Rodrigo Cortés

Rodrigo Cortés

Rodrigo Cortés quiso ser pintor, escritor y músico. Hoy lo hace todo a la vez al dedicarse al cine. Uno de sus primeros trabajos, el falso documental 15 días (2001), se convierte en el cortometraje más premiado de la historia del cine español. Estrena su primer largometraje, Concursante, en el Festival de Málaga de 2007, donde recibe, entre otros, el premio de la crítica a la mejor película. Buried, su segunda película, conmociona a crítica y público de todo el mundo tras su presentación en el Festival de Sundance de 2010. Su siguiente película, Luces Rojas (2012), con Robert De Niro, Sigourney Weaver y Cillian Murphy, se estrena en más de 60 países. Ha producido películas como Emergo, en 2011, y Grand Piano, en 2013, escrita por Damien Chazelle y protagonizada por Elijah Wood y John Cusack. En agosto de 2018 estrena en todo el mundo Blackwood, interpretada por Uma Thurman y AnnaSophia Robb.

Trestesauros500

Luces rojas (2012) es dualidad. Es certeza e incertidumbre. Es un enigma. Uno cree pisar tierra firme y el suelo se abre bajo sus pies. Luces rojas es un nudo gordiano; sus personajes, un laberinto: complejos y contradictorios, en busca de sí mismos, definidos por sus actos y omisiones, sus palabras y silencios.

Hay grandes historias e historias pequeñas. Su tamaño no depende de la inmensidad de sus paisajes, el número de personajes o sus pretendidos valores de producción. ¿Es El viejo y el mar una gran historia? ¿Sería más grande si Hemingway hubiera añadido diez o doce pescadores y un par de peces espada?

Una tarde cualquiera de hace un par de años recibí el borrador de un guión que no debería haberme interesado y que, contra todo pronóstico, me intrigó: Down a Dark Hall, basado en un clásico juvenil de terror escrito en los años 70 por Louis Duncan.