Cómo digitalizar el mundo

Cómo digitalizar el mundo Imagen superior: Rachel Kramer, CC

¿Cuántos animales hay en este prado? La respuesta parece obvia: “Hay cuatro animales. En concreto, cuatro vacas”.

comodigitalizar1

Rojo: animales. Verde: no animales.

Con esta respuesta ya se han llevado a cabo varias simplificaciones. Por ahora no nos vamos a detener en casi ninguna de ellas, sino que tan solo mencionaré una posible objeción a la respuesta que consiste en decir que hay cuatro animales:

“No hay cuatro animales, sino cientos, miles, tal vez millones: todos los insectos y diminutas criaturas que habitan en la hierba, el aire o en los otros animales, como las pulgas o las garrapatas”.

Es decir, al afirmar que hay cuatro animales en la imagen, al decir “Hay cuatro animales”, hemos digitalizado el mundo en animales/no animales.

Lo que era continuo, difuso y sin fronteras, es decir, ese fragmento de realidad que contiene la fotografía, primero lo hemos hecho discontinuo, lo hemos separado, al menos conceptualmente, distinguiendo entre animales y no animales. Y esa simplificación, a su vez, ha sido dividida de nuevo, digitalizada de manera más brutal al fijarnos en tan solo un tipo de animal y decir: “Hay 4 vacas”

Dretske explica que si decimos: “Hay 4 vacas” estamos dando una información digital: afirmamos, sencilla y llanamente que hay 4 ejemplares de eso que llamamos “vaca”. Ni una más ni una menos. Las vacas, en efecto, se cuentan en cantidades discretas (digitales). No hay media vaca, ni tres cuartos de vaca  (a no ser en las carnicerías, claro).

También podríamos entrar en sutilezas del tipo de “Una vaca preñada tiene en su interior un feto de vaca que representa 1/4 de vaca”, pero no lo haremos.

Este artículo pertenece a la serie Una investigación acerca del pensamiento digital.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Volver a empezar
    Escrito por
    Volver a empezar Uno de los problemas de la evolución de las sociedades es que cada generación tiene que aprender de nuevo, desde cero, todo lo que han aprendido las generaciones pasadas. Asuntos que parecían ya resueltos vuelven a…
  • Rembrandt y la luz de la sombra
    Escrito por
    Rembrandt y la luz de la sombra Hace años, se pudo recorrer en la Biblioteca Nacional de Madrid una exposición compuesta de 146 grabados, un libro y un par de planchas de cobre debidos a la mano de Rembrandt. Las piezas fueron…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia y circo
    Escrito por
    Ciencia y circo Para muchos, esta secuencia es el principio del arte y la técnica sin los que nuestro siglo sería inimaginable: el cine. Pero dejemos de lado este aspecto por un momento y tratemos de regresar a…

Cartelera

Cine clásico

  • Verde Irlanda, rojos cabellos
    Escrito por
    Verde Irlanda, rojos cabellos Esos personajes que, después de llevar una vida de conflictos y violencia, vuelven a sus lugares de origen y se convierten en mansos corderillos me resultan muy atractivos. Ya conocéis el tipo: gente que ha…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Salonística decimonónica
    Escrito por
    Salonística decimonónica Opera Rara a la par que rescata repertorio teatral del XIX, con una unción y un empeño digno de los más encendidos elogios, ha emprendido también un paralelo esfuerzo con la contemporánea canción de salón,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La isla de los murciélagos solos
    Escrito por
    La isla de los murciélagos solos En algún momento hacia el año 800 de nuestra era el ser humano llegó a las islas de lo que ahora es Nueva Zelanda. Según la tradición maorí, hubo varias oleadas de inmigración que culminaron…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC