Por qué las moscas son tan difíciles de cazar

Por qué las moscas son tan difíciles de cazar Imagen superior: Skeeze, Pixabay, CC.

Quien haya cultivado el venerable arte de cazar moscas sabe muy bien cuán difícil resulta pillarlas con la palmeta. Por más sigilo que se ponga en acecharlas, por más que uno contenga la respiración mientras, preparado para asestar el golpe fulminante, se acerca de puntillas al desprevenido díptero, … ¡¡zas!!, la presa escapará un milésimo de segundo antes de que el matamoscas la aplaste.

Frustrados, los cazadores más supersticiosos achacan ese admirable don evasivo a un pacto con el mismísimo Lucifer (no por casualidad denominado Señor de las Moscas); pero una vez más la ciencia ha irrumpido en el escenario para acabar con el oscurantismo y desentrañar el enigma.

El deshacedor del entuerto es un neurobiólogo del CalTech llamado Michael Dikinson. El buen hombre lleva una friolera de años intentando dilucidar cómo las moscas casi siempre consiguen librarse de ser despachurradas por los mandobles de sus humanos enemigos. Finalmente, pudo diseñar el experimento definitivo: tras reclutar un enjambre de la socorrida mosca del vinagre (Drosophila melanogaster), fue colocándolas una tras otra en una pequeña plataforma sobre la que se cernía un matamoscas automático. A continuación, activó el brazo mecánico que lo manejaba y grabó con una cámara de vídeo ultraveloz las reacciones de los insectos ante el aparato que se les venía encima.

Cuando pasó al ralentí las imágenes obtenidas, el investigador observó que los ejemplares de drosophila, en cuanto detectaban la proximidad de la temible palmeta, ponían sus minúsculos cerebros a trabajar, esto es, a identificar la procedencia exacta de la amenaza y a urdir el plan de huida más conveniente. Dikinson dedujo ese proceso cerebral de una serie de movimientos corporales de los artrópodos, tendientes a acomodar sus patitas, alas y centro de gravedad en la mejor disposición para dar el salto salvador.

En concreto, cuando "el matamoscas se hallaba frente a él, el insecto adelantaba sus patas del medio, se inclinaba hacia atrás y luego alzaba y extendía sus patas para retropropulsarse; cuando lo tenía en su retaguardia, la mosca, cuyo campo visual de casi 360 grados le deja ver lo que tiene detrás, retrocedía un poco sus patas delanteras; y cuando el peligro se situaba en un flanco, mantenía quietas sus patas del medio a la vez que inclinaba todo su cuerpo en la dirección opuesta antes de saltar", apuntó.

Entre la detección del matamoscas y el despegue del insecto no trascurrieron más de cien milisegundos (o sea, una décima de segundo): la clara demostración del funcionamiento de un dispositivo que integra con pasmosa celeridad la información visual aportada por los ojos con los datos mecánico-sensoriales procedentes de las patas.

Dikinson reconoce que sin la ayuda de los nuevos procesadores de imágenes capturadas en millonésimas de segundo no hubiera podido ver nada. "Estos instrumentos suponen en el dominio temporal lo que el microscopio electrónico representa en el espacial", compara. "En la medida en que su uso se extienda, veremos cómo los animales ejecutan diversas conductas a velocidades indetectables para nuestros ojos perezosos", manifiesta en el artículo recogido en Current Biology [2008].

El autor no se priva de hacer una recomendación a los cazadores hartos de fracasos: "Lo mejor no es golpear donde se encuentre posada la mosca, sino más bien intentar anticipar adónde saltará ésta cuando repare en la palmeta". Un consejo bienintencionado que, mucho me temo, le servirá de poco a quienes no tengan un prodigioso cerebro de mosca.

Copyright del artículo © Pablo Francescutti. Publicado previamente en la desaparecida revista Soitu.es con licencia CC y reeditado en TheCult.es (Thesauro Cultural) bajo las mismas condiciones.

Pablo Francescutti

Pablo Francescutti es sociólogo, profesor e investigador en el Grupo de Estudios Avanzados de Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y miembro del Grupo de Estudios de Semiótica de la Cultura (GESC).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El misterioso profeta de Erewhon
    Escrito por
    El misterioso profeta de Erewhon Marshall McLuhan fue definido en los años 60 del siglo pasado como el más académico de los hippies y el más hippie de los académicos. En sus libros, convertidos en bestsellers, a pesar de la…
  • La surrealista Remedios Varo
    Escrito por
    La surrealista Remedios Varo La pintora gerundense Remedios Varo vivió un largo exilio en México. España recupera a una figura casi desconocida aquí, a menudo confundida con la poderosa corriente del surrealismo femenino mexicano de Frida Kahlo y Leonora…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Chris Isaak, más allá de las modas
    Escrito por
    Chris Isaak, más allá de las modas Sin notables muestras de envejecimiento físico o artístico, Chris Isaak sigue deleitando a fans y sorprendiendo a neófitos con sus espectaculares conciertos, en los que evidencia cierto carácter sobrehumano al mostrar sus distintas facetas: virtuoso…
  • Werther a la italiana
    Escrito por
    Werther a la italiana Goethe escribió en 1774 su novela epistolar Las desventuras del joven Werther, un éxito inmediato que propició una serie de adaptaciones operísticas cuya más imperecedera consecuencia fue, como posiblemente nadie que se acerque a estas…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • En busca de la cigüeña negra
    Escrito por
    En busca de la cigüeña negra En 2011, científicos de la ETSI Montes de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con la Fundación CBD-Hábitat, participaron en un estudio sobre la conservación de la cigüeña negra, que está catalogada como…

etimologia