Trestesauros500

Con diferencia, esta es la mejor película no animada de la franquicia Transformers. Y esto supone todo un cambio: hay enfermedades menos dañinas que la mayoría de las entregas de la infame saga firmada por Michael Bay, basada en los populares juguetes de los 80 de la marca Hasbro (y en sus correspondientes dibujos animados y cómics).

No entraré en la polémica de las comparaciones. Me encanta la adaptación de la novela de Charles Portis que Marguerite Roberts firmó en 1969 para Henry Hathaway, y considero irrepetible la interpretación que John Wayne hizo entonces de Rooster Cogburn. Afortunadamente, las grandes historias nunca se cuentan lo suficiente, y los hermanos Coen nos regalan otra adaptación sensacional, tan conmovedora como imaginativa.