graciasportadadefesq

Hay pocos programas en la televisión que se estrenen sin bombo publicitario y en el caso de Battlestar Galactica, la serie de ciencia ficción que la cadena ABC presentó en el otoño de 1978, la campaña hizo hincapié en el dinero que habían invertido en ella: se trataba de la serie más cara de la historia. El episodio piloto costó 7 millones de dólares y el desembolso de los siguientes no bajó de un millón.