"Huida del planeta de los simios" (1971), de Don Taylor

A la vista del resultado financiero de Regreso al Planeta de los Simios (1970), de Ted Post, ni siquiera la destrucción del planeta fue capaz de poner fin a la franquicia. Cuatro meses después del estreno de Regreso…, el productor Arthur Jacobs envío un breve pero elocuente telegrama a Paul Dehn: “Los simios existen. Se requiere secuela”. El escritor tuvo que encontrar una forma de continuar una historia que, claramente, había llegado a su final. Su solución fue muy ingeniosa y el resultado, Huida del Planeta de los Simios, supuso el punto de inflexión de la saga.

La película se abre con una astronave de bandera americana estrellándose en el océano Pacífico, donde es recuperada por un destacamento militar. Cuando de ella salen tres astronautas y se quitan los cascos se descubre que se trata de tres simios: Cornelius (interpretado de nuevo por Roddy McDowall), Zira (Kim Hunter) y el doctor Miko (Sal Mineo). Según nos enteramos posteriormente, los tres chimpancés habían conseguido recuperar la nave de Taylor y el brillante Miko la había arreglado justo a tiempo para escapar de una Tierra cuya destrucción contemplan desde el espacio. Atravesando en sentido contrario el mismo agujero de gusano que llevó a Taylor al futuro, ellos retroceden hasta los años setenta del siglo XX.

simiohuida1

Con este atrevido giro argumental, Dehn no sólo salvó lo que parecía un callejón sin salida a tenor del remate de la película anterior, sino que abría todo un nuevo universo de posibilidades para la sátira y el drama social de corte realista. Porque Huida del Planeta de los Simios es, en realidad, una versión invertida del film original, pero ahora las simpatías del espectador se depositan en los chimpancés, que al principio son encerrados y estudiados, luego homenajeados y convertidos en celebridades.

El tono de comedia ligera de la primera hora de metraje se transforma en un siniestro thriller cuando un influyente científico y consejero del gobierno, el Dr. Hasslein (Eric Braeden), empieza a sembrar entre las autoridades la semilla de la duda. Hasslein supone –acertadamente‒ que los simios son heraldos de la caída de la civilización humana.

Cuando se entera de que, efectivamente, en el futuro serán los simios los que esclavicen a los hombres y de que Zira se encuentra embarazada, Hasslein da la orden de matarlos para modificar el curso de la historia y evitar el declive de la raza humana como especie dominante. Ambos simios logran escabullirse y Zira da a luz, pero finalmente sus perseguidores los alcanzan y asesinan. En esta ocasión, sin embargo, el guionista Paul Dehn dejó abierta una puerta que permitiera continuar la historia: el hijo de ambos chimpancés se salva al hallar cobijo en un circo dirigido por Armando (Ricardo Montalbán), su bondadoso propietario.

simiohuida2

Huida del Planeta de los Simios obliga a hacer la vista gorda sobre una serie de incoherencias con las películas anteriores, especialmente el que una sociedad tecnológicamente primitiva como la de los simios fuera siquiera capaz de comprender una astronave; por no hablar de la hazaña de rescatarla del fondo del profundo lago en el que se había hundido al principio de la primera parte. Pero también pasa por alto que en El Planeta de los Simios se había establecido la ignorancia de su cultura respecto del pasado de la Tierra y el dominio del hombre.

En Huida…, Cornelius y Zira citan los textos sagrados como fuente de su conocimiento del declive de la civilización humana y la rebelión de los simios.

Si obviamos lo anterior, Paul Dehn consigue dar un vuelco a la saga y sacar el máximo provecho del tópico del viaje temporal, construyendo una inversión de la historia de la primera entrega, solo que aquí son los simios los que se encuentran sumidos en una sociedad humana que los contempla con asombro. Ambas películas tenían desarrollos similares: los protagonistas son recluidos en zoos donde una pareja de amables científicos descubren sus habilidades e inteligencia; a continuación, se revela que su existencia supone una amenaza para la élite científica, quien dictamina su ejecución.

simiotrajes

Con todo, en Huida del Planeta de los Simios encontramos las mayores dosis de humor de toda la saga, articuladas en escenas donde Roddy McDowall y Kim Hunter demuestran su talento interpretativo. Ambos lo hacen mucho mejor que el resto del acartonado reparto (la única excepción es Eric Braeden que como Dr. Hasslein consigue transmitir una sensación de amenaza y peligro sin recurrir al tópico de científico perverso y retorcido). Por su parte, el director, Don Taylor –quien se encargaría de otros films de ciencia ficción en los años siguientes, como La Isla del Dr. Moreau o El final de la cuenta atrás‒, lleva a cabo un trabajo funcional y poco inspirado que, por fortuna, no consigue estropear la ingeniosa historia.

La segunda película había tenido un éxito más modesto que la primera y el estudio pensaba que esa tendencia continuaría con la tercera entrega. Por tanto, asignó un presupuesto más limitado. Desde luego, el tener solo tres simios en la película supuso un considerable ahorro en maquillaje. Como también lo fue limitar el rodaje a Los Ángeles y sus alrededores.

Huida del Planeta de los Simios, alejándose del futuro y examinando a los Estados Unidos de la época, cuestionaba el alcance del poder gubernamental sobre sus ciudadanos –o quienes no lo son‒. Su combinación de comedia ligera, sátira social y thriller y su final agridulce al tiempo que esperanzador, la convierte en la mejor de todas las secuelas de la saga.

Artículos relacionados

El planeta de los simios (Planet of the Apes, 1968), de Franklin J. Schaffner

Regreso al planeta de los simios (Beneath the Planet of the Apes, 1970), de Ted Post

Huida del planeta de los simios (Escape from the Planet of the Apes, 1971), de Don Taylor

La rebelión de los simios (Conquest of the Planet of the Apes, 1972), de J. Lee Thompson

Batalla por el planeta de los simios (Battle for the Planet of the Apes, 1973), de J. Lee Thompson

El origen del planeta de los simios (Rise of the Planet of the Apes, 2011), de Rupert Wyatt

"El planeta de los simios" en los cómics y la televisión

Imágenes y logotipos de la saga clásica © APJAC Productions, Twentieth Century Fox Film Corporation, Twentieth Century Fox Home Entertainment.

Copyright del artículo © Manuel Rodríguez Yagüe. Publicado previamente en Un universo de ciencia ficción, con licencia CC, y editado en Thesauro Cultural (TheCult.es) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes (De viajes, tesoros y aventuras), el cómic (Un universo de viñetas), la ciencia-ficción (Un universo de ciencia ficción) y las ciencias y humanidades (Saber si ocupa lugar). Colabora en el podcast Los Retronautas.

Imagen superior. "Astronaut Academy", de Dave Roman. Emerald City Comic Con, Seattle, Washington.

logonegrolibros

  • Los genes egoístas
    Escrito por
    Los genes egoístas En 1976, Richard Dawkins publicó El gen egoísta. Sin salirse de los márgenes de la teoría de la evolución que Charles Darwin había presentado al mundo más de un siglo antes, Dawkins proponía que la selección natural no…
  • Los confines del planeta
    Escrito por
    Los confines del planeta Cuando en Grecia la filosofía balbuceaba, los indios ya habían construido un sólido sistema de pensamiento, contenido en los Upanishads. El pensamiento griego tiene una historia de siglos y el indio permanece igual a sí…
  • Estadística y ciencia
    Estadística y ciencia Una parte de la ciencia que se publica actualmente —resultados científicos presentados en revistas especializadas— no tiene mucha mayor validez que el conocimiento aportado por disciplinas que gozan de nula credibilidad entre la…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Oedipus Aegyptiacus
    Escrito por
    Oedipus Aegyptiacus En el tomo tercero, página 590, de su Oedipus Aegyptiacus (1654), el jesuita Athanasius Kircher sitúa un grabado de Harpócrates, el dios egipcio del silencio y el secreto. Oedipus Aegyptiacus es una obra monumental. Tres…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "Predators" (2010), de Nimrod Antal
    Escrito por
    "Predators" (2010), de Nimrod Antal En 2010, tras dos crossovers que es mejor no tener en cuenta ‒Alien contra Depredador y su secuela‒, al fin llegó a las pantallas la tercera entrega de la saga de los cazadores interplanetarios. Predators…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El fabuloso legado de 10cc
    Escrito por
    El fabuloso legado de 10cc En la actualidad, los 10cc se limitan a hacer giras en las que recordamos su legado original a través del único miembro original de la banda que sigue en activo (Graham Gouldman). Pero a mediados…
  • Reger en la memoria
    Escrito por
    Reger en la memoria Una apreciación de Arnold Schönberg sobre Max Reger pica la curiosidad de cualquiera. Antes de ser leída, porque se prevé un tortazo a distancia. En efecto ¿qué diría el capitán de la escuadra vanguardista de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC