Concepción Arenal revisitada

Era necesaria una biografía exhaustiva de Concepción Arenal (1820-1893) tras la recuperación de su memoria y buena parte de su obra, a veces de manera ecuánime, otras a favor del localismo gallego o cantábrico.

Haciéndose cargo de las tres cosas –biografía, revaluación, universalidad– Anna Caballé se puso manos a la obra, trabajó cuatro años con sus obstáculos y desánimos, su confianza en el personaje y el orgullo de superar desafíos. El resultado es la que se puede considerar la primera biografía cabal de aquélla: Concepción Arenal. La caminante y su sombra (Taurus/ Fundación Juan March, Madrid, 2018, 440 páginas).

La biografiada no ofrece una fácil materia a quien se ocupe de ella. Buena parte de sus huellas fueron borradas por ella misma. Tras su muerte, un silencio ¿poco explicable? rodeó su figura. En vida, unas porciones decisivas de su existencia permanecieron ocultas. No fue una mujer dada a lo confidencial y nada casual resulta su gran amistad con Jesús de Monasterio, un músico, un artista de lo inefable que se funde con el sentimiento pero nunca se explicita. Caballé debió buscar y rebuscar datos, pesquisar relaciones familiares, recorrer caminos y senderos a la caza de lugares, viviendas, restos tangibles de una vida. Una vez recogida esta tremenda cantidad de documentos, se hizo preceptiva la biografía, es decir el relato. Allí donde el documento faltase, estaba la imaginación de la biógrafa. La imaginación, no la fantasía. La historia, no la leyenda.

En otro sentido, en el perfil y hasta en el retrato de Arenal, la tarea es muy atractiva. Sin llegar a la extravagancia ni la patología, en el mejor sentido de la palabra, fue una mujer anómala en la convulsa España que va desde el absolutismo fernandino a la restauración borbónica, sobre un fondo de constante guerras civiles y una revolución siempre frustrada en el medio. Arenal decidió interesarse por el lado oscuro de la vida española: presos, pobres, condenados a garrote vil, mujeres que intentaban superar el rol de sublime animal doméstico a que las sometía el canon. Así surgió una obra ingente (23 volúmenes suma su conjunto) donde alternan títulos como La beneficencia, la filantropía y la caridad, Cartas a los presidiarios, El visitador del pobre. Arenal comprometió a señoras de clase alta, a burócratas, a políticos, a jurisconsultos –en especial, a los penalistas– y a científicos que hacían pinitos en cuanto a antropología criminal y sociología del delito. Se empecinó en la reforma carcelaria, la reinserción del delincuente, las sentencias indeterminadas, la abolición de la pena de muerte y el derecho del pobre a no serlo, a no tener que dar las gracias por lo que era su legítima pertenencia.

concepcion2

Entreveradas con estos textos en lucha, Arenal nos dejó la prosa de una meditadora que filosofó sobre la condición humana, una lectora de los ilustrados dieciochescos que ella concilió con una zona candente del cristianismo, la pedagogía del dolor. No se arrodilló ante la divinidad pidiéndole que le revelara el sentido de su dolor sino que consideró el dolor humano como una dolencia compartida que los hombres y las mujeres hemos de meditar en solidaria compañía. Y así pasó Arenal por el coto vedado a la mujer de letras, el razonamiento filosófico. Porque como ella dijo alguna vez, en España la mujer podía ser reina o estanquera pero no escritora. Por eso ocultó su imagen femenina en una apariencia andrógina que a muchos les pareció un rasgo de locura. Ella demostró que, muy por el contrario, era su inhabitual cordura la que inquietaba al filisteo. Logró así que el tinglado intelectual español le prestase atención, desde Giner de los Ríos a Cánovas. Después hubo un resto de silencio. La voz de Caballé –no la soprano sino la escritora‒, estimulada por los “maestros de energía” a los que agradece su apoyo, ha quebrado la inercia y ha hecho andar nuevamente a la caminante infatigable del dolor y la justicia.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Santo Domingo y el libro volante
    Escrito por
    Santo Domingo y el libro volante Pedro Berruguete pintó en alguna fecha del siglo XV el cuadro Santo Domingo de Guzmán y los albigenses. El santo comparece en su mitad izquierda, coronado por la pertinente aureola y señalando una hoguera alimentada…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Peligros de la credulidad
    Peligros de la credulidad Cada vez que se habla en contra de supercherías y seudociencias, alguien se queja de la “cerrazón” de los científicos, o de su soberbia por “pretender saberlo todo” y despreciar las creencias de mucha gente.…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El enigma de las mujeres barbudas
    Escrito por
    El enigma de las mujeres barbudas La posible mutación de mujeres en hombres a través de la aparición de barba es un hecho que se encontraba en tela de juicio durante todo el siglo XVI. La barba, como símbolo de virilidad…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Clasificar
    Clasificar El ser humano —y también muchos animales— tiende, de manera natural, a clasificar. Clasifica a sus congéneres en machos y hembras; en jóvenes, adultos y ancianos; en grandes y pequeños, y de muchas otras maneras.…

etimologia