“The Velvet Underground” (1969)

El tercer disco de The Velvet Undeground es el más rupturista de todos. No, no es todavía más experimental. Al contrario, los chicos rebeldes del Rock moderan todos sus excesos y presentan al mundo (y no es que al mundo de entonces le importara mucho, precisamente) su disco más tranquilito. Pero, ¿quién puede asociar tranquilo con aburrido siendo Lou Reed la mayor fuerza creativa del grupo? No, no. Este disco es bello. Realmente bello. Parece mentira que acabaran “White Light/White Heat” con Sister Ray y empezaran éste con Candy Says

Ya llegaremos a Candy Says en su momento. Ahora quiero recalcar, con marcador permanente si pudiera, What Goes On, inspirada por el tema del mismo nombre de los Beatles. Esto me gusta mucho más (lo siento por los Beatles, que son sagrados). Mientras que la original tiene un marcado toque Country, ésta es puro Rock sin adulterar. ¿Qué se necesita para conseguir este sonido? Ante todo, una guitarra rítmica que no pierda el compás durante los 4 minutos y medio ¡Rasguea, Lou, rasguea! Qué manera de conducir el tema… ¿y el estribillo? No me lo quito de la cabeza. “Lady be good, do what you should/ you know it’s gonna work alright”. Y luego algunos se ríen cuando les digo que considero a Reed como la imagen perfecta del Rock: provocativo, rompedor, original, con garra y con una voz semi-chulesca irresistible. Esa forma de cantar “Well I’m beginning to see the light” en Beginning to See the Light, el otro tema más movidito, puede ser que no sea prodigiosa, pero se acerca mucho a mi ideal de Rock.

Aun así, este disco, como indicaba anteriormente, no es el más salvaje de Velvet Underground precisamente. El experimentalismo sólo se reduce a un tema, el cual considero uno de los logros más destacables de, por lo menos, “Loaded”, “The Velvet Underground” y White Light/White Heat” juntos. ¡Y eso es mucho! La razón se encuentra en esa línea de guitarra ascendente que acompaña a la doble (¡cuádruple en realidad!) narración a la que ya nos había acostumbrado la banda con The Gift, del disco anterior. Esa guitarra es misticismo puro, banda sonora para templos milenarios de religiones ya extintas, ticket directo hacia el cielo…. y aquí precisamente las voces a diferentes velocidades contribuyen a crear una atmósfera inquietante y poco tranquilizadora.

El resto del disco son baladas por lo general. Por un lado tenemos la cándida inocencia de After Hours, cantado de una forma dulcemente infantil por Mou Tucker, la baterista. Por otro, el deslumbrante tono de Reed en el “IIII’m seeeeet freee” del tema del mismo nombre. Algunos temas se asientan sobre el terreno del Folk, como Some Kinda Love, que también muestra a un Lou Reed vacilando con su voz sexy y su “and no kinds of love/ are better than other”. Ahí lo tenemos, un mensaje eminentemente Glam (como también lo fue Venus In Furs) un poco antes de su época Glam (y un poco antes de que el movimiento existiera, en general). Y sus temas más calmados tampoco son nada despreciables (JesusPale Blue Eyes).

Ah… se me olvidaba Candy Says, el único tema, si quitamos After Hours, que no canta Reed. En esta ocasión lo que abre el disco es la voz de Doug Yule, el recién llegado que sustituyó a John Cale. En cualquier caso, Candy Says determina un poco el tono introspectivo y calmado del disco, y aparte presenta a Candy, un personaje que Reedreutilizaría para su archi-conocido Walk On The Wild Side. ¿Qué sería de Doug después de la Velvet? No cantaba mal… Lo que sí sé es qué fue de la Velvet después de Lou Reed: nada comparable a la grandeza de los tres primeros discos. Si es el rollo experimental lo que buscas, te has confundido de álbum, pero si sólo quieres una colección de grandes canciones puedes empezar con “The Velvet Underground”.

thevelvet2

Tracklist (En negrita los temas destacados)

  1. “Candy Says” (4:04)
  2. “What Goes On” (4:55)
  3. “Some Kinda Love” (4:03)
  4. “Pale Blue Eyes” (5:41)
  5. “Jesus” (3:24)
  6. “Beginning To See The Light” (4:34)
  7. “I’m Set Free” (4:03)
  8. “That’s The Story Of My Life” (2:03)
  9. “The Murder Mystery” (8:53)
  10. “After Hours” (2:08)

Copyright del artículo © Alexandro Ruiz Pérez. Publicado previamente en Eufonia Eléctrica, con licencia CC, y editado en Thesauro Cultural (TheCult.es) con este permiso. Reservados todos los derechos.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Homero en televisión y el mecanismo acausal
    Escrito por
    Homero en televisión y el mecanismo acausal La cicatriz de Ulises es un ensayo de literatura comparada, que intenta mostrar las similitudes entre la narrativa homérica y las más modernas narrativas audiovisuales. Se puede considerar que es una continuación de algunos de…
  • Meditación del rollo
    Escrito por
    Meditación del rollo En su momento, Sigmund Freud meditó acerca de los contrasentidos que abrigan los sentidos que atribuimos y aceptamos en las palabras. Vino a decir, más o menos, que llevada a su extremo semántico, toda palabra…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La existencia de las cosas
    La existencia de las cosas Parece extraño cuestionar la existencia de lo que percibimos en la vida diaria. Después de todo, la ciencia pretende ocuparse de lo que existe; entenderlo, explicarlo y manipularlo. Las cuestiones ontológicas (¿qué existe…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “The Cars” (1978)
    Escrito por
    “The Cars” (1978) Supongo que es un lugar común empezar una crítica de este disco señalando lo explotado que estuvo y está en las radios musicales. En España no es que suene mucho en los 40 Principales, que…
  • Florencia del 53
    Escrito por
    Florencia del 53 El Mayo Musical Florentino de 1953, con la perspectiva de la distancia, puede convencernos de que fue una de las ediciones más importantes de toda su historia. Dos acontecimientos permiten sostener esta valoración: Callas interpreta…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Sangre de dragón
    Escrito por
    Sangre de dragón El dragón de Komodo –Varanus komodoensis– no es un dragón sino un lagarto. Es quizás el de mayor tamaño que existe: puede llegar a medir hasta 3 m de largo y pesar 70 kg. Sobreviven…

etimologia