Amor neandertal

Amor neandertal Imagen superior: Paul Hudson, CC.

Al suroeste de Francia, en el yacimiento La Chapelle aux Saints, los paleontólogos descubrieron en 1908 unos restos cuidadosamente enterrados de un varón de entre 25 y 40 años que vivió hace entre 60.000 y 50.000 años. Investigaciones posteriores revelaron que este Homo neanderthalensis, conocido popularmente como “El viejo”, tuvo muchos achaques antes de morir.

La falta de varios dientes y una enfermedad periodontal grave le impedirían comer con normalidad, a lo que se sumaba artritis mandibular, osteoartritis en algunas vértebras y en los hombros, una fractura costal y un problema degenerativo en el pie derecho. Por si fuera poco, también sufría una degeneración aguda en la cadera izquierda, su patología más grave y que le produciría mucho dolor.

Con estas dolencias, su papel dentro de la comunidad se vería mermado, pero eso no significó que los suyos lo abandonaran. Analizando sus restos los científicos creen que el varón fue cuidado por el grupo hasta su muerte, como recoge un estudio publicado en la revista World Archaeology.

Eso implica que los demás neandertales controlaron su fiebre, tomaron medidas de higiene, le dieron alimentos adecuados para su dolorida boca y le ayudaban a moverse, incluyendo el traslado cuando la comunidad se mudó de campamento.

Según los autores, su salud habría empeorado progresivamente en sus últimos doce meses de vida y también su capacidad para contribuir en las tareas del grupo. Pero los restos escrupulosamente enterrados reflejan que permaneció dentro de la comunidad hasta que falleció.

Para Penny Spikins, investigadora del departamento de Arqueología de la Universidad de York (Reino Unido) y autora principal del estudio, esta actitud compasiva hacia los enfermos y heridos demuestra que los neandertales sentían emociones.

“Muchos podrían argumentar que poseen exactamente las mismas capacidades emocionales que nosotros –señalaba Spikins a mediados de 2018–. Puede que no sea cierto, pero no podemos suponer que sus emociones fueron más simples que las nuestras. Incluso puede que tuvieran sentimientos que nosotros no sentimos”.

Suposiciones a partir de fósiles

El sistema límbico es la zona del cerebro que regula las emociones. Como recuerda José María Bermúdez de Castro, codirector del proyecto Atapuerca –la ‘piedra Rosetta’ de la evolución humana–, todas las especies de vertebrados presentan emociones porque compartimos ese sistema límbico. “Por supuesto que los neandertales tenían emociones ‒nos dice‒ pero, ¿cómo podemos saber de ellas si no tenemos más que moldes de sus cráneos?”.

El científico, que también es coordinador del Programa de Paleobiología de Homínidos del CENIEH (Burgos), recalca que podemos realizar suposiciones lógicas a partir de conductas como los enterramientos o las pinturas, pero desde el punto de vista científico no es posible asegurar nada. “¿Se enamoraban los neandertales? Por poner un ejemplo de una emoción compleja. ¿Quién lo puede saber?”, se pregunta.

Un razonamiento que comparten la mayoría de los expertos consultados en este reportaje. Curtis Marean, director asociado del Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona (EE UU), recalca que no tenemos evidencia de emociones en el registro arqueológico: “Dicho esto, la mayoría de los mamíferos de orden superior las tienen, lo que me lleva a pensar que los neandertales también las tuvieron”.

El psicólogo Paul Ekman distingue seis emociones básicas: alegría, ira, miedo, asco, sorpresa y tristeza. Con los registros fósiles no es posible saber científicamente cuáles de ellas sentían nuestros ancestros.

No obstante, si nos movemos en el terreno especulativo, Carles Lalueza Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF), afirma que “dada la proximidad evolutiva de neandertales y humanos modernos, no tengo ninguna duda de que compartían las mismas emociones y sentimientos que nosotros”.

Un tipo de sentimiento sería la compasión que, según Lalueza Fox se atestigua por las evidencias que tenemos de neandertales con graves hándicaps físicos, fruto de traumatismos o accidentes de caza, que fueron cuidados por los miembros de sus grupos. El varón enfermo conocido como “El viejo” sería un claro ejemplo de compasión.

Atenciones hacia los más pequeños

Junto a los enfermos y ancianos, los niños son los más vulnerables dentro de una comunidad. El registro neandertal también refleja cómo los adultos les atendían y participaban en su educación. En un artículo publicado en Oxford Journal of Archaeology, Spikins y el resto de autores detallaron diferentes yacimientos en los que se ha descubierto este aprendizaje.

Así lo revelan las diferentes habilidades de corte de sílex halladas en la excavación de Arcy sur Cure (Francia). Los investigadores descubrieron huellas de neandertales expertos, estudiantes avanzados y principiantes, que se corresponderían con niños.

En el yacimiento de Rhenen (Países Bajos), los científicos encontraron instrumentos inusuales que interpretaron como el trabajo de niños intentando replicar las herramientas de los adultos. “Estos análisis sugieren un patrón estructurado de aprendizaje con el que a los niños no solo les enseñaron varias técnicas, sino que también tuvieron la oportunidad de copiar el comportamiento de los adultos”, dijeron los autores.

Además, en algunas excavaciones se han hallado formas primitivas de lo que podrían ser juguetes, con proporciones faciales de un recién nacido. Por todas estas evidencias, Spikins dio por hecho que los neandertales presentaban “elementos de calidez hacia sus bebés”, como les ocurre a otros mamíferos.

Lo que también nos acerca a los neandertales son ciertas habilidades cognitivas que, según el antropólogo Clive Gamble, serían muy similares a las nuestras. Como ejemplos, el profesor del Centro para la Arqueología de las Orígenes Humanos de la Universidad de Southampton (EE UU) indica la capacidad de planear con anticipación, elaborar juicios sobre la mentalidad de otros o hacer arte.

En su opinión, los neandertales sentían “miedo, enojo, alegría y felicidad con seguridad, pero también algunas emociones sociales como la culpa y la compasión”.

Emociones ancestrales

Los expertos coinciden en que los neandertales no fueron los primeros humanos en sentir emociones. “El ancestro de los neandertales y Homo sapiens, el Homo heidelbergensis, compartió muchos rasgos con sus dos descendientes así que probablemente tuvo muchas respuestas emocionales similares a las nuestras”, dice Simon Underdown, profesor de Antropología Biológica de la Universidad Oxford Brookes (Reino Unido).

Antes que esta especie, hace dos millones de años el Homo erectus también mostró muchos rasgos humanos por lo que, probablemente, tuvo emociones similares, a juicio de Underdown.

“Las sociedades neandertales fueron altamente colaborativas, estuvieron cohesionadas y emocionalmente motivadas para cuidar a otros que fueran vulnerables, incluyendo a los niños”, resalta Spikins.

Aunque sea imposible saber a ciencia cierta si los neandertales se enamoraban, sentían asco cuando no les gustaba un alimento o se conmovían al coger en brazos a sus bebés, los registros fósiles sí nos indican que fueron una especie humana compleja y sofisticada.

¿El gen neandertal influye en la personalidad?

Antes de que los neandertales desaparecieran de Europa hace unos 40.000 años, coincidieron con el Homo sapiens. Hoy sabemos que en esos encuentros hubo relaciones sexuales, una hibridación que se plasmó en el genoma. Las últimas investigaciones revelan que los humanos modernos no africanos comparten entre el 1,8 y el 2,6% de ADN neandertal.

Teniendo en cuenta este peso genético, Glenn Geher, profesor de Psicología en la Universidad Estatal de Nueva York en New Paltz (EE.UU.), y su equipo se propusieron averiguar qué rasgos actuales de la personalidad humana podrían estar influidos por la huella neandertal.

Para ello utilizaron los datos del genoma de 200 personas, prestando atención a lo que denominaron cociente neandertal, es decir, el grado de superposición genética neandertal. Estas mismas personas rellenaron varios cuestionarios sobre su personalidad, como recogió la revista Human Ethology Bulletin.

“Quienes tuvieron un gran coincidencia genética con los neandertales obtuvieron puntuaciones altas en miedo, ansiedad y depresión”, indica Geher. No obstante, dada la diversidad de factores que conforman la personalidad de un individuo, el psicólogo se muestra cauto con los resultados, que califica como preliminares.

Copyright del artículo © Laura Chaparro, SINC.

Laura Chaparro

Periodista especializada en información científica. Colaboradora en el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), la revista Muy Interesante y otros medios. Creadora de las Unidades de Cultura Científica de la UNED y de la Universidad Internacional de La Rioja. En julio de 2018 fue nombrada jefa de prensa del Ministerio de Educación-Formación Profesional.

Los artículos de Laura Chaparro aparecen en Thesauro Cultural (TheCult.es) por cortesía de SINC.

Sitio Web: laurachaparro.com/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La filosofía de la ciencia
    Escrito por
    La filosofía de la ciencia Alguien puede ser científico, incluso un buen científico, y no entender cómo funciona la ciencia y el método científico, o ignorar cuáles son sus bases filosóficas y racionales. Es lógico, porque tampoco los bancarios o…
  • Doscientos años de Nadie
    Escrito por
    Doscientos años de Nadie Hace dos siglos se publicó la novela de Mary Shelley Frankenstein o El moderno Prometeo. Con esto de los mixturados gabinetes de ministros, la palabra ha cobrado una inesperada actualidad, seguramente efímera como suelen ser…
  • Los límites de la vida
    Los límites de la vida La ciencia moderna lo revela una y otra vez: cuando las analizamos detenidamente, las cosas casi nunca son tan claras ni bien definidas como parecen. Pensemos en el concepto de vida, central para…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Vetusta
    Escrito por
    Vetusta "La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir,…

Cartelera

  • Crítica: "Slender Man" (Sylvain White, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Slender Man" (Sylvain White, 2018) Alvin Schwartz, investigador y recopilador de leyendas folclóricas y urbanas (muy recomendables sus Scary Stories to Tell in the Dark), mostraba su sorpresa al descubrir que una de esas historias, referente a un fantasma y…
  • Crítica: "El apóstol" (Gareth Evans, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "El apóstol" (Gareth Evans, 2018) Causa cierta frustración que las nuevas películas de directores a los que admiramos se estrenen directamente en plataformas digitales. Sucede con El apóstol, un film cuyos encuadres y escenarios piden a gritos una pantalla cinematográfica…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • “New York Dolls” (1973)
    Escrito por
    “New York Dolls” (1973) Hay grupos que se resisten a la categorización, y no cabe la menor duda de que New York Dolls es uno de los ejemplos más claros de ello. Tenían una imagen evidentemente Glam (creo que la portada…
  • Entre divas y divos
    Escrito por
    Entre divas y divos En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El lobo marsupial
    Escrito por
    El lobo marsupial El lobo marsupial o tilacino es un mamífero de la subclase de los marsupiales que los científicos conocen como Thylacinus cynocephalus, de ahí su nombre de tilacino. Se le llama también tigre de Tasmania, traducción…