“El cuarto poder” (Richard Brooks, 1952), ¿Qué ha sido del periodismo?

Si ya en 1952 pasaban cosas como esta, es que la herida del periodismo es antigua. Y el peligro de pérdida de las cabeceras cuando los fundadores fallecen, mucho más.

De periodismo de la convicción al periodismo del negocio: este podría ser un buen resumen de lo que aquí se cuenta. Y la historia completa la conocemos muy bien los lectores de periódicos de hoy, porque la vivimos día a día.

Tres líneas argumentales se entrecruzan en la película, sin que ninguna de ellas chirríe, complementarias y coherentes: la lucha del periódico The Day por sobrevivir a una venta que lo haría desaparecer; la investigación por la muerte de una muchacha que ha aparecido desnuda con un abrigo de visón y la vida personal, desastrosa, del director del periódico, Ed Hutcheson (Humphrey Bogart), un hombre entregado a su trabajo y que, aunque está enamorado de Nora (Kim Hunter), no es capaz de hacerla feliz.

Los herederos de John Garrison, el visionario fundador del periódico, dos hijas y una esposa, están divididos a la hora de la venta. La señora Garrison (Ethel Barrymore) decide no vender y las hijas quieren dinero fácil. No querían a su padre ni tampoco al periódico. Contra eso se manifiesta el director, Hutcheson, que contrapone la necesidad de que el periódico siga respondiendo a la confianza de sus 290.000 lectores diarios, al trabajo de sus 500 empleados y a la necesidad ética de terminar un caso abierto: el de la intervención del hombre de negocios (sucios) Tomas Rienzi (Martin Gabel) en la muerte de la chica, Sally, y en otro montón de ilegalidades.

deadline1

La película nos muestra la abismal distancia entre los postulados del director y de la redacción a la hora de defender no solo su trabajo, sino su vocación de servicio a la verdad, y la legión de abogados, herederos, accionistas: gente práctica que no entiende qué puede importar un periódico más o menos.

Es esta zanja la que separa al periodismo clásico de la impostura. Y también anda por ahí el periodismo sensacionalista, el de las fotos escabrosas y las investigaciones domesticadas, el Standard, el futuro dueño de la cabecera díscola.

Entonces ya se veía claro que había muchas formas de entender la profesión y que el futuro iba a resultar difícil para los que querían seguir siendo puros. Un magnífico guión, unos absorbentes diálogos, con ingenio, humor y cierto tono épico, sustentan la película, que dura apenas una hora y media que se hace corta.

El ambiente de la redacción está extraordinariamente conseguido, no solo en las personas, sino en los elementos técnicos, las rotativas, los teletipos, los teléfonos sonando, las órdenes y contraórdenes. Un periodismo hoy barrido por lo digital, y que aquí se presenta en toda su esencia, casi llamada a la nostalgia.

deadline3

El romance eterno de Hutcheson con Nora tiene pocos momentos pero inciden en la fuerza de la vocación de él, lo que ha terminado logrando que se divorcien dos veces. “¿Adónde si no puedo ir cuando estoy en apuros?”, le pregunta él tras una noche de borrachera celebrando un funeral por el cierre.

Hay diálogos memorables, como los que sostiene Hutcheson con Rienzi o con el futuro esposo de Nora, un jefe de publicidad de curriculum intachable. O la escena de complicidad entre la señora Garrison y el director, ambos convencidos de que su batalla está perdida. “Una prensa libre lo mismo que una vida libre es siempre arriesgada”. “Si una lucha vale realmente la pena no importa quién la gane: al final se sacará provecho de ella”.

Una de las escenas más llenas de épica es el alegato que Hutcheson realiza en el tribunal que decide la posible venta del periódico. El juez, que se confiesa lector del periódico y antes repartidor, lo deja hablar y entonces él da una lección de “qué es un periódico”. Es toda una loa a la libertad de prensa y al papel de la prensa libre e independiente en una democracia.

La otra escena culminante es el momento en que la madre de la chica asesinada, la señora Smith, una emigrante que llegó hace más de treinta años al país, le entrega a Hutcheson el diario de su hija y el dinero que ésta le guardó al mafioso. La frase de la madre para justificar su confianza en el periodista es antológica: “No conozco a la policía pero sí conozco a este periódico. Aprendí a leer y escribir con él".

El final, es el clásico en el género: las rotativas funcionan a toda máquina sacando la última edición con los titulares que revelan la solución del caso.

deadline4

Sinopsis

El periódico The Day va a salir a subasta después de 47 años, tras la muerte de su fundador. Su director, Ed Hutcheson, periodista ácido, avezado y vocacional, tiene que lidiar con los últimos días del periódico, con su azarosa vida sentimental y con la investigación sobre un asunto relacionado con el asesinato de una joven y un hombre de negocios sospechoso de tener asuntos turbios entre manos.

Algunos detalles de interés

El ficticio periódico The Day se inspira en un medio real, el New York Sun, cerrado en 1950. Toma su nombre del editor del Sun, Benjamin Day. Otros detalles del film se basan en el cierre del New York World en 1931, tras las decisiones tomadas por los hijos de Joseph Pulitzer.

Kim Hunter (1922-2002), que aquí interpreta a Nora, es Stella, la joven esposa de Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo. Era una actriz del método, que se había formado en el Actors Studio. Estuvo en la década de los cincuenta en la “lista negra” del senador McCarthy. En la época dorada de la televisión participó en éxitos como La hora de Alfred Hitchcock, Colombo, Bonanza o Ironside.

Richard Brooks (1912-1992) es un director de larga trayectoria y muy interesante. Era periodista en sus inicios y un extraordinario guionista, responsable, entre otros, del guión de Cayo Largo (1948), de John Huston. Fue también marine en la II Guerra Mundial. Entre sus películas hay algunas de especial calidad, como Semilla de maldad de 1955, que descubrió a Sidney Poitier, La última vez que vi París, una adaptación de un libro de F. S. Fitzgerald, o A sangre fría, sobre la novela de no ficción de Truman Capote (1967). Especialmente destacado fue su trabajo sobre textos de Tennessee Williams, a partir de los que dirigió, con Paul Newman de protagonista, La gata sobre el tejado de zinc (1958) y Dulce pájaro de juventud (1962).

En la década de los setenta rodó una película de culto, Buscando al señor Goddbar (1977), donde la actriz Diane Keaton encarnaba a un personaje inspirado en la profesora Roseann Quinn, asesinada en 1973.

Aunque estuvo nominado como guionista y director varias veces al Oscar, solo obtuvo uno, al mejor guión adaptado, por Elmer Gantry en 1960.

La pericia de Brooks como director de actores se advierte en El cuarto poder. Además de un Humphrey Bogart absolutamente metido en el papel, tanto a nivel de apostura física como de gestualidad y diálogos, hay otros intérpretes que bordan su trabajo, entre ellos la gran Ethel Barrymore, como la señora Garrison y Ed Bingley, como el redactor jefe de The Day.

Comentarios y referencias

"Richard Brooks –escribe Paul Mayersberg en el nº 12 de Movie (primavera de 1965)– es un idealista, pero un idealista conservador. Cree en el espíritu indomable del hombre. Cree que la bondad prevalecerá ante el mal, que las tierras baldías pueden hacerse fértiles. Brooks es conservador, no en el sentido de ser políticamente de derechas (si algo es, es progresista), sino en el sentido en que sus creencias son razonadas, no inspiradas. Sus actitudes son evolucionistas, no utopistas. Elmer Gantry, sin duda su película más brillante hasta la fecha, trata de la fe ciega y de sus peligros sociales, morales e incluso económicos. Para Brooks, si una actitud ante la vida tiene potencial comercial, es sospechosa. La venta es no de los temas de Elmer Gantry. El cielo de los predicadores es una utopía a la venta como una lavadora o una aspiradora. Heine escribió: 'Cuando los libros se queman, se quema a la gente'. Brooks diría: 'Cuando las ideas se venden, se vende a la gente'. 'Se vende' es el tema de El cuarto poder, en la que un periódico, símbolo de la libertad y la libre expresión está a punto de ser vendido y 'Se vende' es el cartel que lleva Chance Wayne al cuello en la adaptación de Brooks de Dulce pájaro de juventud, en la que Paul Newman ofrece su juventud por un dólar. Brooks rechaza los eslóganes y la forma de vida que se crea a partir de ellos, porque un eslogan suele ser una idea a la venta. Muchos personajes perniciosos de sus películas hablan en eslóganes (...) Los personajes de Brooks no son, sin embargo, irreales o bidimensionales. Simplemente tienden a no cambiar".

Ficha técnica

Título original: Deadline - U.S.A. Año: 1952. 87 min. Estados Unidos

Dirección y guión: Richard Brooks

Música: Cyril Mockridge

Fotografía: Milton Krasner (blanco y negro)

Productora: Twentieth Century-Fox

Reparto: Humphrey Bogart, Ethel Barrymore, Kim Hunter, Ed Begley, Warren Stevens, Paul Stewart, Martin Gabel, Joe De Santis, Joyce Mackenzie, Audrey Christie, Fay Baker, Jim Backus.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • "Del espíritu de las leyes", de Montesquieu
    Escrito por
    "Del espíritu de las leyes", de Montesquieu Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu (1689-1755), es una de las figuras preeminentes de la Ilustración y de la filosofía política. Sus investigaciones sobre las características de los distintos regímenes políticos tuvieron gran influencia en…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Blondie: "Eat To The Beat" (1979)
    Escrito por
    Blondie: "Eat To The Beat" (1979) En 1979 Debbie Harry, Chris Stein y compañía ya se habían dado cuenta de su verdadero potencial. Una vez abandonando el rock puro para recurrir a una paleta más diversa, el plan de ataque de…
  • Ciencia y arte de papá Haydn
    Escrito por
    Ciencia y arte de papá Haydn No es arriesgado considerar a Joseph Haydn el músico por excelencia de la Ilustración. Sin dejar de lado esta fuerte categoría, conviene examinar sus límites. Haydn vivió tanto como para nacer cuando Haendel y Bach…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC