Trestesauros500

El flautista y luego director de orquesta austriaco René Clemencic se acercó, allá por 1990, a algunas obras del Dieciocho muy ignoradas la mayoría, una del italiano Vivaldi (L’Olimpiade), otra del español Torrejón y Velasco (La púrpura de la rosa, la primera ópera «suramericana»), una tercera del austriaco Johann Joseph Fux (Dafne in lauro, sobre el recurrente mito de la muchacha convertida en tan culinario aderezo, el laurel), una cuarta del alemán Reinhard Keiser (Croesus, su obra más famosa que acabó convertida en ¡singspiel!) y, por último, la del portugués João de Sousa Carvalho (Testoride argonauta).