La fidelidad de la tradición

La fidelidad de la tradición Imagen superior: Fusion of Horizons, CC

La poca fidelidad de la transmisión de las ideas mediante la tradición es algo que mucha gente desconoce. Son mayoría los que todavía creen que hay costumbres ancestrales que se trasmiten fielmente durante siglos. Pero, aunque desde un punto de vista intuitivo parecería que las tradiciones mantienen ideas, canciones y recuerdos durante siglos, lo cierto es que eso apenas sucede y que los cambios y novedades en lo que se llama la tradición son constantes.

La tradición, en la mayoría de los casos, tiene entre cien y doscientos años, aunque a veces se conservan recuerdos de hace muchos siglos pero tan cambiados que se hacen casi irreconocibles, como los “ogros” de lo cuentos infantiles, que proceden del miedo a los “húngaros” o la canción “Mambrú se fue a la guerra” que procede del Duque de Malborough y la batalla de Malplaquet en 1709 entre británicos y franceses.

Aunque es frecuente que se aluda a cantos y poemas que “se han trasmitido fielmente a través de los siglos”, cuando el tema se ha estudiado con algo de rigor y seriedad la conclusión ha sido la contraria: las tradiciones cambian constantemente, incluso de una generación a otra. La cultura oral se transforma más que la cultura escrita.

En una ocasión se hizo un estudio antropológico acerca de cantos tradicionales que procedían “de la lejana prehistoria”. Cincuenta años después, se repitió el estudio y aquellos cantos habían sufrido grandes modificaciones. ¿Cuáles eran ahora los cantos que procedían de la prehistoria?

Hasta el descubrimiento de la imprenta, la copia de textos era manual, por lo que los cambios se producían también con más facilidad, cosa que han confirmado las investigaciones en las que se ha podido comparar manuscritos copiados en distintas épocas.

Con la imprenta, los errores en las copias se redujeron, pero es posible que vuelvan a aumentar con Internet, puesto que somos muchos, me temo, los que citamos textos en Internet, a veces no con demasiada exactitud, con lo que al final habrá que recurrir a ediciones princeps en Internet (quizá ya existan).

[Publicado en 2008]

Nota en 2013

No sé a qué ejemplo me refería de cantos trasmitidos desde la prehistoria, pero sé que leí algo acerca del tema. También se podría mencionar aquí sin duda a Milman Parry y sus célebres investigaciones entre los cantores serbios. Su discípulo Albert Lord siempre dijo, en polémicas con Walter Ong, John D. Smith y otros autores, que los métodos de memorización y tradición oral producían constantes cambios y variaciones, no sólo con el paso de los años, sino incluso entre recitadores o cantores coetáneos.

Como bien dice la frase tradicional: “Scripta manent, verba volant” (lo escrito permanece, lo hablado vuela”, es decir, lo hablado se trasforma, cambia, está vivo.

En lo que se refiere a esta cultura que ahora vivimos, nacida de internet, los ordenadores y el mundo digital, no encaja plenamente ni en la definición oral ni en la textual. Es por eso, que contradiciendo a McLuhan, inventé la nueva frase latina: “Bytia volant et manent” (“Los bits vuelan y permanecen”), que se ejemplifica en el signo que Samuel Velasco creó para mi libro El guión del siglo 21.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La zoología y el conejo de Playboy
    Escrito por
    La zoología y el conejo de Playboy La clasificación zoológica de este conejo tiene, si no un título de nobleza, al menos su tarjeta de visita. ¿Qué es esta criatura? Para la mayor parte de los lectores y de los aficionados al…
  • ¿Creación vs. evolución?
    Escrito por
    ¿Creación vs. evolución? Las paredes del Museo de Ciencias Naturales del Colegio de San José de la Salle, en Medellín Colombia están adornados con una interesante serie de murales alusivos. El mural central, basado en gran medida en…
  • Ventanas que hablan
    Escrito por
    Ventanas que hablan De mis clases escolares de literatura recuerdo un tema que se comentaba una y otra vez, no sé si por afición de mis profesores o debido a que repetí el mismo curso varias veces: me…

ECOCULTtejon

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Ingeniería biológica
    Ingeniería biológica Durante los últimos 60 años, los biólogos moleculares han sido –quizá– el grupo de científicos más audaces y creativos. A partir del descubrimiento de la doble hélice del ADN, en 1953, y de las herramientas que…
  • La mujer que dejó a Picasso
    Escrito por
    La mujer que dejó a Picasso "Soy la única mujer que dejó a Picasso, la única que no se sacrificó al monstruo sagrado. Soy la única que aún está viva para contarlo. Después de todo, mire lo que les ocurrió a…

ECOCULT041

ECOCULTdinosaurio

Cartelera

ECOCULTcaballo

Cine clásico

  • Hacerse un “tennessee”
    Escrito por
    Hacerse un “tennessee” Blanche Dubois es una mujer madura que pertenece a una rancia familia del sur venida a menos. Las circunstancias de su vida la llevan a tener que vivir en Nueva Orleáns con su hermana pequeña,…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Entre Mozart y Gluck
    Escrito por
    Entre Mozart y Gluck Como antes Lully, Haendel o Gluck, recordando sólo a los que lograron que sus obras basadas sobre la Jerusalén conquistada de Tasso sobrevivieran al paso del tiempo, Giuseppe Sarti compuso para la inauguración del Teatro…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1