Trestesauros500

El cocodrilo y el kiwi

El 7 de marzo de 1911 Ernest Rutherford, que había sido Premio Nobel de Química en 1908, leyó en la Sociedad literaria y filosófica de Manchester una comunicación mediante la que presentó su modelo de la estructura atómica: un núcleo, pequeño, masivo y cargado positivamente, con electrones en órbita a su alrededor.

La interpretación de Copenhague pasa por ser la explicación más aceptada de la naturaleza descrita por la física cuántica. Básicamente, viene a decir que no se puede explicar el mundo a una escala cuántica. No porque falten datos, sino porque el mundo es así, incierto. Falta la lógica clásica. Y el mundo, dicen los partidarios de esta interpretación, sólo puede ser explicado desde ella.

Para celebrar la entrada en el siglo XX, el viernes 27 de abril de 1900, uno de los más ilustres científicos de la época, el físico y matemático Lord William Thomson, primer barón Kelvin, pronunció un discurso por el que los huesos del lord aún castañetean en las noches de luna llena.