Trestesauros500

Una de la cosas buenas del suspense es que no requiere grandes presupuestos. Sólo hay que fijarse en los espectáculos de títeres, capaces de sacar de sus casillas a un público infantil que sabe dónde está la bruja, algo que el protagonista ignora.