"Cita con la muerte", de Agatha Christie

Los Boynton están de viaje por primera vez en mucho tiempo. Son una hermética familia cuya jefa es la madre, la señora Boynton, viuda de Elmer Boynton y ex celadora de una cárcel en la que él fue alcaide.

Entre los hijos hay hijastros e hijos biológicos pero todos ellos parecen andar al mismo paso, el que marca la señora Boynton. Su exótico recorrido, que les lleva a lugares diferentes de Oriente, los pone en contacto con personas ajenas, como Sarah King, una joven doctora o Annabel Pierce, una antigua institutriz e incluso con gente importante como Lady Westholme, miembro del Parlamento Inglés. También conocen al famoso detective belga Hercules Poirot que será el encargado de descifrar el misterio cuando ocurra la tragedia.

La historia comienza con una inquietante pregunta: “¿No ves que es necesario matarla?” y prosigue con entradas y salidas de hoteles, visitas, barcos, viajes y excavaciones arqueológicas. Tiene un falso aire cosmopolita porque, en realidad, todo se reduce a un núcleo muy pequeño de personas. Es una historia asfixiante, endogámica, aunque el hecho de que transcurra fuera de una mansión rural de Inglaterra puede engañarnos. Los conocimientos que tenía la autora del norte de África, de Egipto o del Oriente Medio salen a la luz en esta clase de novelas, pero el fondo sigue respondiendo a su técnica narrativa. Un pequeño grupo de personas, con lazos entre sí, que se desenvuelven con la misma naturalidad que si estuvieran tomando el té en la salita de recibir de una casa inglesa. Y ese aire turbador del gesto cotidiano: todos sabemos que algo va a pasar pero no sabemos qué ni por qué.

Sarah King es un personaje de luz enmedio de una turbulenta estructura familiar. Su aparición entre el grupo desata situaciones no deseadas ni controladas como suele ocurrir cuando un extraño se intercala en un paisaje familiar hermético. La figura de la madre, la imponente señora Boynton, cruel, cínica, descarada, extraña, aparece como representante de la opresión, de la manipulación que pueden ejercer sobre los hijos aquellos que tienen en sus manos la llave de la bolsa. Es, seguramente, la madre más repulsiva de las que Christie describe.

Entre los hijos, los hombres se llevan la peor parte, son más débiles, más ineptos, más dependientes. Ni siquiera el amor es capaz de hacerlos reaccionar y eso genera decepción en sí mismos y en los otros. Las mujeres, como en otras de sus historias, tienen más poder, son más luchadoras, aunque también más malvadas. Esta es una historia en la que las mujeres son protagonistas incluso cuando no lo esperamos. Es una historia de extremos, de caracteres llevados al límite. Los aspectos psicológicos que a Christie le gustaban, tienen aquí un papel especial, aunque no es necesario ser un experto para entenderlos.

Otro elemento fundamental del relato es el paisaje externo, los lugares en los que se desarrolla. No sería posible un nudo argumental de este tipo sin las ruinas de Petra, esas cuevas excavadas en la roca que destellan al sol inclemente de los días y por las que los turistas andan desconcertados. Los nativos, tanto los guías como los trabajadores de la zona, tienen un mismo aspecto, de manera que las confusiones son muy posibles. Una de esas confusiones tendrá un lugar preponderante en el argumento. Y también la suplantación y el pasado, un pasado que está presente en los actos de algunas de las personas más importantes de la narración.

Hercules Poirot hace de las suyas. Despliega sus encantos en la conversación para escuchar lo ajeno, algo que, para él, no tiene nada de mala educación sino que es natural y necesario en su trabajo. La primera noche ya llega a sus oídos la pregunta crucial con la que el libro se inicia. Observa y va atando cabos de una forma sutil. Toma partido por unos o por otros pero, en ningún caso, se desvía un milímetro de la recta justicia. Y así, entre piedras calizas rojas, entre restos arqueológicos, hoteles exóticos, trenes que ronronean atravesando desiertos, la historia tiene a la vez ecos domésticos y ecos viajeros.

El desenlace es muy ingenioso y lógico. En las novelas de Agatha Christie los finales son razonables, sensatos y, si lo miras con detalle, evidentes. Lo que pasa es que esa evidencia no siempre se puede notar antes del final porque los cabos se suelen atar en las cabezas de sus detectives, de sus investigadores aficionados, de sus protagonistas. En este caso es Poirot el que se llevará la gloria de adivinar lo sucedido. Las historias ambientadas en el extranjero son coto cerrado de Poirot, y no nos imaginamos a la frágil señorita Marple alejada de Inglaterra, ni siquiera muchos kilómetros más allá de Saint Mary Mead, su pueblo, ese lugar en el que la naturaleza humana se manifiesta en todo su esplendor.

De todas las novelas de Agatha Christie esta es una de las más inquietantes. Describe situaciones que resultan molestas para el lector, desagradables, porque mezcla la iniquidad con el afecto familiar. El mal sobrevuela todo el tiempo, aunque no seamos capaces de detectar exactamente donde se encuentra más allá de lo que la escritora quiere contarnos. El hecho de que un grupo de jóvenes adultos esté sometido a la tiranía de una anciana impedida resulta aún más chocante, si no fuera porque todos tenemos claro que el poder de la mente va más allá del poder físico. Y que la manipulación es una acción que domina a quienes la sufren de una manera atroz. En este sentido, la personalidad de la señora Boynton es el verdadero leit motiv de la trama. Ella y sus actuaciones del pasado, ella y su vida, ella y su psicología, son las explicaciones de todo lo que ocurre. Nada hay externo salvo, quizá, el deseo de supervivencia y de conservación del status que, al final, desencadenará el crimen. Porque existe el crimen y en Agatha Christie esto es tan natural como cambiar las cortinas del salón.

Sinopsis

Durante un placentero viaje a Oriente Medio, entre las ruinas de Petra, aparece el cuerpo de la matriarca de la poderosa familia Boynton. La pequeña marca de un pinchazo en la muñeca es la única prueba de que ha sido asesinada.

El detective Hércules Poirot deberá enfrentarse, de nuevo, al reto de resolver un asesinato con más sospechosos que pistas; y es que muchos podrían desear la muerte de la tiránica señora Boynton, poseedora de una codiciada fortuna. Poirot, pese a la complejidad del caso, se propone dar con el asesino en menos de veinticuatro horas, iniciando así una investigación que conducirá al desenlace más inesperado.

Todos tenían motivos para desear su muerte, todos son sospechosos.

Nacida en Torquay en 1891, Agatha Christie recibió la típica educación victoriana impartida por institutrices en el hogar paterno. Tras la muerte de su padre, se trasladó a París, donde estudió piano y canto. Contrajo matrimonio en 1914 y tuvo una hija, pero su matrimonio terminó en divorcio en 1928. Dos años después, durante un viaje por Oriente Medio conoció al arqueólogo Max Mallowan, con quien se casó ese mismo año; a partir de entonces pasó varios meses al año en Siria e Irak, escenario de Ven y dime cómo vives (Andanzas 50, ahora también en la colección Fábula) y de alguna de sus novelas policiacas, como Asesinato en Mesopotamia o Intriga en Bagdad. Además del gran éxito de que disfrutaron sus célebres novelas, a partir de 1953 ganó celebridad con las adaptaciones teatrales de sus novelas en el West End londinense. En 1971 le fue concedida la distinción de Dame of the British Empire. Murió en 1976.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Espasa. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Frances Yates y la tradición hermética
    Escrito por
    Frances Yates y la tradición hermética Quiero dejar aquí una cita tomada de los fragmentos autobiográficos de Frances Yates, que pretendo incluir en un ensayo acerca de la filosofía de la crítica literaria. Yates fue una de los ensayistas más notables…
  • La grave juventud
    Escrito por
    La grave juventud Cuando éramos chicos, la gravedad parecía patrimonio de los viejos y la vejez se asociaba a la cuarentena. De ahí en adelante, la suerte diría cuánto podría durar. La juventud, o su tópico, era la…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Rosario de Acuña: Sentir y pensar
    Escrito por
    Rosario de Acuña: Sentir y pensar 19 de abril de 1884. Rosario de Acuña se transforma en la primera mujer que interviene en una velada poética del Ateneo de Madrid. Fue la primera en ocupar una tribuna que, hasta entonces, había…

Cartelera

Cine clásico

  • Vida y leyenda de Walter Elias Disney
    Escrito por
    Vida y leyenda de Walter Elias Disney Se han contado historias sobre su vida en los comedores infantiles, en las inacabables reuniones de los cineclubs, e incluso en la barra del bar, mientras el narrador de esas leyendas bebía gintónics, insistiendo en…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Crossings" (1972), de Herbie Hancock
    Escrito por
    "Crossings" (1972), de Herbie Hancock El año pasado, pasé cierto tiempo revisando las grabaciones incluidas en Herbie Hancock: The Complete Columbia Albums Collection 1972-1988 (Legacy Recordings, 2013). Compré esa colección con la esperanza de que hubiera algunas gemas desconocidas, posteriores…
  • La orquesta de Rubinstein
    Escrito por
    La orquesta de Rubinstein Anton Rubinstein ha dejado una huella tópica como enseñante, director de institutos y pianista. Su obra de mayor tamaño, salvo algunos momentos de su ópera El demonio, se está recuperando en los últimos tiempos y,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia