El gran viaje de Fray Tomás de Berlanga

Hace quinientos años un galápago era, en castellano, el nombre que se daba a una silla de montar a la inglesa. Y eso debió pensar fray Tomás cuando, camino de Lima, la calma chicha llevó su barco hasta unas islas llenas de tortugas gigantes, que él bautizó con el nombre de galápagos, quizás por su semejanza con aquellas sillas de montar. Nombró Galápagos a las tortugas y a las islas. Iba fray Tomás con un encargo imperial, imperial del emperador Carlos, señor de aquellas tierras y de todas con las que se topasen los barcos castellanos en su trasegar por los océanos del mundo, que para eso tenían la fuerza de las armas y el consentimiento otorgado por los papas de Roma. Iba, ya digo, con el encargo imperial de poner fin al enfrentamiento entre Pizarro y Almagro, dos extremeños que habían llegado, pocos años antes, hasta las desconocidas tierras del Perú, señorío de los Incas. Fray Tomás falló en aquel encargo pero, a cambio, dio nombre a unas islas en las que, trescientos años después, un inglés llamado Charles Darwin empezaría a elucubrar sus primeras ideas sobre selección natural, esas que darían lugar a su teoría de la evolución.

Fray Tomás era castellano. Castellano de Berlanga de Duero, tierra fronteriza que, durante siglos, fue Marca Hispánica. Hijo de agricultores, estudió primero en el Burgo de Osma; más tarde, en el convento salmantino de San Esteban.

Profesó como dominico: Berlanga y Caleruega están, como quien dice, a tiro de piedra. Caleruega, origen del reino de Castilla, patria de Santo Domingo de Guzmán, fundador de los monjes negros, los perros de Dios. Si había que buscar un ídolo, ese santo era paisano.

Durante sus años salmantinos, fray Tomás se formó en artes naúticas y geográficas. Supongo que los dominicos, que nunca han dado puntada sin hilo, estaban preparando a los mejores de los suyos para conformar las primeras expediciones de soldados de Cristo dispuestos a conquistar las almas de infieles bárbaros, habida cuenta de las noticias que empezaban a llegar desde el otro lado del Atlántico, mar tenebroso durante siglos, tierra de promisión en aquellos primeros años del XVI.

En 1510 formará parte de la segunda expedición dominica al Nuevo Mundo. Llegará a ser prior del convento de su orden en Santo Domingo, capital de La Española, ciudad así llamada en honor al primero de los domini-canis, al primero de los dominicanos, que antes que habitantes caribeños fueron soldados de Dios. Las palabras y sus muchos significados.

Entre 1531 y 1545 fray Tomás de Berlanga, así apellidado en honor de su patria chica, fue obispo de Panamá y consejero de la Corona Española. Con cincuenta años decidió abandonar toda gloria eclesiástica y regresar a la tierra que lo parió, encontrándose que la villa medieval que había abandonado, a comienzos de siglo, se había transformado en una brillante ciudad renacentista, merced al poder y deseo aristocrático de su dueña y señora, María de Tovar. Trajo consigo, fray Tomás, un caimán de tierras americanas. Caimán disecado que puede contemplarse, hoy día, en la Colegiata de Santa María del Mercado, mandada construir por doña María, y en cuyo interior también reposan los restos de este berlangués, que navegó varios mares y vivió para contarlo.

Copyright del artículo y las imágenes © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Los enigmas de Sherlock
    Escrito por
    Los enigmas de Sherlock El libro de William S. Baring-Gould Sherlock Holmes de Baker Street, pero también otras investigaciones prodigiosas, como la edición de las aventuras del detective atribuidas a Conan Doyle, cuidadosamente anotadas por el propio Baring Gould, o más…
  • María Lavalle canta al Sur
    Escrito por
    María Lavalle canta al Sur María Lavalle ha demostrado largamente su dominio de lenguas y estilos. Baste recordar memorables versiones suyas del fado portugués y la canción francesa. Ahora, en este compacto Canto al Sur (VOLCAN 132), con acompañamiento y…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El desprecio por el saber
    El desprecio por el saber Desde siempre ha existido la desconfianza en la ciencia y la tecnología. No sin razón. En muchos casos la aplicación del conocimiento científico, y sus productos tecnológicos, ha tenido consecuencias negativas, a veces…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El mestizaje cultural en América
    Escrito por
    El mestizaje cultural en América En 1539 se imprimió el primer libro del continente americano, la Breve y compendiosa doctrina cristiana en lengua mexicana y castellana, en Ciudad de México. Cuatro décadas después, veía la luz la Doctrina christiana y…

Cartelera

Cine clásico

  • El traje blanco de Henry Fonda
    Escrito por
    El traje blanco de Henry Fonda Reginald Rose imaginó un espacio claustrofóbico, una pequeña habitación con dos ventanas que no abren bien. Imaginó el día de más calor del año, una inminente tormenta y un ventilador sin funcionar. El aire del…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Paisiello va a misa
    Escrito por
    Paisiello va a misa Estamos habituados a considerar a Giovanni Paisiello, contemporáneo exacto de Mozart, aunque mucho más longevo, un ingenio del siglo XVIII: comedido, elegante, irónico, mundano, íntimo, amable y laico. La exhumación de su Música para la…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia