámicas: Sumer, Babilonia o Asiria.  No es tan frecuente, creo, ver ejemplos de prostitución masculina,  excepto si consideremos que pertenecen a esta categoría mitos como los de Ganímedes, el escanciador de Zeus.

En los mitos de origen armenios se encuentra un ejemplo de prostitución masculina, aunque no exactamente sagrada, que también muestra el ingenio de una reina que era, precisamente, asiria, la reina Semíramis, uno o de los más interesantes personajes de la historia y la mitología, de la que se decía que había construido o reconstruido Babilonia, o al menos sus murallas, o al menos sus Jardines Colgantes, una de las siete maravillas de la antigüedad.

El coprotagonista de la historia es Ará  Gel‘etsik (Ará “el Hermoso”).

Movsés Jorenatsí relata lo siguiente: Ará, como indica su apodo, era muy hermoso, además de un gran rey que heredó los dominios de su padre Aram. Resultó, sin embargo, que la célebre reina Semíramis se enamoró de él.

Semíramis, llamada Sharimam por los armenios, “impura y lúbrica”, espero a la muerte de su esposo, el rey Nino (aunque otras versiones dicen que huyó a Creta) para pedir a Ará que se uniera a ella y se convirtiera en el nuevo rey de Asiria. Cuenta Sebeós:

“Y Shamiram, esposa de Nino, monarca de los asirios, cuando oyó acerca de la belleza de Ará quiso tenerlo como amigo, para que cumpliera su voluntad con prostitución, porque la fama de su belleza la había inflamado de terrible lujuria. Pues ningún varón de bello rostro como él se encontraba en aquellos días; le envió mensajeros con presentes y lo invitó a su lado, en Nínive. Y Ará no aceptó sus regalos ni se comprometió a ir a Nínive, junto a Shamiram”.

Ante la negativa de Ará, la reina reunió un ejército y marchó contra el país de los armenios, pero:

“Por lo que podía deducirse de su rostro, se apresuraba no tanto para matarlo o derrotarlo, sino para conquistarlo o tenerlo en sus manos, a fin de saciar su deseo”.

Lamentablemente para su lujuria, aunque ordenó a sus soldados que evitasen matar a Ará, el rey armenio murió en el combate:

“Después de la victoria, la dama envió saqueadores de cadáveres al lugar de la batalla para que buscaran a su amado entre los cuerpos. Hallaron a Ará entre los valientes muertos. Ordenó que lo colocaran en la terraza de su palacio”.

Después proclamó:

“He ordenado a mis dioses que laman sus heridas y él resucitará”.

Laprostitucionelcuerpo

El cuerpo de Ara es entregado a Semíramis

Sin embargo, el cadáver comenzó a corromperse. Entonces Shariman hizo que uno de sus amantes se vistiese como Ará y difundió la siguiente noticia:

“Lamiendo y reviviendo a Ará, los dioses cumplieron nuestro deseo, por lo que de ahora en adelante ellos son más dignos de ser adorados y glorificados por nosotros, por habernos complacido y cumplido nuestra voluntad”.

Al parecer, los armenios creyeron estas noticias y pensando que su rey había resucitado y permanecía junto a la reina, depusieron las armas.

Laprostitucion3

Semíramis contempla el cadáver de su amado en este cuadro de Vardges Sureniants (1860-1921).

Se percibe tras este mito un trasfondo histórico interesante de las relaciones entre Armenia y Asiria, que quizá valdría la pena investigar, porque aunque durante mucho tiempo se pensó que la reina Semíramis era una invención de los historiadores griegos, hoy en día historiadores y arqueólogos tienden  a dar cada vez más importancia a este fascinante  personaje, que quizá influyó bastante en la historia del mundo e incluso en algunas costumbres tanto en Oriente como en Occidente, como la castración de los eunucos.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • La sociedad abierta de Bertrand Russell
    Escrito por
    La sociedad abierta de Bertrand Russell He querido combinar en el título de este artículo el concepto de sociedad abierta de Karl Popper, con la figura de otro filósofo, Bertrand Russell. De este modo, aparecen juntos, por un lado, uno de…
  • Pour Ravel
    Escrito por
    Pour Ravel De Ravel se cuenta que, estando de visita en la ciudad marroquí de Fez, y observando una de las construcciones típicas del lugar, exclamó: “El día en que yo escriba una música árabe, será mucho…
  • Transgénicos, riesgos y mitos
    Transgénicos, riesgos y mitos Desde que en 1818 la escritora inglesa Mary Shelley publicó su novela Frankenstein o el moderno Prometeo, el mito del científico como un ser cuya ambición de conocimiento lo lleva a desencadenar fuerzas que salen de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • "Niágara" (1953). Inocencia trágica
    Escrito por
    "Niágara" (1953). Inocencia trágica Tomo prestado este título que Agatha Christie usó en una de sus mejores novelas para encabezar el artículo sobre Niágara, una película extraña, extrema, exageradamente llena de emociones. Y, aunque la chica es alguien que…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Blondie: "Eat To The Beat" (1979)
    Escrito por
    Blondie: "Eat To The Beat" (1979) En 1979 Debbie Harry, Chris Stein y compañía ya se habían dado cuenta de su verdadero potencial. Una vez abandonando el rock puro para recurrir a una paleta más diversa, el plan de ataque de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La evolución de los “ositos de agua”
    Escrito por
    La evolución de los “ositos de agua” Se presenta la primera filogenia morfológica de la clase Eutardigrada incluyendo todos sus géneros. Una investigación del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) [publicada en agosto de 2013] muestra el elevado nivel de homoplasia en…