"El gobierno popular", de Henry S. Maine

"El gobierno popular", de Henry S. Maine Imagen superior: Maine, sentado, segundo por la derecha, junto a John Lawrence, virrey de la India y otros dignatarios (Shimla, India, c. 1864).

Sir Henry James Sumner Maine (1822-1888) es conocido principalmente hoy en día como historiador y como jurista. Aunque su nombre en nuestros tiempos es casi desconocido para el gran público, durante su vida fue uno de los intelectuales más preeminentes de la Inglaterra victoriana.

Enseñó en las universidades más prestigiosas, publicó artículos y ocupó cargos políticos en la administración colonial británica en India. Su aportación más destacada en el ámbito jurídico fue su investigación histórica sobre la naturaleza del derecho en las sociedades de la antigüedad, que le llevó a polemizar, entre otros, con el filósofo Herbert Spencer, cuyas teorías gozaban entonces de gran renombre.

El gobierno popular (traducido al español por Siro García del Mazo, y editado, con estudio preliminar y notas de Gonzalo Capellán de Miguel, por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales) es casi la única obra puramente política de Maine (si exceptuamos algunos de sus artículos), y constituye una recopilación de ensayos en los que se discuten las características de la democracia, sus perspectivas de futuro y sus posibles inconvenientes o peligros.

Es importante comprender que la definición de democracia de Maine difiere de la habitual hoy en día, puesto que para él se reduce simplemente a un sistema de gobierno en el que el poder reside en la mayoría, coincidiendo por tanto con la concepción clásica. Del mismo modo, y siguiendo las ideas más aceptadas en su época, Maine distingue la idea de democracia de la de libertad y derechos individuales: para él no hay necesaria conexión entre el gobierno mayoritario y el respeto a las libertades, en especial las de las minorías, en una argumentación canónica al respecto y empleada entre otros por los federalistas americanos y por Alexis de Tocqueville.

Tampoco piensa Maine que la democracia así entendida favorezca por sí misma el progreso o la evolución social, y más bien la asimila con una suerte de conformismo que liquida la creatividad y reprime a los espíritus críticos. Estas consideraciones, en las que de nuevo hay ecos de Tocqueville, serían repetidas de forma magistral por Ortega y Gasset y otros intelectuales europeos durante el período de entreguerras del siglo XX. De hecho, podemos establecer un paralelismo claro entre Maine y el filósofo español, pues en ambos se adivina un profundo recelo hacia el predominio de las "masas", aunque el británico no utiliza esta expresión en el sentido técnico orteguiano.

Por el contrario, la gran admiración que Maine profesa hacia los Estados Unidos y su sistema político contrasta con las críticas anteriores y obliga a matizarlas en cierta medida. Estas alabanzas son todavía más sorprendentes dado que este país era considerado por muchos en la Europa de entonces como el mayor exponente de la democracia y del gobierno del "hombre común" (y rechazado por las mismas razones). Maine, sin embargo, juzga de un modo muy favorable la Constitución federal y entiende que el equilibrio de poderes que en ella se establece supone una protección férrea contra el intento de todo grupo más o menos numeroso de monopolizar el gobierno y violar los derechos de los demás. Una protección incluso mayor que la del sistema británico, que Maine reverencia pero sin albergar expectativas irreales sobre su efectividad. Estas ideas ponen de manifiesto que el liberalismo y el individualismo de Maine, si bien influidos por ciertas concepciones sociales "elitistas" prevalentes en su época, son de un carácter netamente político y aspiran ante todo a garantizar la libertad y el Estado de Derecho.

La obra de Maine, por tanto, representa a la perfección el pensamiento de un importante sector de la intelectualidad y la opinión pública de los Estados europeos liberales de entonces, que favorecía el constitucionalismo y las libertades civiles pero desconfiaba de la capacidad del gobierno de la mayoría para preservarlos. Aunque Maine no pudo predecir la gran evolución posterior que el sistema experimentaría, y por tanto algunas de sus consideraciones pueden parecer superadas, los ideales de libertad y progreso social que defendió siguen vigentes y representan el criterio de legitimidad fundamental de toda forma de gobierno.

Copyright del artículo © Antonio Mesa. Reservados todos los derechos.

Antonio Mesa León

Antonio Mesa León (Sevilla, 1993). Graduado en Derecho y ADE (Universidad de Sevilla, 2016). Máster en Abogacía y LLM, IE Law School (Best Student Award y Dean´s List 2018).

www.linkedin.com/in/antonio-mesa-leon/

Sitio Web: elaprendizdecaton.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Pasión por los payasos
    Escrito por
    Pasión por los payasos Aunque el último libro de Matt Taibbi, Insane Clown President: Dispatches from the 2016 Circus (El presidente payaso: despachos desde el circo 2016), ya saliera hace meses, no había reparado antes en la cubierta: la cara de un…
  • Divinos autobuses
    Escrito por
    Divinos autobuses Refugiándome del frío, cogí sucesivamente dos autobuses con sus carteles teológicos, uno ateo y el otro creyente. No te asustes, lector/a, no te endilgaré una monserga filosófica. Por otra parte, Dios es, si se quiere,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Los fantasmas de la ciencia
    Los fantasmas de la ciencia A comienzos de 2013, apareció el libro de Rupert SheldrakeEl espejismo de la ciencia (The Science Delusion). La obra recibió un interesante impulso mediático en el mundo anglosajón cuando la plataforma TED retiró de…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La medicina de Juan de Lugo
    Escrito por
    La medicina de Juan de Lugo Que sepáis que, si os estáis bebiendo esos gintonics que tanto os gustan, se lo debéis, en última instancia, a Juan de Lugo y Quiroga, jesuita español, destacado teólogo, profesor en el Colegio Romano (vanguardia…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Romanticismo suizo
    Escrito por
    Romanticismo suizo Cenicienta del mundo germánico, Suiza da contadas e ilustres sorpresas a la cultura teutona. En el siglo XIX, los mayores prosistas de la lengua alemana, Conrad Ferdinand Mayer y Gottfried Keller, son suizos. Pasando al…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Alacranes y el canto de las dunas
    Escrito por
    Alacranes y el canto de las dunas Hay una pintura extraordinaria que se exhibe en la sala “Orientalismo” del Museo d’Orsay de París llamada El país de la sed, de Eugène Fromentin (1820–1876). Parece una trágica ventana al desierto, seco, silente, inhóspito…

etimologia