La vida secreta de las palabras: "buen gusto"

La vida secreta de las palabras: "buen gusto" Imagen superior: Savelyev Sorin, 1930.

Ante todo hemos de plantearnos el asunto del buen gusto en términos etimológicos y también literarios. En realidad, nuestro punto de partida no descansa en las monografías sino en los diccionarios.

Examinemos primero el de Francisco del Rosal, donde se aclara que «Gustar es latino, y tómase la metáfora de lo que da buen gusto, y así dicen al recibir placer, al cual también llaman gusto. Así decimos suave y dulce a la música, y amargos a los trabajos» (Origen y etimología de todos los vocablos originales de la lengua castellana. Obra inédita del Dr. Francisco del Rosal, médico natural de Córdoba, copiada y puesta en claro puntualmente del mismo manuscrito original, que está casi ilegible, e ilustrada con alguna[s] notas y varias adiciones por el P. Fr. Miguel Zorita de Jesús María, religioso agustino recoleto, 1601-1611; manuscrito 6929 —siglo XVIII— Biblioteca Nacional, Madrid).

Por consiguiente, esta descarga de emociones queda formulada de manera selectiva, como ya destacó la Real Academia Española en 1734: «Gusto. Significa algunas veces elección; y así se dice, Fulano es hombre de buen gusto» (Diccionario de la lengua castellana, en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con las frases o modos de hablar, los proverbios o refranes, y otras cosas convenientes al uso de la lengua [...], Madrid: Imprenta de la Real Academia Española, por los herederos de Francisco del Hierro, 1734, tomo cuarto).

A juicio de don Ramón Menéndez Pidal, fue Baltasar Gracián el autor más empeñado en extender esta acepción del gusto como un singular criterio para el agrado y la belleza.

Por añadidura, comenta el historiador que la frase buen gusto ya fue empleada por Lope de Vega, y era habitual en el lenguaje cortesano en torno a 1630. De un modo muy claro se manifiesta que Gracián manejó con generosidad esta expresión y penetró hondamente en su significado, desarrollándolo en beneficio de la literatura.

Fino estudioso de las reglas de la complacencia y de las leyes del estilo, Gracián tomó la palabra gusto «no en el sentido del deleite mismo, espontáneo y a veces irracional, según la tomaba Lope, sino significando una facultad hermana del juicio, más especial que éste, una aptitud que discierne exquisitamente cualidades y defectos relativos al agrado, y que es fundamento de toda discreción, guía para todos los aciertos del vivir» (La lengua castellana en el siglo XVII, con prólogo de Rafael Lapesa, Madrid: Espasa Calpe, 1991, pág. 139). Y qué duda cabe: esto fue, a su vez, de gran importancia para generalizar un concepto que, por desgracia, parece haberse desdibujado en la sociedad contemporánea, acaso seducida por ese feísmo que hoy difunden, sin aparente sentimiento de culpa, los medios de comunicación de masas.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Esta es una versión expandida de un artículo que escribí, con el seudónimo "Arturo Montenegro", en el Centro Virtual Cervantes, portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Armas de destrucción masiva
    Escrito por
    Armas de destrucción masiva Cuando en el artículo Entre el corazón y el cerebro visitaron esta página algunos de los mayores asesinos de masas del siglo 20 (Hitler, Stalin, Mao y Pol Pot), me pregunté si esos cuatro personajes actuaron movidos…
  • Rufino Tamayo (1899-1991)
    Escrito por
    Rufino Tamayo (1899-1991) Tras la dura máscara zapoteca de Tamayo se ve a un hombre, cómo no, que ha tenido mucho tiempo para contentarse consigo mismo. Es curioso advertir, en su caso, lo que ocurre, seguramente, con cualquier…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • ¿Vida artificial?
    ¿Vida artificial? A principios del siglo 20, el ruso Aleksandr Oparin y el inglés J.B.S. Haldane propusieron (por separado) que la distinción entre la materia viva y la inerte era sólo de grado, no de esencia. Es decir…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • La venganza se sirve bien fría
    Escrito por
    La venganza se sirve bien fría La carta (1940) forma parte del cuarteto de las mejores interpretaciones de Bette Davis. Con ella están Eva al desnudo (1952), La loba (1941) y Jezabel (1938). El prototipo de mujer fría, a veces por…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Horne se humaniza
    Escrito por
    Horne se humaniza Se sabe que Marilyn Horne sacó a la luz, recuperó, esa categoría vocal rossiniana que se conoce como la del contralto in travesti, aquella que de alguna manera venía a sustituir en la nomenclatura canora…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La incredulidad darwiniana
    La incredulidad darwiniana Según el filósofo Daniel Dennett, la tendencia que tenemos los seres humanos a atribuir intenciones —inteligencia— no sólo a nuestros congéneres, sino a otros seres vivos e incluso a objetos inanimados es una estrategia de…

etimologia