Ana Victoria Mazo Pérez

Ana Victoria Mazo Pérez

URL del sitio web: http://www.mncn.csic.es

graciasportadadefesq

Documentos existentes en archivos de Madrid y Nápoles han permitido conocer que a lo largo de su vida Carlos III tuvo cuatro elefantes, a los que visitaba con regularidad por encontrarlos particularmente inteligentes. Este artículo sintetiza la historia de los elefantes reales y su impacto en las cortes napolitana y española del siglo XVIII.

Hacia el año 800, el califa de Bagdad, Harem al-Raschid, envió un elefante a Carlomagno. Los enviados del califa cruzaron con él el Mediterráneo y pasaron el invierno al sur del lago Mayor. Fundida la nieve, cruzaron los Alpes y llegaron a Aquisgrán, la ciudad mas occidental de Alemania, en julio del 802.

Carlos III (1716-1788), que inauguró el 4 de noviembre de 1776 el Real Gabinete de Ciencias Naturales, origen del actual Museo de Ciencias Naturales, mostró a lo largo de su vida gran interés por los animales domésticos y exóticos. Su afición le llevó a tener en las residencias reales, entre otros animales, dromedarios, avestruces, llamas, renos y elefantes. Concretamente de estos últimos tuvo cuatro a lo largo de su vida.