La cortina de Pitágoras

La cortina de Pitágoras Imagen superior: "Pitagóricos celebrando el amanecer", de Fyodor Bronnikov, (1827-1902)

El origen del artilugio llamado la cortina acusmática se atribuye al legendario filósofo griego Pitágoras, quien nació en Samos, al menos en una ocasión. La creencia en la rencarnación justifica el aparente absurdo de la frase anterior. Pitágoras presumía de haber vivido varias vidas, algunas como hombre, otras como mujer.

Se dice que en las llanuras de Troya había sido el guerrero Euforbo, herido por el rubio Menelao. Lo que hace mucho más interesante la reencarnación de Pitágoras es que, además, Pitágoras recordaba perfectamente sus otras vidas, porque le había pedido ese don a Hermes, de quien también había sido hijo en una ocasión. Es razonable pensar que después de vivir varias vidas, Pitágoras pudo observar ciertas regularidades en la naturaleza, que le hicieron aficionarse a la matemática y exclamar: “¡Todo es número!”.

En su encarnación más conocida, o al menos la que nosotros conocemos, Pitágoras fundó una secta que se ocupaba al mismo tiempo de la política y la geometría. Entre sus seguidores había dos variantes: los matemáticos y los acusmáticos. Los matemáticos o conocedores podían escuchar y presenciar las demostraciones de su maestro y ver cómo trazaba las figuras de teoremas como el que lleva su nombre. Los acusmáticos (oyentes) no podían ver las demostraciones, sino tan sólo escucharlas tras una cortina.

lacortina2

La voz impresionante del mago de Oz

El curioso método de Pitágoras sirve para describir en cinematografía y otras disciplinas la situación en la que escuchamos un sonido pero no conocemos su origen o su causa. Un ejemplo es la voz del mago en la película El mago de Oz: aunque escuchamos una y otra vez la poderosa voz en la Ciudad Esmeralda, hasta casi el momento final no lo vemos en persona, y entonces decubrimos que no es lo que aparenta, porque en realidad es un tipo más bien insignificante que, escondido tras una cortina, emplea poderosos altavoces para infundir temor y respeto.

Un sonido acusmático, en definitiva, es aquel sonido cuyo origen se desconoce. Michel Chion ha escrito excelentes páginas acerca de su uso en el cine.

Malcom Gladwell cuenta un curioso caso que se parece mucho al de El mago de Oz. Resulta que en la República Federal Alemana la cortina acusmática o pitagórica fue utilizada, pero no para que los alumnos no vieran al maestro, sino más bien al contrario, para que el maestro, en este caso los directores de orquesta, no vieran a los alumnos. La razón era que se había observado que en las pruebas para contratar nuevos instrumentistas había un curioso sesgo en contra de las mujeres candidatas cuando se trataba de instrumentos de viento que requerían poderosos pulmones. Los directores de orquesta apenas elegían a mujeres, y lo justificaban porque les parecía que el sonido que extraían de su instrumento no era comparable al de los hombres. Las autoridades musicales, al advertir lo descompensado de la estadística entre hombres y mujeres, llegaron a la conclusión de que era necesario garantizar la objetividad de las audiciones, así que situaron una cortina separadora, para que el director no viese al ejecutante. Tal como se sospechaba, a partir de ese momento los resultados se equilibraron y comenzaron a seleccionarse mujeres intérpretes de instrumentos de viento para las orquestas alemanas.

El lector o lectora ya se habrá dado cuenta de la gran utilidad de la cortina acusmática, que es la de protegernos de nuestros prejuicios e ideas preconcebidas. También, por supuesto, de nuestras intuiciones, porque es seguro que, antes de que se emplease la cortina acusmática, los directores estaban seguros de que escuchaban algo claramente inferior cuando el candidato era una mujer y prueba tras prueba, es seguro que su intuición les diría cada vez con más claridad que si se encontraban ante una mujer con un trombón aquello no iba a funcionar. Resulta bastante paradójico, en consecuencia, que un poco menos de información nos permita conocer mejor algo, en este caso, al ser capaces de escuchar el sonido real y no los prejuicios que habitan en el interior de nuestro cerebro y que se despiertan al añadir el sentido de la vista a una prueba de sonido.

En una ocasión me vi en una situación parecida cuando dirigí un programa juvenil de humor. El creador del programa tenía que leer los guiones para aprobarlos o sugerir cambios, que siempre eran muy atinados. Sin embargo, cuando el guión estaba firmado por una mujer, su valoración solía ser más negativa que cuando se trataba de un hombre. Alguna vez incluso me comentó que a las mujeres no se les daba muy bien el humor y que a sus guiones “les faltaba fuerza”. Al darme cuenta de esto, decidí emplear un método semejante a la cortina pitagórica: reduje la información. En este caso, comencé a enviarle los guiones sin firma, de tal modo que no supiera si lo había escrito un hombre o una mujer. A partir de ese momento la cosa empezó a equilibrarse entre las valoraciones otorgadas a unos y a otras. Como es obvio, no había por su parte ninguna mala intención, pero al leer un nombre de mujer su experiencia pasada, sus ideas aprendidas (fueran ciertas o no) y sus prejuicios inevitables se ponían en funcionamiento.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Los ritos del fútbol
    Escrito por
    Los ritos del fútbol El estío es vago, como decía Ortega. De contornos inciertos, haragán, presto a la divagación. Me echo a andar por la ciudad hacia el atardecer. Carguemos las tintas: el anochecer. Ya en plena tarde, al…
  • Usar a los animales
    Usar a los animales El ser humano siempre ha convivido con animales. No sólo los silvestres y los de caza, sino los que domesticó mientras iba volviéndose humano. Por muchos siglos se asumió que estaban ahí para…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El precio de la independencia: el olvido...
    Escrito por
    El precio de la independencia: el olvido... "¿A qué se debe el desconocimiento en que hoy se tiene a Juderías? Quizás al hecho de que en vida no estimó necesario pertenecer a ningún partido o grupo de interés claramente identificable. Hombre independiente,…

Cartelera

Cine clásico

  • El traje blanco de Henry Fonda
    Escrito por
    El traje blanco de Henry Fonda Reginald Rose imaginó un espacio claustrofóbico, una pequeña habitación con dos ventanas que no abren bien. Imaginó el día de más calor del año, una inminente tormenta y un ventilador sin funcionar. El aire del…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Cuando "Poliuto" volvió a Bérgamo
    Escrito por
    Cuando "Poliuto" volvió a Bérgamo En su día, llegaron crónicas registrando la tempestuosa velada donizettiana que tuvo lugar en el teatro de Bérgamo que lleva con justicia el nombre del compositor local con un Poliuto (septiembre de 2010), que regresaba…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC