La catedral de luz

La catedral de luz Imagen superior: Exposición Internacional de París, 1937. A la izquierda el pabellón de Alemania y a la derecha el de la Unión Soviética.

El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética.

El soviético había sido diseñado por Boris Iofan, que, derrotando al constructivista Melnikov, ganó el concurso de su país con un diseño academicista. Su oponente, en todos los sentidos, fue el pabellón alemán que, curiosamente, tenía una factura similar y fue diseñado por Albert Speer.

Speer fue el arquitecto del nazismo. El niño mimado de Hitler, el cual, a su vez, se consideraba un artista frustrado. Speer ayudó decisivamente a construir el imaginario del imperio nazi. Lo hizo a través de sus diseños; sobre todo de los que realizó para los congresos anuales en Nuremberg. El arquitecto Luis Jesus Arizmendi. que elaboró un cuidadoso estudio sobre Speer (EUNSA, 1978), señaló que en dichos diseños aparece el rectángulo como receptáculo de masas.

catedralde2

Imagen superior: Nuremberg, septiembre de 1934.

En el Congreso de 1935 Speer diseño una estructura luminiscente. En un recinto en que se agolpaban ciento setenta mil participantes, en la oscuridad y divididos en zonas de sombra y luz, hizo colocar en el perímetro ciento treinta gigantescos reflectores del ejército.

Creó una "catedral de luz", sobre la que Arizmendi señala: "Estar dentro de ella (pertenecer al grupo) marcaba la seguridad, la tranquilidad que ya no era posible al traspasar la frontera luminosa y sumirse en las sombras, en la indefensión."

catedralde3

Imagen superior: Nuremberg, septiembre de 1935.

Hannah Arendt comentó que, según los movimientos pangermanistas que antecedieron al nazismo, el hombre, perteneciendo inevitablemente a algún pueblo, recibía su origen divino sólo indirectamente a través de su pertenencia a ese pueblo. Este mecanismo transformaba al pueblo en una masa «elegida» y uniforme de arrogantes robots.

catedralde4

Imagen superior: Nuremberg, septiembre de 1935.

La puesta en escena pertenece a la modernidad, que también tiene su lado oscuro. Los totalitarismos, el nazi y el soviético, crearon parte de los fetiches del mundo moderno que, transformados o no, se siguen utilizando.

Copyright del artículo © Joaquín Sanz Gavín. Reservados todos los derechos.

Joaquín Sanz Gavín

Contable y licenciado en Derecho.

Sitio Web: cdu231.blogspot.com.es

logonegrolibros

  • Entrevista con Rodrigo Cortés
    Escrito por
    Entrevista con Rodrigo Cortés Nada en el cine es verdadero. Salvo el cine Puede que el auge y caída de Martín Circo Martín, personaje central de Concursante (id., 2007), llegara con algo de antelación para un público aún embotado por el…
  • Arte proustiano
    Escrito por
    Arte proustiano Proust prefería, en su adolescencia, a Meissonier y, en 1892, declaró que lo sustituía por Leonardo y Rembrandt. Un humanista enciclopédico y un pintor del tiempo, capaz de retratarle a un mismo modelo a lo…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Paradojas del Nuevo Mundo
    Escrito por
    Paradojas del Nuevo Mundo Ciudad de los Reyes (Lima), 23 de octubre de 1620. El protomédico Melchor de Amusco firma la aprobación que autoriza la publicación de las Breves advertencias para beber frío con nieve, obra del toledano Matías…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Salonística decimonónica
    Escrito por
    Salonística decimonónica Opera Rara a la par que rescata repertorio teatral del XIX, con una unción y un empeño digno de los más encendidos elogios, ha emprendido también un paralelo esfuerzo con la contemporánea canción de salón,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La vida bajo tierra
    Escrito por
    La vida bajo tierra A regañadientes acepté la invitación de mi amigo. De acuerdo, juntos habíamos experimentado toda clase de aventuras. Nuestras correrías iban desde travesuras infantiles ‒aquella vez que iniciamos un incendio en el terreno baldío que había…