Trestesauros500

"Wonder Stories" (1929-1955)

En este espacio he escrito abundantemente acerca del fenómeno pulp que tuvo lugar principalmente –aunque no de forma exclusiva– en los Estados Unidos a comienzos del siglo XX. Hablé en anteriores artículos de las revistas pioneras como The Argosy, del importante papel que jugaron Hugo Gernsback y su Amazing Stories en la introducción de la ciencia-ficción en ese formato editorial y de algunas de las figuras más relevantes e influyentes que trabajaron para aquéllas publicaciones, ya fueran escritores como Edgar Rice Burroughs o E.E. Smith o ilustradores como Frank R. Paul o Virgil Finlay . Os remito a ellas para no caer en innecesarias repeticiones.

Howard Vachel Brown era ya un artista maduro en los años treinta, cuando la ciencia-ficción encontraba su lugar entre las revistas populares de género. Aunque su trabajo dentro de este campo supuso una proporción relativamente pequeña de su prodigiosa producción, ello no ha impedido que se le considere uno de los grandes artistas que en aquella década ayudaron a perfilar el aspecto visual de la ciencia ficción (los otros fueron Frank R. Paul, H.W. Wesso, Virgil Finlay y Leo Morey).

La importancia de las revistas pulp para la ciencia-ficción fue doble: en primer lugar, incrementó la base de lectores, especialmente en los Estados Unidos (aunque, al mismo tiempo, contribuyeron a enclaustrarlos en un universo autoreferencial de límites bastante restringidos y marginado por parte de la élite cultural). Por otra parte, e igualmente importante, esas publicaciones fijaron por primera vez una estética muy particular y distintiva que favoreció el tránsito del género de un medio verbal a uno visual, un tránsito que cobraría cada vez mayor relevancia.

Virgil Finlay (1914-1971)

Ya hemos comentado en artículos anteriores la importancia que tuvieron los ilustradores de las revistas pulp en la formación de los iconos de la ciencia-ficción.