"Sobre la libertad", de John Stuart Mill

"Sobre la libertad", de John Stuart Mill Imagen superior: Mill retratado por George Frederic Watts en 1873.

John Stuart Mill (1806-1873) fue uno de los pensadores liberales más importantes del siglo XIX. Su obra supuso un replanteamiento de los fundamentos filosóficos sobre los que hasta entonces había reposado el liberalismo, y que abriría la puerta, no mucho después de su muerte, a la evolución de este y su transformación. Mill fue además un destacado economista de la escuela clásica, y sus teorías representan la cumbre de dicha tradición.

Sobre la libertad (On Liberty, 1859) es posiblemente su libro más famoso sobre filosofía política. Tal como su título indica, aborda el gran problema de determinar los límites de la coacción estatal sobre las libertades individuales, que ha preocupado a los teóricos liberales desde entonces, y que aún hoy sigue estando en el centro del debate político y continúa generando ríos de tinta. A pesar de ello, es una obra de apariencia engañosamente simple, relativamente breve y de prosa ágil y fácil de seguir.

¿Cómo enjuicia Mill la cuestión? Para entenderlo, hay que atender a sus supuestos filosóficos de partida. Mill se formó en la tradición utilitarista inglesa, guiado por su padre James Mill y por el gran fundador de esta corriente, Jeremy Bentham. Para Bentham, la ética y la moral se justifican por su utilidad: esto es, por su capacidad para incrementar el placer. Este mismo criterio sirve para justificar la actuación del Estado. Por tanto, para el utilitarismo no hay derechos naturales: todo derecho es creado por la ley positiva, y las buenas leyes no tienen otro fin que la utilidad.

Mill sigue esta doctrina en tanto en cuanto su justificación de la libertad es utilitarista, pero intenta elaborar un concepto amplio de la utilidad que no se confunda con el mero hedonismo. Defiende que cada persona tiene una individualidad propia que la distingue de los demás, y que el libre desenvolvimiento de dicha individualidad es lo que permite alcanzar la felicidad, en los términos en los que cada uno la busque y entienda. La restricción de la libertad, por tanto, solo está justificada a la luz del criterio que enuncia Mill: "El único propósito por el que puede ejercitarse con pleno derecho el poder sobre cualquier integrante de una comunidad civilizada, contra su voluntad, es para impedir que dañe a otros. Su propio bien, físico o moral, no es justificación suficiente" (Capítulo 1).

Durante el resto del libro, Mill no hace sino aclarar las implicaciones y aplicaciones de este principio en apariencia sencillo. Aunque no siempre adecuadamente formulada, la posición de Mill ha devenido casi ortodoxa en la concepción moderna de muchos derechos, como la libertad de expresión, a la que el propio Mill dedica extensas consideraciones. Su impacto en el constitucionalismo y en la teoría liberal es, por tanto, sobresaliente.

Sin embargo, ya en vida de Mill muchos criticaron su idea como imprecisa e insuficiente para delimitar nítidamente el poder del Estado. El problema surge, en efecto, porque no siempre queda claro qué debe entenderse por "dañar a otros". Y la mejor prueba de ello la aporta la propia evolución del liberalismo británico: mientras el principio utilitarista se utilizó en un principio en contra de la intervención estatal y a favor del laissez-faire, con el tiempo pasó a emplearse como justificación de dicha intervención (el renombrado jurista A. V. Dicey describió perfectamente este proceso en su libro Lecturas sobre la relación entre derecho y opinión pública en Inglaterra durante el siglo XIX).

En la teoría liberal del siglo XX el criterio de Mill también ha sido profusamente discutido y criticado, y las controversias modernas sobre su aplicación parecen mostrar que, a pesar de la brillantez y los esfuerzos de Mill, la cuestión de los límites de la libertad no puede zanjarse tan fácilmente.

La edición que recomendamos (Sobre la libertad, traducción, estudio preliminar, edición y notas de Carlos Rodríguez Braun, Tecnos, 2008) cuenta con un valioso estudio preliminar en el que, entre otros datos de interés, se nos proporciona información sobre la crianza y la personalidad de Mill y la manera en la que condicionaron su desarrollo intelectual.

Copyright del artículo © Antonio Mesa León. Reservados todos los derechos.

Antonio Mesa León

Antonio Mesa León (Sevilla, 1993). Graduado en Derecho y ADE (Universidad de Sevilla, 2016). Máster en Abogacía y LLM, IE Law School (Best Student Award y Dean´s List 2018).

www.linkedin.com/in/antonio-mesa-leon/

Sitio Web: elaprendizdecaton.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Buñuel y el cadáver exquisito
    Escrito por
    Buñuel y el cadáver exquisito José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas. Aquí puedes leer la transcripción de un programa en el que Chus Natera y Daniel hablan acerca de los…
  • Multiculturalismo
    Escrito por
    Multiculturalismo En uno de los habituales deslizamientos semánticos frecuentes en su profesión, ciertos periodistas han tomado por sinónimos el multiculturalismo y el pluralismo cultural, propio éste último de las sociedades donde existe un estatuto de las…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Vulcano y el nuevo planeta Kepler-10b
    Escrito por
    Vulcano y el nuevo planeta Kepler-10b Cualquier aficionado a la serie de televisión Star Trek ha oído hablar del planeta Vulcano. Se trata por supuesto del planeta natal del Sr. Spock, el frío y calculador compañero de aventuras de la tripulación del Enterprise.…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Fuerzas de luz y de oscuridad
    Escrito por
    Fuerzas de luz y de oscuridad Amanecía, en el piedemonte de la sierra de Gúdar. Amanecía en un viejo convento de carmelitas. Un convento, cuentan, construido por un experto en hierbas medicinales que, dicen, fue boticario de Felipe II. Amanecía en…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia