Hombres, letras y guerras

Entre las tantas costumbres que nos identifican, los animales humanos tenemos el simbolismo y la guerra. Emitimos símbolos que se transmiten de boca en boca, se escriben, se tallan, se edifican y se esculpen. Tienden a perdurar. La guerra, a la vez, propende a destruir y aniquilar. Esta extraña y despareja pareja ha llevado a Toni Montesinos a escribir No habrá muerte. Letras del Gulag y el nazismo de Boris Pasternak a Imre Kertèsz (Fórcola, Madrid, 2018, 241 páginas).

El siglo XX, al cual pertenecen los escritores que Montesinos examina, ha sido pródigo en ambos fenómenos. El autor observa, acumulando y exponiendo en disciplinada serie, una especie de patético connubio entre exterminio y supervivencia. Ha habido una hambruna feroz de registrar lo ocurrido, centrando la atenta mirada del lector en el sistema de persecuciones que acompañó a las armas. Las dos grandes revoluciones de la centuria, el nazismo y el comunismo, enfrentadas a muerte en determinado momento de su historia, coincidieron en conductas que parecen copiadas entre sí, obra de una oscura y común genética de la masacre y la mordaza.

El exterminio racial y metódico, los fusilamientos, los campos de trabajos forzados, las cárceles clandestinas, los bombardeos a granel, los mendaces procesos, las torturas, parecieran estimular al silencio. Pero, por el contrario, esta obra vastamente homicida ha suscitado voces y páginas: novelas, diarios, crónicas, libelos, cartas, dramas teatrales, guiones de cine, discursos y, desde luego, volúmenes formales de historia. Nada ha escapado a la apasionada y doliente atención de Montesinos, que es palpable y audible en el anheloso respirar de su escritura.

Útil tanto al inquieto paseante de la lectura como al especialista, sea historiador general o de las literaturas comparadas, este libro es un viaje a través de la más tenebrosa faz de la condición humana en cuyo secreto penetra la luz, ínfima pero implacable, de la vergüenza y la memoria. Signan un siglo que, para muchos de nosotros, fue y será inexorablemente nuestro siglo.

Por momentos, al hilo de estas páginas, cabe que nos preguntemos por qué, en especial, estos regímenes se concentraron en castigar hasta con la muerte a determinados escritores. En nuestros días y en los ámbitos de las democracias liberales, resulta muy difícil la respuesta. Quizá se deba a algo que se ha perdido en nuestra vida política: la fortaleza de las doctrinas. El comunismo y el nazismo fueron densamente doctrinales. Encarnaron la idea y la voz, necesariamente única, de la irresistible Verdad, la Verdad de la Historia y la Verdad de la Raza. La simbolizaron en banderas, escudos, emblemas, cánticos, desfiles, en fin: imágenes, sonidos y letra escrita. Este aplastante simbolismo los condujo a un perpetuo estado de guerra contra los enemigos ostensibles y los ocultos. A menudo, no lo eran pero la guerra, santa en tanto misionera de la Verdad, todo lo absolvió. Y así la condición humana volvió a ser, una vez más, símbolo y exterminio, todo por junto.

nohabramuerte

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: « El Quijote de Hannah Arendt

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El gran impertinente
    Escrito por
    El gran impertinente A cierta altura, digamos que avanzada, de su vida y su carrera literaria, se sucedían con insistencia los premios sobre Álvaro Mutis (1923-2013). Consagraban una línea de conducta artística pero no en el sentido consabido…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • ¿Quiénes son los científicos?
    ¿Quiénes son los científicos? Para la mayoría de la gente, la ciencia es una actividad misteriosa, realizada por seres distintos, especiales, superiores… y sobre todo muy raros. ¿Cómo son estos científicos? Hay varios estereotipos famosos: uno es…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Sevilla, onírica y eterna
    Escrito por
    Sevilla, onírica y eterna Cuando uno nace siendo hijo de Cristóbal Colón hay que decir que tiene medio camino hecho. Si tu casa es un trasiego de marinos, cosmógrafos y navegantes, hablando todo el día de derroteros y cartularios,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Manuel de Falla, el músico atlántico
    Escrito por
    Manuel de Falla, el músico atlántico La vida de Manuel de Falla, el genial músico gaditano, transcurre entre 1876, año en el que nace en Cádiz, y 1946, cuando muere, mientras dormía, en los Espinillos, Altagracia, Argentina. En esos setenta años…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia