Los ensayos de David Hume

Los ensayos de David Hume Imagen superior: estatua de Hume, obra de Alexander Stoddart en la Royal Mile de Edinburgo (Bandan, CC).

David Hume (1711-1776) ha pasado a la historia por su empirismo radical y su escepticismo respecto a la metafísica y las verdades filosóficas generalmente aceptadas en su tiempo.

Sin embargo, como apunta acertadamente Eugene F. Miller en el prólogo de Ensayos morales, políticos y literarios (trad. Carlos Martín Ramírez, Trotta, 2011), no son sus trabajos de filosofía pura los que le dieron fama en vida, sino esta monumental recopilación de ensayos, que empezaron a publicarse en 1741.

Los ensayos tratan una gran variedad de temas, si bien, pese a los tres adjetivos que acompañan a la obra, predominan los de contenido político y social. Así, Hume escribe profusamente sobre el significado de la libertad civil, el papel de los partidos, el origen y fines del gobierno, el equilibrio de poderes en la constitución británica, etc. Para entender adecuadamente sus ideas es preciso referirnos en primer lugar al contexto histórico de sus reflexiones.

La Revolución Gloriosa de 1688 había establecido en Inglaterra una monarquía constitucional, donde el rey continuaba al frente gobierno, pero su poder iba a verse limitado por el Parlamento y por la obligación de respetar las libertades tradicionales del pueblo, plasmadas en el Bill of Rights de 1689.

El Ordenamiento de la Revolución, por tanto, proclamaba un equilibrio de poderes. Sin embargo, durante el siglo siguiente surgió la figura del primer ministro (aún sin tal nombre oficial), que al frente del gabinete y controlando la mayoría de la Cámara, tendía a asumir la dirección política efectiva. En suma, se iniciaba la evolución hacia una monarquía plenamente parlamentaria. Esto no pasó desapercibido a las grandes mentes del reino, tampoco a Hume. ¿Cuáles fueron sus opiniones al respecto?

Sorprendentemente, y al contrario que en sus teorías filosóficas, en política Hume muestra un temperamento moderado y no toma ninguna postura extrema. Defiende la libertad, pero no la asume como un axioma incuestionable y en algunos casos hasta considera que puede ser excesiva (significativamente, por ejemplo, en la libertad de prensa). Aprecia las ventajas de las repúblicas antiguas, pero también sus defectos y a veces las compara desfavorablemente con las monarquías de su tiempo. Cree en la posibilidad de una ciencia de la política, pero se cuida de caer en ningún dogmatismo ideológico. Pese a su preferencia por el equilibrio de poderes, defiende la necesidad del poder moderador de la corona.

Podemos concluir, por tanto, que Hume es en conjunto favorable a los gobiernos libres y, por tanto, al legado de 1688, pero combinando esto con una visión bastante conservadora del ser humano, lo que le conduce a rechazar todo fervor ideológico y veleidad utópica. Esto se ve claramente en su rechazo de las teorías contractualistas, principal sostén doctrinal de las revoluciones modernas:

“El hombre, nacido en una familia, se ve obligado a mantener la sociedad, por necesidad, por natural inclinación y por hábito. Esta misma criatura, en su ulterior progreso, se dedica a establecer la sociedad política, con el fin de administrar justicia […]” (Del origen del gobierno).

Su moderación y su realismo político me parecen, pues, las notas más relevantes de su pensamiento. Ninguna forma de gobierno es infalible ni ningún ideal puede guiarnos si se vuelve utópico y contrario a la naturaleza humana. Esa es la gran lección del escéptico Hume.

Copyright del artículo © Antonio Mesa León. Reservados todos los derechos.

Antonio Mesa León

Antonio Mesa León (Sevilla, 1993). Graduado en Derecho y ADE (Universidad de Sevilla, 2016). Máster en Abogacía y LLM, IE Law School (Best Student Award y Dean´s List 2018).

www.linkedin.com/in/antonio-mesa-leon/

Sitio Web: elaprendizdecaton.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El destino y el camino
    Escrito por
    El destino y el camino En la recomendación de que lo que importa es el camino y no el destino, que tan bien se expresa en el mitema del viaje a Ítaca, Goethe ofrece una variación que creo que es muy interesante: “No bastará…
  • Saber elegir
    Escrito por
    Saber elegir Alguna vez, Ortega y Gasset llamó la atención sobre el hecho de que las palabras inteligencia y elegancia tienen una raíz común: la eligentia latina, la cualidad de quien sabe elegir. Tanto el inteligente como…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Un regusto a decadencia
    Escrito por
    Un regusto a decadencia Así como hay géneros que tienen una características muy concretas, que definen a las obras que se encuadran de lleno dentro de los mismos (no hay más que pensar en la literatura de piratas, oeste…
  • "Astroboy", de Osamu Tezuka
    Escrito por
    "Astroboy", de Osamu Tezuka El cómic y la televisión se pusieron de acuerdo para lanzar a la fama a Astroboy, ese robot infantil que, gracias a su encanto, llegó a convertirse en el autómata número uno de Japón a…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia