"Fugitivo", de Christopher Reich

Fugitivo-Christopher-ReichUna operación de esta naturaleza también sería concebible en la realidad. Y eso es lo que le da fuerza al relato que hoy les recomiendo. Christopher Reich nos sitúa en 1945. Los juicios de Nuremberg van a desempeñar su papel en la historia de Alemania, mientras un fugitivo se dispone a cambiarla.

El fiscal Devlin Judge ha sido asignado a la división de interrogatorios del Tribunal Penal Militar Internacional. Bajo la supervisión de las fuerzas aliadas, dicho tribunal se dispone a juzgar a los líderes del Tercer Reich por crímenes de guerra.

Pese a que los ideales de justicia y retribución a millones de víctimas ocupan la primera plana de los periódicos, los vencedores de la guerra empiezan a distanciarse. Así, el tirano Stalin ya ha movido sus peones en Polonia y Checoslovaquia, traicionando los acuerdos que firmó en Yalta con Roosevelt y Churchill. Quedan por saber las consecuencias de la Conferencia de Potsdam, en la que se va a inaugurar oficialmente el Telón de Acero.

Todo eso ocurre mientras Erich Seyss, el León Blanco, un oficial de las SS con quien Judge tiene una cuenta personal, escapa de un campo de prisioneros de guerra estadounidense que poco antes había servido como cuartel de la 1ª División de Montaña del Ejército alemán.

Durante su etapa en las SS, Seyss ordenó la muerte a sangre fría de un buen número de soldados americanos en Malmedy. Da la casualidad de que uno de esos prisioneros era un jesuita, el padre Francis Xavier Judge, hermano del protagonista.

Además de un fugitivo, Seyss es un psicópata inteligente, y su captura se convierte en una enrevesada peripecia, llena de giros folletinescos que dejan sin aliento al lector.

Como se trata de un enfrentamiento moral entre el bien y la perversidad, Reich no oculta sus cartas, y retrata a Judge como un ex policía, recio y de buen fondo, y a Seyss como el perfecto modelo ario: un antiguo atleta olímpico, taimado, fanático y sin un asomo de compasión.

En cualquier caso, no puede decirse que Christopher Reich omita los recursos habituales en el género. Frente a personajes heroicos y simpáticos sitúa a villanos con carisma. Seyss avanza a sangre y fuego, a diferencia de Judge, un agente curtido en las calles de Nueva York que debe calibrar las consecuencias de su persecución. Por si ello no bastara, el suspense queda reforzado con una fecha límite: Judge solo tiene siete días para capturar al evadido.

Aunque el centro de gravedad de la novela es el dilema entre justicia y venganza, el autor rentabiliza con mucha inteligencia ideas conspirativas, giros detectivescos e interpretaciones históricas de la posguerra.

En este sentido, el personaje de Ingrid Bach, antigua novia del León Blanco e hija del criminal de guerra Alfred Bach, desempeña un papel notable al representar el punto de vista del alemán medio cuando el poderío nazi se vino abajo.

A lo largo de esta caza del hombre, también descubrimos detalles episódicos que recuerdan otra novela afortunada, Chacal (1971), del británico Frederick Forsyth.

El retrato de época es excelente. Reich ha elegido bien sus fuentes documentales y saca partido de ellas con eficacia y soltura narrativa.

En fin, ya ven que resulta difícil salir decepcionado de una lectura tan vibrante como esta.

Sinopsis

Poco antes de que se inicien los procesos de Nuremberg contra los criminales de guerra nazis, uno de los fiscales del caso es asignado, a petición suya, al equipo que investiga la fuga de un antiguo oficial de las SS que había asesinado a su hermano. Pero si ya su búsqueda es parecida a la de una aguja en un pajar, todo se complicará cuando el fiscal comprenda que el fugitivo cuenta con protectores muy poderosos.

Personajes

Devlin Judge, antiguo policía, fiscal de Nueva York, cuya obsesión es encontrar al nazi que asesinó a su hermano.

Erich Seyss, oficial de las SS, antiguo corredor olímpico, que no se cuestiona nada de lo que hizo ya que se considera un patriota, no un criminal.

Spanner Mullins, antiguo jefe de Judge en la policía nacional, ahora jefe de la policía militar destinada en la Alemania ocupada.

Darren Honey, simpático chófer texano adscrito a Judge, pero que se desenvuelve en Alemania como si estuviera en la propia Texas.

George Patton (personaje histórico real).

Ingrid Bach, miembro de una acaudalada familia alemana, antigua amante de Seyss, que se ve obligada a ayudar a Judge forzada por las circunstancias.

Aunque puede parecer un thriller más en torno al final del nazismo, trepidante y bien construido, lo que por otra parte es, se adentra también en las complicidades y protección que en la posguerra se brindó, por parte de las potencias aliadas, a antiguos criminales de guerra nazis y en las consecuencias que tuvo o pudo llegar a tener.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © La Factoría de Ideas. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Antonio López
    Escrito por
    Antonio López Antonio López García es uno de los pintores españoles mas conocidos de la actualidad. Sin embargo, su aparición en los medios informativos se debe, en la mayoría de los casos, al hecho paradójico de no…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El hombre acuario
    Escrito por
    El hombre acuario Son los últimos minutos del día 5 de febrero de 1914. En el Trianon Palace de Madrid, actual teatro Alcázar, el segundo pase se anuncia a las once y tres cuartos de la noche. Antes…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia