El dilema de Monty Hall

El dilema de Monty Hall Imagen superior: Monty Hall en "Let's Make a Deal".

José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas. Aquí puedes leer la transcripción de un programa en el que José Luis y Daniel hablan acerca de uno de los problemas más célebres, "el dilema de Monty Hall”.

JLC: Buenas tardes, Daniel. Veo que hoy traes preparado algún tipo de juego… (Tengo que decir a los oyentes, que Daniel tiene en su mano varios naipes en este momento).

DT: Así es. He traído estos tres naipes porque quiero plantearte, a ti pero también a nuestros oyentes un célebre dilema. Se trata del dilema de Monty Hall.

JLC: Ah, estupendo, como no sé quién es Monty Hall, pues tampoco sé qué dilema podía tener ese hombre.

DT: Monty Hall ha sido probablemente el presentador más famoso de la televisión norteamericana, o al menos del género de concursos. Durante casi treinta años, desde 1963 a 1990, presentó el concurso más famoso, con millones de espectadores de audiencia, que se llamaba Let’s make a deal, es decir “Hagamos un trato”. En realidad, aquí en España nuestro concurso más famoso estaba inspirado en el de Monty Hall. Me refiero a Un, dos, tres, responda otra vez.

JLC: Ah, el Un, dos, tres sí que lo conozco, por supuesto, el concurso creado por Chicho Ibáñez Serrador.

DT: Pues Chicho tomó la idea principal, la de la subasta final, de Let’s Make a Deal. Lo curioso es que primero lo hizo en Argentina, con el título Un, dos, tres…. Nescafé. Adivina quién era el patrocinador.

JLC: Ja, ja, claro, es evidente, pero no lo voy a decir, que es publicidad…

DT: Te acordarás que en el Un, dos, tres, cuando quedaba ya solo una pareja, el juego consistía en que tenían que elegir entre diferentes objetos que les iban dejando diversos invitados, como cantantes o humoristas…

JLC: Sí, claro. Los presentadores, por ejemplo Mayra Gómez Kemp, les ofrecían al final dinero a cambio de no quedarse con el objeto, e intentaban engañarles para que no se llevasen el apartamento en Torrevieja.

DT: Pues eso era lo que pasaba en el concurso original, el de Monty Hall, que también ofrecía a los concursantes regalos o dinero para tentarlo a que no eligieran lo que había detrás de una cortina o detrás de uan o dos puertas…

montyhall2

JLC: Vale, eso ya lo he entendido, pero ¿qué dilema tenía Monty Hall?

DT: Bueno, en realidad no es un dilema que tuviera el propio Monty Hall, sino que a alguien se le ocurrió plantear un dilema inspirándose en Monty Hall. En este dilema, se suponía que Monty Hall ofrecía a los concursantes elegir entre tres puertas, pero antes les decía que detrás de una de las puertas había un automóvil último modelo, y detrás de las otras dos puertas había dos cabras. Es decir, que había dos cabras y un coche. Como aquí en el estudio no tenemos puertas suficientes, me he traído estas tres cartas, y como puedes ver una de ellas tiene en el reverso un automóvil, mientras que las otras dos tienen cada una cabra.

JLC: Sí, puedo dar fe de lo que dice Daniel: en una de las cartas hay un Ferrari y en las otras dos simpáticas cabras.

DT: Bueno, pues yo voy a mezclar estas cartas para que no sepas cuál es cuál, y las voy a poner aquí boca abajo como si fueran tres puertas.

JLC: Ahora Daniel está mezclando las cartas sin que yo las vea… Y ahora las pone sobre la mesa, alineadas boca abajo.

DT: Bueno, pues yo soy Monty Hall y te digo: “A ver, José Luis, ya sabes que detrás de estas puertas hay una cabra y dos coches. Y ahora tienes que elegir cuál de las puertas quieres, la primera, a la izquierda, la segunda, en el centro, o la tercera, a la derecha".

JLC: Vaya, yo quiero el coche, claro. A ver, déjame pensarlo… Pues me quedo la del centro.

DT: Muy bien, pues la separamos un poco para que quede claro que esa es la que has elegido. Y ahora Monty Hall te dice: “Bien, bien, bien, así que te has decidido por la carta del centro. Pues ahora, como me has caído bien, te voy a dar una oportunidad. Mira, voy a levantar una de las cartas que no has elegido y te voy a enseñar lo que hay detrás… A ver… levantamos la carta de la derecha… ¡Y aquí tenemos una cabra!

JLC: ¡Qué emoción! Todavía puedo tener el coche…

DT: Pero ahora viene lo bueno, porque te ofrezco cambiar de carta o de puerta. Puedes dejar la que elegiste, la del centro, y quedarte con la otra que todavía está oculta. ¿Qué me dices? ¿Quieres cambiar de carta?

JLC: Ah no, ni hablar, me quedo con la del principio.

DT: ¿Ah sí? ¿Y por qué?

JLC: Pues no sé, porque lo vi muy claro al elegir y no voy a cambiar ahora….

DT: La intuición te dice que el coche está debajo de esa carta…

JLC: Sí, yo creo que sí

DT: Bueno, en primer lugar hay que decir que cuando se ofrece cambiar de puerta casi nadie cambia. Una razón es lo que dices, que ha habido una intuición primera con la que cuesta romper. Otra razón es que se piensa que si cambias y resulta que el coche estaba en la que elegiste primero, te da la sensación de que tenías el coche y lo has perdido. Mientras que si no cambias y resulta que el coche está en la que no elegiste, te quedas sin coche pero en realidad nunca lo has perdido porque nunca lo has tenido.

JLC: Sí, es verdad, creo que eso también influye.

DT: Bueno, pues ahora piensa si, dejando a un lado la intuición y pensando de manera lógica, si puede haber una razón por la que sea mejor cambiar de carta.

JLC: Pues, la verdad es que no, no veo ninguna razón por la que sea mejor cambiar. Como quedan dos cartas, la que elegí y la otra, pues haga lo que haga tengo la mitad de posibilidades de llevarme el coche o de quedarme con la segunda cabra. ¿No?

DT: Eso parece, ¿verdad?

JLC: Sí, hay dos cartas, hay un coche y una cabra, por lo tanto 50 por ciento de probabilidades.

DT: Bueno, pues las cosas quizá no son tan sencillas. Pero no te voy a dar la respuesta hoy, sino la próxima semana.

JLC: Pero, bueno, ¿y no me vas a enseñar si me llevo el coche no?

DT: Eso a lo mejor sí, pero fuera de emisión, porque lo que vamos a proponer a nuestros oyentes es precisamente que piensen si es mejor o no es mejor cambiar de puerta. Y en el próximo programa explicaré también qué relación tiene el dilema de Monty Hall con el pensamiento creativo.

montyhall3

JLC: Es decir que esa va a ser tu recomendación creativa de hoy…

DT: Como ya he dicho, la recomendación creativa de esta semana consiste en pensar si existe o alguna ventaja en cambiar de puerta o de carta. Pero hay que aclarar que la pregunta no es si el coche está detrás de uan u otra puerta o detrás de una u otra carta Eso no es lo importante. Pudiera ser que esté detrás de cualquiera de las dos cartas que quedan sin descubrir, pero ese no el dilema de Monty Hall, sino si puede existir alguna ventaja en cambiar o no cambiar de puerta. Si hay alguna razón lógica, más allá de la intuición para elegir cambiar o elegir no cambiar.

JLC: Entonces, dejamos la pregunta en el aire hasta la semana que viene y nos quedamos con la intriga de la relación entre las cabras, los coches, las puertas y las cartas y la creatividad.

DT: Eso es. La solución la semana que viene. Eso sí, no vale hacer trampa y buscar la solución en internet. Lo bueno es intentar primero encontrar uno mismo la solución. Precisamente, uno de los rasgos de las personas creativas o que ayuda a la creatividad es intentar encontrar por uno m ismo la solución a dilemas como este.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • El autor y sus personajes
    Escrito por
    El autor y sus personajes Hablé con Karina Pacheco acerca de los personajes de su novela La voluntad del molle y llegamos a la conclusión de que la percepción que tiene ella de sus propios personajes no es exactamente la misma que tengo…
  • La identidad de Hitchcock
    Escrito por
    La identidad de Hitchcock Un tema obsesivo parece recorrer la primorosa telaraña de tensiones y juegos de manos que es la obra de Alfred Hitchcock: un hombre se ve metido en la identidad de otro y acaba siendo devorado…
  • Ciencia y belleza
    Ciencia y belleza Si en uno de esos concursos donde se menciona una palabra y se pide a la gente que diga lo primero que le venga a la cabeza se utilizara el vocablo “ciencia”, es…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Lo que nos une
    Escrito por
    Lo que nos une Yo nací en Madrid porque mis padres decidieron vivir y trabajar en esta ciudad. Sin embargo, mi cultura es del norte, es gallega y asturiana por partes iguales. Mis comidas, mis horarios, mis formas de…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Vecchio frak", de Domenico Modugno
    Escrito por
    "Vecchio frak", de Domenico Modugno Domenico Modugno (Polignano a Mare, Bari, 9 de enero de 1928 - Lampedusa, 6 de agosto de 1994) es, quizá junto a Mina, el mayor artista de la canción italiana. Que ya es mucho decir…
  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Arquitectura animal
    Arquitectura animal Igual que el hombre, la mayoría de los animales distribuyen su espacio de forma ordenada para cubrir sus necesidades vitales; así, dentro de los límites de su territorio establecen zonas para dormir, para cazar, para…