"El lago de los cisnes": del fracaso a la leyenda

"El lago de los cisnes": del fracaso a la leyenda Imagen superior: los protagonistas de "El lago de los cisnes", Vadim Muntagirov como príncipe Siegfried y Marianela Núñez, caracterizada como la etérea Odette o Cisne Blanco. © ROH 2018/ Bill Cooper.

A buen seguro, El lago de los cisnes es el más admirado de todos los ballets clásicos, y por ello sorprende que fuera recibido con tan poco entusiasmo cuando se estrenó, en 1877. Como luego veremos, la versión definitiva, que Marius Petipa y Lev Ivanov mostraron al público en 1895, alcanzó una resonancia que llega a nuestros días, tanto por la belleza e intensidad de la música de Tchaikovsky como por el admirable trabajo coreográfico de Petipa.

Dada la continuidad con la que se lleva a los escenarios de todo el mundo, siempre es buena ocasión para escribir sobre El lago de los cisnes. Como verán los lectores, en este caso hemos elegido un montaje en particular, diseñado por The Royal Ballet, una institución que estrenó esta obra en 1934.

En 2017, gracias a la labor del coreógrafo británico Liam Scarlett, ese nuevo montaje se transformó en un auténtico evento, que además pudo verse en cines de todo el mundo (En España, fue la cadena Yelmo la encargada de mostrarnos la magnificencia de dicho espectáculo).

Los papeles protagonistas de este montaje recayeron en la prestigiosa primera bailarina argentina Marianela Núñez, cuya labor consiste en asumir el difícil rol dual de Odette o Cisne Blanco, para el cual ha de ser etérea como una pluma, y de Odile o Cisne Negro, que requiere de una gran dosis de magnetismo; y en el primer bailarín ruso Vadim Muntagirov, en la piel del príncipe Siegfried, quien perpetúa la traición al caer bajo el embrujo de Odile y abandonar su compromiso con una sufrida Odette.

Con una duración de dos horas y cincuenta y cinco minutos, la representación de The Royal Ballet se dividió en cuatro actos, con dos intervalos de veinte minutos.

18swanlake

La sofisticada historia del príncipe Siegfried y de Odette, la princesa cisne, era un proyecto idóneo para Scarlett y para el director artístico John Macfarlane. Sin duda, como se puede apreciar en la versión filmada, sus aportaciones fueron muy notables. Pero no debemos olvidar otras relecturas anteriores. Pensemos, por ejemplo, en Matthew Bourne, con aquel corps de ballet de cisnes masculinos. O en el final feliz, una interpolación de la era soviética.

"No creo que nada supere la oportunidad de hacer El lago de los cisnes ‒señalaba Scarlett antes de estrenar su montaje‒. Dados los precedentes, la compañía siente la gravedad y el peso del proyecto, realmente descomunal. Y me encanta. Cuando se presentó por primera vez en 1877, el coreógrafo Julius Reisinger dijo que era casi imposible de interpretar. Llegó incluso a sugerir que se reemplazase parte de la partitura de Tchaikovsky por una más convencional de Minkus. Pero más de un siglo después, aquí estamos, y en su aspecto bailable y narrativo, se trata de una obra perfecta. Desde la primera nota del oboe, El lago de los cisnes te transporta inmediatamente a ese hermoso y trágico cuento de hadas".

Royal ballet Swan Lake phot

Imagen superior: la primera bailarina de The Royal Ballet Marianela Núñez, caracterizada como Odette o Cisne Blanco © ROH 2018/ Bill Cooper.

Convertida en la actualidad en un icono del ballet, Tchaikovsky, autor de la partitura, falleció catorce meses antes del éxito de la cuarta versión. La primera versión de El lago de los cisnes se estrenó en el Teatro Bolshoi de Moscú, el 20 de febrero de 1877. El coreógrafo de esta versión fue Julius Reisinger y la primera bailarina encargada de representar al cisne fue Pelaguéya Karpakova, bailarina que no tenía categoría de principal, pero se cree que por motivos políticos consiguió ser promovida a un rango más elevado. Sustituyó en el estreno a Anna Sobeshchanskaya, quien hubo de esperar al 26 de abril de 1877 para meterse en la piel de Odette.

Sigfrido fue personificado por Victor Gillert. Y fue un estrepitoso fracaso. Claro que tampoco tuvieron mejor suerte las dos siguientes versiones del Bolshoi: la segunda versión, con coreografía de Joseph Hansen, se estrenó el 13 de julio de 1880, con Evdokia Kalmykova como protagonista y fue otro fracaso. Al igual que la tercera estrenada el 28 de octubre de 1882, con Lydia Geiten en el papel principal y repitiendo en la coreografía, Hansen, otro sonoro fracaso.

lagodeloscisnes1

Imagen superior: los protagonistas de "El lago de los cisnes", Vadim Muntagirov como príncipe Siegfried y Marianela Núñez, caracterizada en la imagen como la malvada Odile o Cisne Negro. © ROH 2018/ Bill Cooper.

El lago de los cisnes no triunfó hasta su cuarta versión, que es la que hoy día conocemos, más o menos, con sus variantes. Once años después del último intento, el príncipe Vsevolojsky, director del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, decidió reponer esta obra, encargando la nueva versión coreográfica a Marius Petipa (1882-1910), principal maître de ballet del Teatro Imperial.

El creador marsellés encargó a su ayudante, Lev Ivanov (1834-1901) una versión preliminar del ballet, reducida únicamente al segundo acto, que se puso en escena el 17 de febrero de 1894, pocos meses después de la muerte de Piotr Ilich Tchaikovsky (1840- 1893), autor de la inmortal música de este ballet. Este preestreno tuvo lugar en una velada en memoria del compositor ruso.

Viendo la buena acogida del público, el maestro Petipa se puso inmediatamente a trabajar en un ballet completo, revisando el libreto de Vladimir Begichev y Vasilii Geltzer y la partitura de Tchaikovsky. Sobre la partitura original, Ricardo Drigo (1846-1930) orquestó fragmentos pianísticos de Tchaikovsky e incluso añadió algunas escenas como el grand pas de deux. Esta vez se estaban poniendo todos los elementos a favor para el triunfo ante el público y la crítica.

El Teatro Marinsky de San Petersburgo acogió, finalmente, el estreno exitoso de El lago de los cisnes, el 15 de enero de 1895.

lagodeloscisnescuerpode

Imagen superior: el elenco femenino de The Royal Ballet en una instantánea del segundo acto de El lago de los cisnes, nueva producción de Liam Scarlett. © ROH 2018/ Bill Cooper.

El argumento

El lago de los cisnes es un cuento de hadas-ballet que narra la historia de amor del príncipe Siegfried y Odette, una princesa convertida cisne por un hechizo del mago Rothbart. En la fiesta de su 21º cumpleaños, Siegfried se entera de que deberá desposarse y un poco alicaído por esta imposición, parte de caza con sus amigos, momento en el que conoce a Odette o el Cisne Blanco, y queda prendada de ella.

En el tercer acto, se celebra la fiesta para la elección de esposa y el malvado Rothbart se presenta con su hija Odile, alias el Cisne Negro, quien embauca al príncipe haciéndole creer que es Odette. Sintiéndose traicionada, Odette rechaza a Siegfried, quien se enfrenta a Rothbart.

A partir de aquí, difieren los finales posibles entre los más felices y los más trágicos para este inmortal ballet.

Hitos de la obra: El rol dual y los 32 fouettés

El Teatro Marinsky de San Petersburgo acogió el estreno exitoso de El lago de los cisnes, el 15 de enero de 1895. La protagonista del triunfal estreno en el siglo XIX fue Pierina Legnani, quien estableció dos características importantes que han convertido este papel en una verdadera prueba de fuego para cualquier bailarina que desee consagrarse. La primera, el rol dual: Legnani interpretó ambos papeles protagonistas, Odette/Cisne Blanco y Odile/Cisne Negro. La segunda, los 32 fouettés: la Prima Ballerina Assoluta italiana fue la primera en ejecutar los famosos 32 fouettés de la coda del grand pas de deux del III Acto.

Los protagonistas de la versión estrenada por The Royal Ballet (17 de mayo-21 de junio de 2018)

marianela

Marianela Núñez

Primera Bailarina en The Royal Ballet. Interpreta el doble rol de Odette/Odile Nacida en Buenos Aires, Marianela Núñez se convirtió primera bailarina de The Royal Ballet en 2002, a la edad de veinte años. Tomó sus primeras clases de ballet a la edad de tres años y accedió Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, a los seis, donde se formó bajo la supervisión de Olga Ferri. A los catorce, se unió al Ballet Estable del Teatro Colón, y finalizó su formación en The Royal Ballet Upper School en 1997.

Una vez graduada, Núñez se integró en la compañía en 1998, siendo promovida a primera solista en 2000 y primera bailarina, dos años después. Conocida por su técnica estándar de oro, ha interpretado roles principales en obras clásicas, dramáticas o contemporáneas.

Su repertorio incluye trabajos de Frederick Ashton, George Balanchine, John Cranko, William Forsythe, Jiří Kylián, Kenneth MacMillan, Wayne McGregor, Ashley Page, Jerome Robbins, Liam Scarlett, Glen Tetley, Will Tuckett, Antony Tudor y Christopher Wheeldon.

Su palmarés incluye los premios Critics’ Circle National Dance Awards en 2005 y 2012 como ‘Mejor Bailarina’, el Konex de Platino como ‘Mejor Bailarina de la Década’ en Argentina en 2009, y el premio María Ruanova en 2011. Dos años después, recibió el Olivier Award for Outstanding Achievement in Dance.

Como bailarina invitada, Marianela Núñez ha colaborado con el Ballet de la Ópera de Viena, el American Ballet Theatre, La Scala de Milán, el Ballet Estable del Teatro Colón, el Ballet Argentino de La Plata y The Australian Ballet, además de ser una figura indiscutible en galas por todo el mundo.

vadimmuntagirov

Vadim Muntagirov

Primer Bailarín en The Royal Ballet. Interpreta el rol de príncipe Siegfried. Hijo de bailarines, Vadim Muntagirov nació en Chelyabinsk y se formó en la escuela del Ballet de Perm, antes de acceder The Royal Ballet Upper School. Una vez graduado, debutó en el English National Ballet (ENB) en 2009, donde ascendió hasta ser primer bailarín en 2012. Sus roles con el ENB incluyen Apollo, Conrad en Le Corsaire, Albrecht en Giselle, príncipe en Cenicienta, príncipe Siegfried en El lago de los cisnes, príncipe Désiré en La Bella Durmiente, y un largo etcétera. Creó el rol de príncipe en la versión de El Cascanueces de Wayne Eagling.

Se incorporó a The Royal Ballet en 2014, en calidad de primer bailarín. Se ha especializado en los roles de príncipe de los grandes clásicos, aunque también atesora importantes interpretaciones en obras de George Balanchine, Frederick Ashton, Kenneth MacMillan, William Forsythe, entre otros.

El palmarés de Muntagirov incluye los premios del Critics’ Circle National Dance Awards como ‘Mejor interpretación clásica masculina’ (2011) y ‘Mejor Bailarín’ (2015). Asimismo, obtuvo el Premio Benois de la Danse 2013, considerado el ‘oscar’ del ballet. Como artista invitado, Muntagirov ha colaborado con el Mariinsky Ballet de San Petersburgo, el American Ballet Theatre, el Ballet Nacional de Japón, el Ballet de la Ópera de Munich, el Mikhailovsky Ballet y el Ballet de Ciudad del Cabo.

The Royal Ballet

Dirigida por Kevin O’Hare, la veterana casa británica está considerada como una de las cinco mejores compañías de ballet del mundo. La existencia de The Royal Ballet es deudora de la visión de Dame Ninette de Valois, bailarina y coreógrafa, quien puso las sólidas bases para que una pequeña compañía y escuela fundada en 1931 con el nombre de Vic-Wells Ballet, sea en la actualidad una de las cinco mejores compañías de ballet del mundo.

Tras sus primeras actuaciones en el Teatro del Old Vic, de Valois persuadió a Lilian Baylis para establecer la compañía en el Teatro Sadler’s Wells, donde permaneció hasta 1939. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Sadler's Wells Ballet actuó por Gran Bretaña y Europa, ante las tropas aliadas. Al finalizar la contienda, la compañía se estableció en la Royal Opera House y estrenó una nueva producción de La Bella Durmiente para la reapertura del Covent Garde tras el periodo bélico.

En 1956, con motivo de sus bodas de plata, recibió el título de The Royal Ballet. El coreógrafo fundador fue sir Frederick Ashton, a quien The Royal Ballet le debe una parte importante de su repertorio, así como a su sucesor, sir Kenneth MacMillan. En sus tablas se forjó la conocida pareja artística de Rudolf Nureyev y Margot Fonteyn.

Desde 2012, The Royal Ballet cuenta con Kevin O’Hare como director, mientras continúa apostando por la cantera de jóvenes coreógrafos y antiguos estudiantes como Christopher Wheeldon, en calidad de artista asociado y Liam Scarlett, artista en residencia.

Datos sobre el espectáculo

Espectáculo: El lago de los cisnes.

Coreografía original: Marius Petipa y Lev Ivanov.

Coreografía adicional: Liam Scarlett y Frederick Ashton.

Música: Piotr I. Tchaikovsky.

Compañía: The Royal Ballet, Londres.

Director: Kevin O’Hare.

Bailarines protagonistas: Marianela Núñez (Odette/Odile), Vadim Muntagirov (Príncipe Siegfried).

Música en directo: Orquesta de la Royal Opera House.

Director: Koen Kessels.

Producción: Liam Scarlett.

Diseño: John Macfarlane.

Diseño de luces: David Finn.

Copyright © Iratxe de Arantzibia, Yelmo Cines. Cortesía de Way to Blue. Reservados todos los derechos.

Iratxe de Arantzibia

Iratxe de Arantzibia (San Sebastián, 1975). Periodista, crítica de danza y responsable de comunicación. Miembro del Consejo Internacional de la Danza de la Unesco.

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Monterroso y el relato mínimo
    Escrito por
    Monterroso y el relato mínimo Nacido en Honduras pero mexicano de hecho, pues desde México hizo toda su carrera literaria, Augusto Monterroso (1921–2003) es, tópicamente, uno de los maestros del cuento breve en nuestra lengua. No son frecuentes sus cultivadores:…
  • El aguijón de la raya
    El aguijón de la raya La aparatosa muerte del conservacionista australiano Steve Irwin, “el cazacocodrilos”, ocasionada el 4 de septiembre de 2006 por el aguijonazo de una raya venenosa que traspasó su corazón durante una grabación en aguas…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Max y Leonora
    Escrito por
    Max y Leonora Leonora, con veinticuatro años recién cumplidos y un marido mexicano, próxima a abandonar Manhattan y establecerse, de forma definitiva, en México, escribió a su amante rubio, a aquel Max Ernst mago, su último relato conjunto...…

Cartelera

Cine clásico

  • Cinco motivos para criticar a Bogart
    Escrito por
    Cinco motivos para criticar a Bogart Posiblemente sea el actor más admirado por los hombres. Muchos hombres quieren ser Humphrey Bogart, desde ahora, HB. El motivo de esta admiración lo he venido pensando desde hace algún tiempo. Podría haber hecho, incluso,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Une petite cantate", de Barbara
    Escrito por
    "Une petite cantate", de Barbara El primer disco que grabó Barbara se llamaba Barbara à L'Écluse (Pathé Marconi / La voix de son maître, 1959). L'Écluse era el pequeño club donde cantaba desde 1958. En 1961 empezó  a acompañarla al…
  • La orquesta de Rubinstein
    Escrito por
    La orquesta de Rubinstein Anton Rubinstein ha dejado una huella tópica como enseñante, director de institutos y pianista. Su obra de mayor tamaño, salvo algunos momentos de su ópera El demonio, se está recuperando en los últimos tiempos y,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El error de Darwin
    Escrito por
    El error de Darwin En el bicentenario del naci­mien­to de Charles Darwin quie­ro evocar su contribución al co­nocimiento del ser humano y las demás especies. Él sabía que en la naturaleza todo lo que vive, o casi todo, se…