Cipriano y la verdad escondida

Cipriano y la verdad escondida Imagen superior: Cipriano y Justina en una ilustración de la Leyenda dorada (Traducción de Jean de Vignay, París, s. XV, Jacques de Besançon).

Yo quería escribir sobre magia y ciencia en el Madrid del siglo XVII. En concreto, yo quería contar que aquella villa y corte, capital de todas las Españas, era un hervidero de conocimientos mágicos, alquímicos, astrológicos, cabalísticos.

Ya había hecho una primera aproximación, cuando escribí un artículo sobre Diego de Cortavila, boticario mayor de Felipe IV, titulado Juntas de herbolarios y tertulias espagíricas. Pero me apetecía escribir mucho más. Y John Slater me dio esa oportunidad. Fue en el otoño de 2009, cuando me invitó a participar en un monográfico por él coordinado, cuando trabajaba en la Universidad de Colorado.

Yo quería un título poderoso, sugerente, para mi artículo de magia. Mi primera idea fue La comunidad secreta, en alusión a la obra homónima de Robert Kirk, el párroco escocés que, a finales del siglo XVII, escribió sobre un tema poco conocido entre sus contemporáneos pero que para él, habitante de las Highlands escocesas, era habitual: la capacidad que tenían los poseedores de la llamada “segunda vista” para observar a la humanidad paralela que coexiste con nosotros; una humanidad englobada bajo el término feérico, concepto inglés de amplio significado que agrupa a las hadas, los duendes, los gnomos y, en general, todos los seres propios del folclore tradicional.

Pero, claro, yo iba a hablar de magia madrileña. Y no me parecía oportuno utilizar el título de un libro inglés, por mucho que viniese a cuento. Así que escribí a John, solicitándole asesoramiento experto. Y John me propuso El mágico prodigioso, el auto sacramental escrito por Pedro Calderón de la Barca en 1637 y estrenado en las fiestas del Corpus de la villa toledana de Yepes. Una recreación de la vida de Cipriano, mago y filósofo pagano de Antioquía quien, previo a su conversión al cristianismo, hizo un pacto con el diablo para que le diese los conocimientos mágicos precisos, con la finalidad de conquistar el amor de la virtuosa Justina y, de paso, arruinar su celebérrima castidad.

Y fue así como Cipriano entró en mi vida. Y fue así que aquella sugerencia de John resultó determinante, porque asimilé todo lo relativo al filósofo Cipriano y su búsqueda de la verdad escondida a la idea que yo quería plasmar sobre los magos expertos en filosofía natural que coincidieron en aquel Madrid imperial. Y fue así que, paralelamente, empecé a profundizar en otra línea argumental tremendamente atractiva, que sigue inédita a día de hoy, y que tenía su origen en el mítico libro de San Cipriano, una suerte de grimorio que gozó de gran popularidad en la España de la Edad Moderna y que, no cabe duda, era perfectamente conocido por los espectadores que disfrutaron, en primicia, las representaciones del calderoniano Mágico Prodigioso. Hombres y mujeres del Siglo de Oro para quienes Cipriano era un mago autor de un libro al que se recurría para buscar tesoros escondidos.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Los dioses discapacitados: herreros cojos
    Escrito por
    Los dioses discapacitados: herreros cojos Es sabido que en muchas culturas, los herreros divinos son cojos. Es una extraña característica que comparte tanto el Hefesto griego como el Vulcano latino (Dios que, al parecer, no procedería del Hefesto continental sino…
  • El autor del Quijote
    Escrito por
    El autor del Quijote No contamos con un retrato fiable de Cervantes. Pienso, enseguida, en un personaje coetáneo, un protagonista del barroco español: Diego Velázquez, el pintor que nunca se dejó retratar. Dos imágenes de su cara nos vienen…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Juana, Sofonisba e Isabella
    Escrito por
    Juana, Sofonisba e Isabella De pie, hierática, vestida íntegramente de negro, excepción hecha de la cofia blanca propia de viuda, la joven mujer apoya su mano izquierda sobre una niña, lujosamente ataviada, mientras que su mano derecha, enguantada, sostiene…

Cartelera

Cine clásico

  • Hitchcock y las chaquetas de punto
    Escrito por
    Hitchcock y las chaquetas de punto En la moda, como en tantas cosas que atañen a la vida social, los creadores se valen de referencias que, inicialmente, no proceden del universo textil. Hay en este juego de modistas y diseñadores bastantes apelaciones…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Mignon recupera su idioma
    Escrito por
    Mignon recupera su idioma En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia