Libros de feria

Libros de feria Imagen superior: Feria del Libro de Madrid (UNED, CC)

La feria del libro se instala en un parque del Retiro exaltado por la primavera: las lluvias generosas, el sol implacable, el cielo alto de Madrid despolucionado por el viento, matorrales bajo los arboles, flores. También, familias con niños y curiosos que se asoman a ese mundo del libro.

Para el visitante habitual de librerías, la feria no es, precisamente, el lugar óptimo de examen. Sólo tiene la ventaja de acercar a la capital las numerosas editoriales de provincias, generalmente oficiales y de mala distribución, que ocultan sus minuciosas pesquisas y sus rarezas ilustradas. Por ejemplo: los relojes del Principado de Asturias, las últimas excavaciones en la Alcudia de Elche, el ensanche de Valladolid durante la segunda mitad del XIX...

En cientos de casetas, más algunos pabellones, hay materiales para atracar al más glotón, en tanto los caminantes empiezan a levantar arenosas polvaredas y el sol sube sobre las cabezas de los curiosos.

Frente a esta estrechez del mercado, la agresividad de una industria potente se convierte en sustituto del gusto literario. Más que escribir, en España se tiende a fabricar una textualidad cambiante cada semestre, según las exploraciones del marketing. Junto con ello, los medios visuales de difusión –semanarios ilustrados, televisión, internet– han impuesto la necesidad de que también los escritores tengan “imagen”, a veces aun antes de tener una obra.

Ambos extremos –la lectura dirigida y el culto de la imagen– han enrarecido al mundo literario, empujándolo a las orillas del espectáculo, para el cual esta pobremente dotado. Una esquina peligrosa.

De algunas casetas, de su penumbra, emergen figuras de escritores que esperan el momento de autografiar ejemplares. Recuerdan a las fieras de los antiguos zoológicos, como el que funcionó en estos mismos espacios del Retiro. La ferocidad enjaulada y clasificada se convierte en una miniatura de la Naturaleza.

Hay multitudes visibles ante pocas casetas: las de algunos escritores que no suelen merecer consideración crítica o las de recortables para niños. Siguiendo las normas del marketing, habiéndose averiguado que los niños motorizan el consumo familiar, se les ofrecen libros y otros objetos gráficos. No reciben directivas de unos padres que, en general, no tienen la costumbre de leer, sino que proponen en qué gastar el excedente doméstico.

Mientras tanto, crecen lentamente los índices de lectura en la perezosa España posindustrial, que ha pasado, con excesivo vértigo, de la escasez y el predominio de la población rural al consumismo y la avalancha televisiva, sin conocer un largo tiempo de imperialismo del libro.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en la revista Vuelta. El texto aparece publicado en Thesauro Cultural con el permiso de su autor. Reservados todos derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Darwiniana
    Escrito por
    Darwiniana «Como ni el disfrute de la música ni la capacidad para producir notas musicales son facultades que tengan la menor utilidad para el hombre (…) deben catalogarse entre las más misteriosas de las que está…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Espiar los sueños
    Espiar los sueños En su película Hasta el fin del mundo (1991), Wim Wenders imagina un aparato que permite visualizar lo que otra persona ve o ha visto, incluso sus sueños. Y es que, a diferencia de los impulsos nerviosos que…
  • Política de gestos
    Escrito por
    Política de gestos En 1570 Felipe II convoca y preside las únicas Cortes de Castilla celebradas fuera de Madrid, Valladolid o Toledo, sus ubicaciones habituales. Y el lugar elegido no es, de ninguna forma, casual. El señor del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El gigante de los ríos de Marruecos
    Escrito por
    El gigante de los ríos de Marruecos En la tercera entrega de la saga de películas de Parque Jurásico, el tiranosaurio es desbancado de su sitio de honor como el dinosaurio más temible por un extraño contendiente, un enorme animal con unas impresionantes…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC