El futuro en el presente: retroproyección futura

El futuro en el presente: retroproyección futura Imagen superior: en la película “Looper” se emplea un método semejante a la retroproyección futura.

Hace muchos años aplicaba, y todavía lo hago en ciertas situaciones, un método que es muy semejante a la prognóstica aplicada, esa ciencia que se ocupa de la predicción del futuro. Mi método también tiene similitudes con el análisis premortem y con los obituarios del marketing, como el de Coca-Cola.

Es algo que podríamos llamar “retroproyección futura” y que se podría definir como recordar el futuro desde el presente.

El método consiste en situarse en un hipotético futuro e imaginar cómo se recordará el presente que estamos viviendo, qué pensaremos entonces acerca de las líneas de acción que estamos llevando a cabo ahora, de las decisiones que estamos tomando en este momento.

En definitiva, cuando me encuentro en una situación que me hace difícil encontrar soluciones, inicio un ejercicio de prognóstica o proyección futura y me digo a mí mismo: “Cuando transcurran unos cuantos años y piense en este momento y en estos problemas, ¿a qué conclusiones llegaré?”. Me dedico a imaginar, en definitiva, a mi yo del futuro reflexionando acerca de los errores del yo del presente y expreso las conclusiones de ese yo futuro, por ejemplo, de esta manera: “Entonces no me daba cuenta de que no era tan difícil dejar el trabajo y cambiar de profesión”, o cualquier otro planteamiento semejante.

La razón de que aplicase este curioso método es que ya había observado que tenemos las cosas bastante claras cuando examinamos desde el presente el pasado, no solo por la razón obvia de que ahora disponemos de más información que entonces y sabemos cómo acabó todo, sino también porque podemos juzgar desde cierta distancia, con otra perspectiva y, en especial con menos implicación emocional. Eso nos permite examinar con serenidad y mayor objetividad una situación pasada. La conclusión suele ser que casi siempre existían otras posibilidades o líneas de acción que no supimos, no quisimos o no pudimos ver entonces.

Probablemente también llegué a este método aplicando un razonamiento inductivo que me ha servido en muchas ocasiones para desdramatizar las situaciones:

“Ahora que estás desesperado, deprimido o angustiado recuerda todas las veces que has estado en una estado anímico semejante o en situaciones igual de preocupantes… ¿cuántas de esas situaciones tuvieron consecuencias irreparables?”.

La respuesta a esta pregunta suele ser: “Pocas o ninguna”. Casi nunca pasa nada terrible o irreparable. Es cierto que a veces hemos tomado decisiones que son irreversibles, como una ruptura amorosa definitiva, pero, incluso en estos casos, con el paso del tiempo llegamos a considerar que sucedió algo inevitable, o al menos que podemos seguir viviendo a pesar de ello.

Es verdad que en algunas ocasiones no nos hemos recuperado nunca del todo y que el dolor todavía nos afecta en ciertos momentos, pero, si somos sinceros, esos casos son muy pocos, tal vez dos o tres, quizá cinco o siete. Sin embargo, lo más probable es que hayamos estado deprimidos decenas o cientos de veces. El porcentaje de consecuencias verdaderamente dramáticas suele ser mucho más pequeño de lo que creemos de manera intuitiva.

Este método inductivo, semejante al que consiste en pensar que si algo sucede a menudo lo más probable es que siga sucediendo (por ejemplo, que el sol saldrá mañana como ha salido durante miles de días de nuestra vida), nos hace concluir que los problemas que ahora nos angustian se acabarán resolviendo de alguna manera y que existe una muy pequeña probabilidad de que no se resuelvan: el sol seguirá saliendo durante miles de días, aunque es cierto que algún día no saldrá, al menos para nosotros y para quienes habiten en el planeta Tierra cuando el Sol colapse.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • El juez Falcone
    Escrito por
    El juez Falcone Giovanni Falcone nació en Palermo en 1939. Era, pues, siciliano y conocía muy bien el carácter de su tierra y de los mafiosos. Ya había colaborado en investigaciones acerca de la mafia, pero estaba lejos…
  • El espejo que soy me deshabita
    Escrito por
    El espejo que soy me deshabita A lo largo del tiempo y a lo ancho de la historia, los hombres vamos pasando sin posibilidad de volver a pasar. Esto hace a la belleza del instante como único, ese instante que Fausto…
  • El caballero del cerebro
    El caballero del cerebro Conocí a Oliver Sacks (como lector; nunca tuve el privilegio de verlo en persona) gracias a… no sé. Quizá leyendo reseñas de su libro más famoso: El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Dios y la ciencia
    Dios y la ciencia Es tan bien conocida la anécdota del matemático Pierre Laplace, cuando le contestó a Napoleón que la hipótesis de Dios “no le era necesaria”, que resulta trillada. Y sin embargo, la relación entre ciencia y…
  • Los afectos del historiador
    Escrito por
    Los afectos del historiador Creo recordar que fue Paul Preston quien dijo aquello de que no quería escribir una biografía de Hitler por no cogerle cariño al tipo. Es inevitable. Cuando te acercas a un personaje histórico, cuando empiezas…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuidado con los vecinos
    Cuidado con los vecinos Cualquiera que haya acudido a una reunión de vecinos sabe que la convivencia no siempre es fácil; los deseos e intereses del individuo chocan con los estándares impuestos por la mayoría. A través de la…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Cultura de ciencia ficción
    Escrito por
    Cultura de ciencia ficción La ciencia ficción nos permite emocionarnos con historias extraordinarias a la vez que aprendemos ciencia de forma amena. Obras como Blade Runner, Fundación, Interstellar o Solaris han empujado a muchas personas a salir del universo…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC