"Confusión", de Elizabeth Jane Howard

En Los años ligeros conocimos por primera vez a los Cazalet. Esta de ahora es la tercera entrega y también la publica en castellano la editorial Siruela, en su colección Nuevos Tiempos, como las anteriores, la citada Los años ligeros y Tiempo de espera que es la segunda de la saga.

La historia ha llegado aquí en este tercer volumen a los años cuarenta, decisivos para la historia de Europa, lo que viene a decir, del mundo occidental. En Inglaterra, en 1942, el conflicto bélico que tiene a la mayoría de los países en situación de combate o de alerta, genera unos cambios en la forma de vida que son muy notables.

La escasez, la vuelta de los combatientes heridos, la necesidad de posicionarse, los bombardeos, todo ello hace que la existencia sea una aventura en sí misma. Los Cazalet, cuyo detalle conocemos por los anteriores libros, han ido creciendo y este es el momento en que los jóvenes entran en el mundo de la adultez en el peor tiempo posible.

El desarrollo temporal ocupa desde marzo de 1942 hasta la primavera de 1945, tres años aproximadamente. Tres años convulsos y decisivos. Como es habitual en sus libros de esta serie, la autora incluye una genealogía para que no nos perdamos en la senda complicada de esta familia y sus afines. Ya sabemos que William Cazalet y Kitty Barlow, apodada la Duquesita, como él tiene el apodo de el Brigada, son los cabezas de familia. Tienen cuatro hijos, Hugh, Edward, Rachel y Rupert. Excepto Rachel, los otros han contraído matrimonios y tienen descendencia. Hugh y Sybil son padres de Polly, Simon y William. Edward y Viola de Louise, Teddy, Lydia y Roland. Rupert tiene dos hijos con Isobel (Clary y Neville) y uno con Zöe (Juliet).

También forman parte de la familia la hermana de Viola, Jessica Castle, con su esposo Raymond y sus hijos Angela, Christopher, Nora y Judy, así como los criados, que tienen su papel que representar como es lógico en estas familias inglesas enraizadas en las viejas costumbres: La cocinera, que es la señora Crips; Ellen, la niñera; Eileen, la doncella; Peggy y Bertha, las criadas; Dottie, Edie y Lizzie, ayudantas de cocina; Tonbridge, el chófer; McAlpine, el jardinero; Wren, el mozo de cuadra.

Aparecen aquí señalados en el mismo orden que en el libro, con su fuerte clasismo que los ordena por rangos pero sin olvidar el perfecto respeto que se tenían entre sí amos y sirvientes y el cuidado con no saltarse las competencias de cada uno entre los propios servidores. En esta sociedad no era factible encontrarse criados que durmieran en buhardillas llenas de ratas, como ocurría en familias españolas en los mismos años y posteriores, dando muestras de un desconocimiento total del sentido que tiene "servir" en una familia o en una casa.

Muertes, nacimientos, bodas, separaciones, acontecimientos de diverso signo pueblan la vida de la familia Cazalet y llenan las páginas del libro. No hay que tener la menor preocupación si no se han leído las dos entregas anteriores. Esta novela trae un detallado prólogo que, con brevedad pero sin saltarse detalles, nos cuenta quiénes son y qué peripecias les han traído hasta aquí. Puede parecer en algún momento que tanta familia y tantos hechos se nos quedan demasiado grandes para tenerlos en la memoria a la hora de enhebrar la lectura.

Pero no hay que temer. De la misma forma que se sientan las vecinas a la hora del café para comentar con detalle los chismes que suceden en la calle (o que se sentaban, pues me temo que ahora esté cada cual en su casa enfrascada en los asuntos menos importantes y, sobre todo, más ridículos, que aparecen en la tele), de igual forma aquí entramos a conocer la vida de los Cazalet y su círculo de una forma natural y sin que se pierda el interés. En el prólogo, además de los citados, se nos da cuenta de algunas amistades y amores que tienen su importancia en el conjunto del argumento.

No se obvian los amoríos ni los errores que la familia comete, porque el libro se ofrece como una gran ocasión de penetrar en los secretos de otros, algo que a todo el mundo le supone un pasatiempo gratificante. Al hilo de los hechos históricos en los que está inserta la trama hay que decir que comienza justo con el ataque japonés a Pearl Harbour, dando lugar, como bien sabemos, a la intervención de EEUU en la guerra. En marzo de 1942, cuando la novela arranca, acaba de morir Sybil.

Cada uno de los capítulos que forman las tres partes en que se divide el libro, viene titulado o bien con el nombre de un miembro de la familia o simplemente así "la familia". Además de eso, el subtítulo sitúa cronológicamente los hechos que se van relatando, de manera que no se pierda el hilo ni de los acontecimientos ni de las fechas. Elizabeth Jane Howard (1923-2014) era una escritora muy meticulosa, como puede observarse en la organización de sus libros, en el trabajo de documentación que realizaba para escribirlos y en la planificación de los personajes, sobre todo a lo largo de estas entregas que se difundieron por radio y televisión con gran éxito. Su vida personal fue otra cosa y me remito al enlace que encabeza esta reseña, al hablar de "Los tiempos ligeros", para ahondar en ella.

Sinopsis

Primavera de 1942, el mayor conflicto armado de la historia de la humanidad se adentra en su cuarto año. Las incursiones aéreas y el racionamiento son moneda corriente, el caos se ha convertido en una forma de vida. Sin embargo, algo empieza a moverse entre los jóvenes Cazalet: el tiempo de espera ha terminado y el ingreso en el incitante mundo adulto parece haber llegado por fin. Bajo la pétrea moral victoriana del sacrificio y el esfuerzo bélico apuntan, sobre todo para las mujeres, unos hábitos menos encorsetados que permiten amar y trabajar con mayor libertad. Y así, en una sucesión de nacimientos y pérdidas, de matrimonios y relaciones ilícitas, va desarrollándose la vida del clan, de sus amigos y de sus amantes, que con la cabeza alta siguen adelante y sueñan con la paz después de la guerra, con el momento en que las familias volverán a reunirse y las heridas empezarán a sanar, con la igualdad y la justicia que el nuevo orden traerá consigo, con el día en que, definitivamente, acabará tanta confusión.

La monumental saga de Elizabeth Jane Howard, una de las construcciones novelísticas más ambiciosas y acabadas de la literatura inglesa del siglo XX, sostiene con toda precisión en este tercer volumen el tempo y la intensidad a los que nos tiene habituados.

Elizabeth Jane Howard (Londres, 1923-Suffolk, 2014) escribió quince novelas que recibieron una extraordinaria acogida de público y crítica. Los cinco volúmenes de Crónica de los Cazalet, convertidos ya en un hito inexcusable dentro de las letras inglesas, fueron adaptados con gran éxito a la televisión y a la radio por la BBC. En el año 2002, su autora fue nombrada Comandante de la Orden del Imperio Británico.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Siruela. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • De Roma para arriba
    Escrito por
    De Roma para arriba Yo estudié italiano en el Istituto Italiano di Cultura de Madrid. Fue durante los primeros años de mi tesis doctoral, cuando no hacía nada más que encontrarme italianos en todos los documentos que leía. Así…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • La otra Gruberova
    Escrito por
    La otra Gruberova Asociamos normalmente a Edita Gruberova con el repertorio de la soprano lírico-ligera, donde luce un instrumento de carnoso esmalte, lejano del habitual pajarito mecánico de sus colegas tópicas. Con él, la cantante eslovaca hace todas…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia