Café y magdalena

Sarah Bakewell publicó en 2016 En el café de los existencialistas (At the Existentialist Cafe: Freedom, Being, and Apricot Cocktails). Se trata de un ensayo biográfico muy bien estructurado, y a veces divertido, en el que repasa las figuras de los filósofos existencialistas y las de sus antecesores.

cafey1

Imagen superior: Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir junto a Boris y Michelle Vian en París.

Edmund Husserl es uno de éstos. Presentó por primera vez la fenomenología en Investigaciones lógicas (1900). Propone acceder a la subjetividad intentando despojar la mirada de manipulación alguna; ver los fenómenos en sí mismos, limpios y desnudos.

cafeyhusserl

Imagen superior: Edmund Husserl.

Marcel Proust publica entre 1913 y 1927 En busca del tiempo perdido. Proust nos cuenta sus peripecias y cómo las vive. Siempre me ha parecido un viaje al interior, a la mirada que tenemos sobre lo que nos rodea y las sensaciones que esto nos produce. Intenta recrear la mirada original, la de la infancia, la mirada no contaminada.

cafeyproust

Imagen superior: Marcel Proust (izq.) con su madre Jeanne y su hermano Robert (1896).

James Joyce publica Ulises el 2 de febrero de 1922. También es un relato íntimo, si cabe todavía más agudizado. Se trata de un monólogo interior, una corriente de la conciencia, casi una escritura automática; ese automatismo está obviamente relacionado con la ausencia de prejuicios. Tal vez Joyce es más existencialista que el intimista Proust. Treinta años después de leerlos, me resulta más cercano Joyce que Proust, tal vez menos moroso.

cafeynora

Imagen superior: Nora Barnacle, James Joyce y su abogado el día de su boda. Londres, 4 de julio de 1931.

Jean-Paul Sartre culmina estas visiones de la condición humana: “La existencia precede a la esencia”. Solamente somos, en tanto en cuanto, estando en marcha, ejercemos nuestra libertad. La identidad personal tendría entonces un carácter instrumental, y “el ego es una ficción de la conciencia“ (Pablo A.J. Brescia).

cafeyfinal

Imagen superior: Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir.

Sin embargo, la identidad personal, la conciencia, no existiría solamente para interpretar la realidad, sino también para encontrar la verdad oculta en los objetos. Para ello es necesario el pensamiento abstracto. Y el pensamiento abstracto nació, sobre todo, con la invención del alfabeto (la escritura). El relato que nos contamos a nosotros mismos es el germen del ego, de la conciencia individual.

Copyright del artículo © Joaquín Sanz Gavín. Reservados todos los derechos.

Joaquín Sanz Gavín

Contable y licenciado en Derecho.

Sitio Web: cdu231.blogspot.com.es
Más en esta categoría: « ¿La historia? ¿Qué es eso?

logonegrolibros

  • Los libros de Dios
    Escrito por
    Los libros de Dios Algunos dioses han demostrado una verdadera afición hacia los libros, aunque muchos de ellos se han mostrado indiferentes a lo literario. Es difícil hablar de libros revelados en la antigua Grecia, excepto los misteriosos textos…
  • Don Alfonso el sabio
    Escrito por
    Don Alfonso el sabio El maestro de Monterrey pasó en Madrid los mejores diez años de su vida y contribuyó a descubrir una capital digna de la viñeta literaria, a recuperar a Góngora, a presentar a Chesterton, a releer…
  • Matemáticas y astros
    Matemáticas y astros Las matemáticas tienen una relación especial con la realidad física: nos permiten describirla. Se ve con claridad en astronomía: los modelos matemáticos, desde Tolomeo, pasando por Copérnico hasta la gloriosa descripción de Newton y la moderna…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Reivindicación de Dora Maar
    Escrito por
    Reivindicación de Dora Maar Pues, veréis, resulta que a Picasso no se le habría ocurrido pintar el Guernica, ni en sueños, si no hubiese tenido a su lado una tremenda mujer como Dora Maar. Una mujer con un talento…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona a la que se pregunte, eso es parte de su encanto. Para algunos, simplemente son cosas repulsivas, para otros un manjar delicioso. Enigmáticos, feos, bonitos,…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC